Inicio > MOIR > Publicaciones > Resistencia Civil > Guerra y paz

Guerra y paz

    NO CONCURRIREMOS A LA LLAMADA "COMISIÓN DE PAZ"

    Debido a que el régimen recién instalado incluyó de manera inconsulta y caprichosa el nombre de Marcelo Torres, miembro de la dirección central del MOIR, en una "Comisión de Paz Asesora del Gobierno Nacional", aclaramos públicamente que no hemos buscado participar ni pretendemos asistir a éste ni a ninguno de los tantos organismos del manido pacto social entre gobernantes y gobernados. No nos halaga en verdad la dudosa prerrogativa de asesorar una administración que en mes y medio escaso de existencia acumula sólo pruebas de alocada demagogia para resolver los graves e ingentes problemas nacionales y que, de subsistir, será una edición en rústica de los antiguos mandatos oligárquicos. El MOIR no ha impetrado la paz, entre otras cosas, porque no ha declarado la guerra.

    NI GUERRA, NI PAZ

    En la brevedad de un par de cuartillas no caben los múltiples tópicos que engloban los temas que sirven de título al presente artículo. Pero como lo que se desea, al fin y al cabo, es saber a grandes rasgos de nuestra posición al respecto, intentaremos fijarla en el menor número de palabras. La peor adversidad de la revolución colombiana ha consistido en el influjo de los criterios de la pequeña burguesía en prácticamente todas las actividades; característica propia de un país atrasado y de vasto predominio de las capas medias de la población, en donde la descomposición progresiva del campesinado no redunda en un incremento verdadero de la industria y los obreros no han conseguido aglutinarse en torno a sus intereses fundamentales ni deshacerse del pernicioso bagaje ideológico y teórico de las otras clases, incluido el degenerativo ascendiente político que aún conserva entre los trabajadores el bipartidismo gobernante.

    ¿QUÉ ES LA PAZ?

    I DOS NECESIDADES COINCIDENTES En medio de la encrucijada de la quiebra económica, el régimen de Belisario Betancur se aferra con angustia de náufrago a una de las pocas políticas suyas que sobreaguan: la de pacificar el país a través de la transacción con los grupos insurrectos. La desventura estriba en que después de tantos imprevistos e improvisaciones, cuando comienzan a aparecer los síntomas inequívocos del envejecimiento prematuro de su prestigio y todavía le falta buen trecho de su existencia institucional por recorrer, el presidente sigue a la espera del resultado del carisellazo de la "paz", soportando a una centena de comandantes que, con cualquier petición a los delegados gubernamentales, todos los días someten a prueba la virtud de la paciencia, y sufriendo la inquisitiva vigilancia de las capas adineradas, cuyos sectores menos complacientes no disimulan el disgusto porque la función no termina. Lo cual no significa que las propuestas de entendimiento no se hubieran tramitado años atrás.

    ELEMENTOS DE LAS FARC ASESINARON A EDUARDO ROLÓN

    A eso de las seis de la tarde del domingo 30 de junio último cayó acribillado Luis Eduardo Rolón, veterano dirigente del MOIR e integrante del Comité Regional de Santander. El compañero pereció en la vereda Humadera Baja del corregimiento de Monterrey, cuya actividad gira alrededor de San Pablo, población del sur de Bolívar adonde se había vinculado desde hace unos seis años con el objeto de adelantar sus tareas revolucionarias con las gentes de la localidad, de preferencia entre el campesinado.

    ANTE LA TUMBA DEL CAMARADA RAÚL RAMÍREZ RODRÍGUEZ

    Nadie es más respetable que quien respalda sus ideas con sus actos. Raúl Ramírez pertenecía a esa estirpe de abanderados del progreso social que hacen de la acción el único objetivo del pensamiento. Cuanto creyó lo ha dejado impreso en las actividades de toda la vida, incluida la última, la de su muerte. Desde los días de las grandes definiciones, cuando pululaban en Cali y otras capitales las polémicas universitarias, y la Juventud Patriótica enfrentábase dentro del estudiantado a las estridencias pequeñoburguesas, Raúl escogió la alternativa de constatar entre las masas populares la justeza de los planteamientos revolucionarios, un impulso que no abandonaría jamás.

    MENSAJE DEL MOIR A RAÍZ DEL ASESINATO DE RAÚL RAMÍREZ POR PARTE DE LAS FARC

    En la mañana del 12 de noviembre el miembro de las Farc conocido con el alias de "Comandante Gutiérrez", acompañado de una joven de aproximadamente veinte años, se presentó en la residencia de Raúl Ramírez Rodríguez con la orden de exterminarlo. Mientras el bandido lo interrogaba distrayéndolo, la mujer le disparó por detrás a la cabeza. Luego lo acribillaron conjuntamente. El crimen, cometido en Puerto López, corregimiento de El Bagre, Antioquia, busca desalojar al MOIR de una región en donde desde hace rato venimos contribuyendo al progreso mediante cooperativas y ligas campesinas.

    NUEVO AVISO DEL MOIR ANTE EL ASESINATO DE AIDÉE OSORIO POR PARTE DE LAS FARC

    Habiéndose decidido desde un comienzo a estudiar enfermería, la disciplina a la que dedicara los cuidados de su joven existencia, Aidée Osorio Gómez se valió de la profesión no sólo para servir a sus semejantes, sino como medio de relacionarse con las masas populares e imbuirlas de anhelos revolucionarios. Vinculada al hospital La Cruz de Puerto Berrío, en 1975 fundó con sus compañeros el sindicato del centro asistencial, del que fue su primera presidenta.

    A MANERA DE MENSAJE DE AÑO NUEVO

    El personaje colombiano de 1988, por as¡ decirlo, fue indudablemente la violencia. Y repite, porque también tuvo primerísima distinción en 1987, 1986 y 1985. La seriedad del asunto estriba en que nos hallamos, no ante un fenómeno cualquiera, sino frente a la implantación en las lides políticas de los bárbaros métodos de la extorsión y el crimen. Dentro de las múltiples causas de la incontenible mortandad, enumeradas durante este largo tiempo por sociólogos y comentaristas de distinto jaez, sin excluir la gratuita impugnación al carácter supuestamente perverso de los colombianos, poca importancia se le ha atribuido al principal factor: el ruinoso legado de la estrategia apaciguadora de Belisario Betancur.

    NO HAY CAUSA NOBLE 0 VIL QUE JUSTIFIQUE EL SECUESTRO

    Señor Hernando Santos Castillo Director de El Tiempo Señor director: Hoy se cumplen siete días del repentino y angustioso secuestro de Francisco Santos Calderón, jefe de redacción de El Tiempo, ocurrido el miércoles pasado por parte de un grupo de facinerosos que sin contemplaciones dio muerte a su chofer, José Oromacio Ibáñez. Aún no se sabe con certeza la autoría del golpe, ni los móviles del mismo; pero la circunstancia de que haya coincidido con la desaparición de varias personas, entre las cuales se mencionan periodistas de otros medios, como doña Diana Turbay de Uribe, hija del expresidente Turbay, hace pensar a muchos comentaristas que afrontamos de nuevo una de esas conjuras que con frecuencia postran a Colombia y la avergüenzan ante los ojos del mundo.

    DESPEDIDA A UN CAMARADA

    Querido camarada Heraldo Romero: Entre todos los deberes que nos ha impuesto la revolución ninguno más penoso que éste de devolver a la tierra tus despojos mortales. No conseguimos atinar por qué extraño giro del destino nos encontramos de pronto privados de la compañía y el sostén de tan entrañable camarada. No estamos despidiendo a quien hubiese recorrido el cielo de la existencia y llegado al fin, por ley natural, a la hora del reposo, sino a quien apenas avanzaba en la senda de la vida y hacía brotar por doquier hermosas esperanzas.

0 | 10

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio