Inicio > Tribuna Magisterial > Contra el Plan Nacional de Desarrollo santista y la negativa a negociar el pliego de (...)

Contra el Plan Nacional de Desarrollo santista y la negativa a negociar el pliego de peticiones: ¡inminente paro del magisterio colombiano!

Tribuna Magisterial, Bogotá, marzo 5 de 2015

La actitud soberbia y despreciativa con el magisterio que asumió el Gobierno santista, al tratar de impedir, cerrando las puertas del Ministerio, la radicación del pliego por parte del Comité Ejecutivo, el pasado 26 de febrero, fue la primera demostración de que busca impedir la negociación de cualquier manera. La carta de la ministra Parody de 3 de marzo, en respuesta al pliego de peticiones del magisterio colombiano, donde ordena que se elabore un nuevo pliego de peticiones y se constituya una nueva comisión negociadora, es una burda maniobra para negar la negociación con FECODE, legítimo representante de los maestros colombianos. Mientras enreda las cosas, Santos busca que el 20 de marzo esté aprobado en las comisiones económicas del Congreso el Plan Nacional de Desarrollo, de tal forma que asuntos de tanta importancia como es el pago de las deudas con el magisterio como ascensos, zonas de difícil acceso, dotaciones, primas y otros, que siempre ha pagado la Nación, recaigan sobre departamentos y municipios, que no tienen como asumirlas. Queda clara la necesidad inmediata de salir a la movilización y el paro.

El tal Plan el terreno educativo es un verdadero atentado: mantiene el Sistema General de Participaciones, el modelo financiero que le quitó 60 billones a la educación pública, reduciéndola a la miseria; destruye el preescolar de tres grados; niega el pago de las deudas; impone una farsa de Jornada Única contraria al espíritu de la Ley General, desfinanciada, sin bienestar para los estudiantes, sin salario profesional y con la imposición de la tercerización y la privatización; e introduce en el terreno de la infraestructura las Asociaciones Público Privadas, la última y más agresiva forma que ha encarnado la privatización.

El contenido del Plan Nacional de Desarrollo es nefasto para Colombia: de entrada es un engaño, ya que no está financiado. La víspera de presentarlo al Congreso fue recortado en 90 billones de pesos, porque calcularon los ingresos con cifras infladas. Recoge “136 lineamientos específicos” de los 230 que Santos aceptó cumplir como condición para que Colombia pudiera adherir a la OCDE, con consecuencias peores que las de todos los TLC sumados. Es un plan de negocios para unos pocos con Alianzas Público Privadas por doquier. Menos producción nacional y más extranjera en los canales de televisión en los fines de semana, como exige el TLC, de donde también salen las normas del Plan que lesionan a las industrias licoreras y favorecen el trago extranjero. Nuevas gabelas a las trasnacionales mineras, petroleras y de las telecomunicaciones. Licencias exprés en la propia ley. Y el Estado podrá ceder, a título gratuito, sus derechos de propiedad intelectual. Convierte a los jóvenes colombianos en carne de cañón para guerras en el exterior, al servicio de intereses imperiales. Le concede al gobierno más de 36 facultades que despojan al Congreso de facultades legislativas, quebrantando el principio de la reserva de la ley, que limita los derechos del Legislativo de los que el Ejecutivo puede apropiarse. Y el conjunto del proyecto constituye una violación al criterio democrático sobre el trámite de las leyes, al contener decenas ocultas dentro de una sola y centralizar el estudio y aprobación en las comisiones terceras y cuartas, pisoteando los principios de la unidad de materia y del trámite por las comisiones especializadas. La marrulla consiste en que en la ley del Plan meten también una reforma a la salud, una reforma educativa, una reforma minera, una reforma al monopolio rentístico, una reforma de tierras rurales, una reforma a las telecomunicaciones, etc., y con mensaje de urgencia, de manera que en el Congreso no pueda debatirse a fondo cada conjunto de normas y mucho menos por parte de la ciudadanía.

Ante esa gravísima situación el magisterio debe estar preparado para enfrentar con la movilización y el paro de manera inmediata el engendro del Plan Nacional de Desarrollo que ataca la educación pública, los acuerdos firmados con el Gobierno, los derechos de los maestros y el pliego de peticiones. Por ello el Comité Ejecutivo de nuestra federación ha convocado a la Junta Nacional para el próximo 11 de marzo.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio