Inicio > Articulos de Actualidad > 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer

8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer

Luz María Correal, Bogotá, marzo 6 de 2015

El 27 de agosto de 1910 en la II Conferencia Internacional de mujeres socialistas, celebrada en Copenhague, Dinamarca, Clara Zetkin, dirigente alemana, a solicitud de delegadas norteamericanas, propone conmemorar en todos los países un día de la Mujer y en 1911 se celebra por primera vez en Alemania, Dinamarca, Austria y Suiza con participación de más de un millón de mujeres que reivindicaban el derecho al voto, a la no discriminación en el trabajo, a ocupar cargos públicos y a la educación.

La proclamación de la fecha hunde sus raíces en el auge de las luchas del movimiento obrero internacional en Europa y Estados Unidos. A partir de 1850 se desatan grandes jornadas por la conquista de derechos políticos y económicos y particularmente las demandas de las obreras de textiles y de la manufactura por reivindicaciones salariales y condiciones de trabajo. A las reivindicaciones y tesis programáticas del movimiento comunista internacional por los derechos de los trabajadores se suma el movimiento sufragista en Estados Unidos y Europa.

Suele ignorarse estos antecedentes que le ponen sello de clase y que se remontan al Manifiesto del Partido Comunista, proclamado en 1847 por Carlos Marx y Federico Engels; al levantamiento de la Comuna de París; a los horrores del capitalismo que cobraba miles de víctimas en las fábricas; a la ejemplar lucha de los obreros de Chicago, en fin al cúmulo de levantamientos contra la explotación capitalista.

VINCULACION DE LAS MUJERES A LA PRODUCCION

A partir del desarrollo del capitalismo en Europa, Estados Unidos y en los países de dominación colonial, las mujeres y los niños empiezan a vincularse masivamente al trabajo en la producción industrial y agrícola en condiciones de sobreexplotación: jornadas de 14 a 16 horas, salarios más bajos que el de los varones, y condiciones no higiénicas de trabajo. Su participación no se excluía de otras ramas de la producción, incluidas ocupaciones en minas, ferrocarriles, empresas metalúrgicas, transportes, trabajo a domicilio. Finalizando el siglo diecinueve, en Inglaterra la participación laboral de las mujeres era del 70%; en la industria textil alemana la prolongación de la jornada laboral consistía en llevar el trabajo a casa; en Rusia las textileras imponían jornadas de hasta de 18 horas y contrataban personal de 5 y 6 años de edad; en Pensilvania, Estados Unidos, se ocupaban diez mil niños y niñas menores de 14 años y veintisiete mil mujeres y en Filadelfia y Nueva Jersey las jornadas oscilaban entre catorce a dieciséis horas, sólo por citar algunos casos.

En el caso de Colombia, la naciente industria del siglo pasado concentraba mano de obra femenina en el sector textil, tabacalero, bebidas y alimentos, trilladoras, actividades que no demandaban mano de obra calificada, en su mayoría mujeres jóvenes entre los 15 y 24 años y de procedencia rural con condiciones de trabajo precarias, salarios bajos y jornadas laborales de 12 horas.

Frente a las condiciones materiales de miseria y de opresión, la clase trabajadora respondió con un amplio movimiento huelguístico en el viejo y nuevo continente por la rebaja de la jornada laboral, aumento de salarios y mejores condiciones de trabajo. A hombres y mujeres se les despierta el interés por la política, por la comprensión de la economía, la organización de los asalariados y en últimas la lucha de clases. Ya en 1847 en Inglaterra se logró la jornada laboral de 10 horas para las mujeres y los niños y en el I Congreso de la Asociación Internacional de los trabajadores celebrado en Ginebra en 1866 se proclama la jornada de trabajo de 8 horas y a instancia de Carlos Marx se propone la reglamentación del trabajo de mujeres y niños, en la consideración de que ellas deben ser excluidas del trabajo nocturno al igual que de todos los tipos de trabajo que la expongan al efecto de sustancias tóxicas. Y en el II Congreso de la Asociación Internacional de los trabajadores, realizado en Stuttgart en 1907, se aprueba el derecho femenino al sufragio.

LAS MUJERES EN LA EPOCA DEL SAQUEO IMPERIALISTA.

En la etapa del imperialismo, la arremetida contra los intereses de las naciones y de los pueblos no difiere en sus métodos de expoliación a los inicios del capitalismo. Las multinacionales de todo tipo emplean mano de obra infantil y femenina e imponen condiciones de trabajo que han cobrado la vida de miles de trabajadores.2

Los derechos laborales logrados por generaciones de trabajadores que entregaron su vida a la causa obrera, han sido conculcados. Más mujeres se vinculan al trabajo asalariado en condiciones desfavorables, otras subsisten en el mundo de la servidumbre, muchas más se dedican a trabajo no reconocido social y económicamente, otras son objeto de explotación sexual. En el 2012 según fuentes de la OIT, 21 millones de personas en el mundo son conminadas a trabajo forzoso de las cuales 11,4 millones son mujeres. En resumen, más exclusión, discriminación y pobreza, lo que imposibilita a la gran mayoría de mujeres el ejercicio de sus derechos políticos.

La crisis económica que agobia al mundo y en nuestro caso particular en Colombia bajo el neocolonialismo de Estados Unidos y el mandato de Juan Manuel Santos, se torna más trágica. Las recomendaciones del club de países ricos, la OCDE, asociado al Plan Nacional de Desarrollo, conculca derechos democráticos, que para el caso de las mujeres, el más relevante es la reforma pensional que plantea ´´igualar la edad de pensión con la de los hombres´´ con el sofisma de mayor expectativa de vida en las mujeres. ¿Acaso las jóvenes generaciones tendrán igual expectativa de vida a las de hoy, cuando las angustias propias del diario vivir las desgasta y las sume en la desesperanza, cuando el derecho a la salud, a la educación y al trabajo le son negadas?

El escenario en el que hoy conmemoramos la lucha de las mujeres por sus derechos laborales y políticos, concita a que los demócratas auténticos en Colombia persistamos en una actitud de defensa de nuestros intereses nacionales, sin vacilaciones ni dudas. Como señalara Federico Engels a la clase trabajadora inglesa, ´´Mucho queda todavía por sufrir, manteneos firmes e intrépidos, vuestro éxito es seguro y ningún paso de vuestra marcha hacia adelante, se perderá para vuestra causa común, la causa de la humanidad´´.

A MANERA DE RECONOCIMIENTO

Asociemos la conmemoración del 8 de marzo a la participación de las mujeres en los movimientos huelguísticos y en la conformación de sindicatos, la huelga de las textileras de Bello, Antioquia, en 1920 , la de las trabajadoras de la Cervecería Germania en Bogotá, en 1920; la de las telefonistas en Bogotá en 1928, a las viudas y huérfanas de la masacre de las bananeras en 1928, a la huelga de las Escogedoras de café en 1935, las del Sindicato de Tabacaleras en Medellín en 1946; las Tabacaleras de Bucaramanga en 1958 , la participación de las mujeres en las huelgas de Telecom, en el sector financiero, en el magisterio y el apoyo decidido de las mujeres a los huelguistas de la caña de azúcar años atrás. A mujeres como María Cano, Betsabe Espinosa, Claudina Mahecha, María Triviño presidenta de Teléfonos, Juliana Bohórquez dirigente de las bordadoras y costureras de Bogotá, Carlina de Mancera presidenta de las cajetilleras, a las valientes campseinas de los paros agrarios. A Ofelia Uribe de Acosta y generaciones de feministas que abogaron por los derechos políticos y unieron su lucha a las reivindicaciones de las trabajadoras, a nuestras dirigentes sindicales que día a día luchan por mejores condiciones de trabajo y por los derechos políticos.

Notas:

1. Es importante reseñar lo sucedido en Estados Unidos, por tratarse de un país que logró un vertiginoso desarrollo capitalista y posterior dominación imperialista. Para señalar la barbarie de los capitalistas y connotar la lucha de las mujeres, citemos la huelga en Nueva York en 1825 de la Unión de Mujeres Sastre, en 1828 la huelga de la planta textil en Dover, New Hampshire, en 1835 en Nueva Jersey la huelga liderada por niños, en 1836 en Massachusetts la huelga de 1500 mujeres de la Asociación de Chicas de Fábrica, la tragedia de una fábrica de seiscientos trabajadores, la mayoría mujeres, en Providence, 1866 donde se declaró un incendio y muchos murieron arrojándose de los pisos superiores. En la década de 1880 llegaron a los Estados Unidos 5 millones y medio de inmigrantes y en 1890, 4 millones, lo que constituyó un ejército industrial de reserva, que mantenía los salarios bajos. En 1884, las asambleas de trabajadoras textiles y de fabricantes de sombreros se declararon en huelga, 2.500 mujeres tejedoras de alfombras en Nueva York realizaron la huelga, movimientos previos al histórico Primero de mayo de 1886.

El 25 de marzo de 1911, días después de la primera celebración del 8 de marzo, un fuego en el edificio de la Compañía de Blusas Triángulo en Nueva York, cobró la vida a 146 trabajadores, la mayoría mujeres.

2. En Ciudad Juárez, México, asesinaron a 300 mujeres y desparecieron 700 jóvenes en la década de 1990, trabajadoras de maquilas de ensamblaje de aparatos electrónicos y textiles. En China en la década de los 80, más de un millón de mujeres fueron reclutadas para las zonas de exportación en jornada de diez a catorce horas. Las condiciones de los trabajadores textiles en Europa son peores que las del sudeste asiático, los salarios en gran porcentaje por debajo del mínimo legal. La empresa Hugo Boss prohíbe a sus trabajadoras turcas quedar embarazadas. En Bangladesh el 80 por ciento de los trabajadores textileros son mujeres, en 2013 murieron más de mil obreros al derrumbarse un edificio.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio