Inicio > Bitácoras > Aurelio Suárez Montoya > Aurelio Suárez: “Sugerencias de la Misión Cafetera son verdaderos disparates”

Aurelio Suárez: “Sugerencias de la Misión Cafetera son verdaderos disparates”

Entrevista a Aurelio Suárez Montoya por Carlos Wílmar López Rodríguez, Crónica del Quindío, Armenia, julio 21 de 2015

Este ingeniero agroindustrial de la universidad de los Andes con estudios complementarios en gerencia de organizaciones comerciales habló con LA CRÓNICA sobre los desafíos del gremio para volver a la caficultura una actividad rentable, además catalogó a la misión cafetera, convocada por el presidente Santos, como un verdadero fracaso.

¿Por qué considera usted que es la mejor opción para los cafeteros?

No me gusta opinar en detrimento de las otras personas seleccionadas, esa calificación le corresponderá darla a los caficultores en el proceso mismo que ya se ha iniciado. No obstante, están certificadas las credenciales suficientes relacionadas con los vínculos con la comunidad cafetera por décadas; con conocimientos superiores e integrales sobre el café y con la independencia frente a cualquier poder, público o privado, que quiera predominar sobre el gremio.

¿Cuáles son las estrategias que usted propone para hacer de la caficultura un negocio rentable?

La caficultura colombiana está definida por una estructura productiva en la cual los cafetales de menos de 5 hectáreas, que son el 95%, producen el 58% del grano; los que están entre 5 y 20 elaboran el 27% y, los de más de 20, el 15 %. Hay lógicas económicas diferentes, la de los campesinos minifundistas y la de los productores medios y de mayores escalas. Sin embargo, en ningún caso hay control sobre la mayoría de las variables que definen los ingresos y los costos.

En cuanto a lo primero, la tasa de cambio y el precio internacional se caracterizan por su volatilidad, lo cual implica la necesaria adopción de un Fondo de Estabilización de precios – que puede ser el mismo Fondo del Café- recapitalizado por el gobierno y con la contribución cafetera. Respecto a los costos, los fertilizantes, que constituyen cerca del 20% de la canasta, deben controlarse de precio, que es el doble del de nuestros competidores, y, así mismo, trabajar en paquetes tecnológicos que contribuyan a elevar el rendimiento por hectárea. Me preocupa el relativo desgaste de algunos suelos que en ciertas zonas se puede estar presentando.

Finalmente, la existencia de normas vigentes en la OIC —que han aumentado el comercio de “cafés basura”— es amenaza constante y creciente para un café de calidad como Colombia, debe buscarse su reversión. La misma OIC reconoce que esto ha incrementado la pobreza rural.

En una época de disenso, en la que se ha estado ad portas de un cisma en la institucionalidad cafetera, ¿qué propone para unir sectores tan diversos como el movimiento Dignidad?

Mi postulación está hecha por Dignidad Cafetera. Y, al interpretar a los sectores que allí están reunidos, el reclamo principal es que haya verdadera democracia, de la cual, si bien se reportan avances, aún hay muchas carencias. Por ejemplo, es de esperar que en este proceso no haya interferencias ajenas ni del gobierno, ni de “roscas”, ni de los agentes externos que tienen intereses en este mercado.

¿Cuáles de las recomendaciones de la Misión Cafetera estaría dispuesto a acoger y por qué?

La misión fue una iniciativa fracasada. Acabar la relación institucional con el gobierno, reducir al mínimo el papel de las instituciones, poner en riesgo la garantía de compra o sugerir que el 88% de los cafeteros deben cambiar de oficio o aún pensionarse, son verdaderos disparates. Debe revaluarse y enfocar los estudios en una dirección contraria, de fortalecimiento, y no de supresión que es lo los TLC también recetan.

¿Cuáles son las estrategias a seguir para cambiar la institución y ganar la aprobación de las bases?

La democracia es la regla de oro para la aprobación de la dirección de cualquier organización gremial, deben regir los principios rectores democráticos, como que la minoría se somete a la mayoría y esta última respeta los derechos minoritarios o que las instancias inferiores están subordinadas a las superiores sin que por esto haya abusos o autoritarismo y que la dirección centralizada garantiza el rumbo trazado democráticamente.

¿Cuál es su percepción frente a la política de subsidios como el PIC?

El PIC fue una solución de banda de precios y en coyuntura crítica no solo por la movilización social sino por la confluencia de factores negativos en producción, cotización internacional y revaluación, de Enfermedad Holandesa. Debe, como lo anoté, dirigirse a un precio estable que tenga como valor esperado el precio de sustentación bajo cualquier circunstancia, favorable o desfavorable.

¿Cómo vinculará a los cafeteros disidentes de la institucionalidad para que apoyen su gestión?

Sean o no disidentes todos los agremiados deben gozar de plenas y equitativas garantías, no habrá ni cafeteros de primera ni de segunda, todos con los mismos derechos y deberes.

¿Cuál es su vínculo con la caficultura?

He participado en la fundación, dirección y asesoría de organizaciones cafeteras desde hace décadas, siempre en defensa de los intereses de los productores quienes desde Nariño hasta el Cesar y el Magdalena y del occidente, oriente y centro del país conocen de esa tarea permanente. No soy un desconocido para nadie que haya tenido que ver algo con esta industria.

¿Por qué los caficultores del Quindío deben apoyar su gestión?

Si algo me ha causado dolor ha sido la mengua de la caficultura quindiana. Pasar, en casi veinte años, de exportar 1,8 millón sacos a menos de la cuarta parte, muestra que el Quindío es de los principales damnificados en este periodo de libre comercio. Pero, a la vez, de acogerse las propuestas generales y de detalle que hago puede estar entre los primeros beneficiados sobre todo la caficultura media, buena parte de la cual emigró al ecoturismo y hoy está llegando allí ya a una fase de rendimientos decrecientes.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio