Inicio > Articulos de Actualidad > Cuento de Navidad

Cuento de Navidad

Libardo Gómez Sánchez, Neiva, diciembre 23 de 2014

En un día mojado por la lluvia capitalina vísperas de la Navidad Juancho impregnado del ambiente , como en el cuento de Dickens pero sin los espíritus del relato de marras, evocó recuerdos de navidades pasadas en la finca de Anapoima reunidos con toda la parentela, entre ellos con su primo pachito con quien paso alegres novenas de aguinaldos no sin antes jugar a las canicas mientras sus padres entre whiskey y whiskey se repartían el país, algo que más adelante también aprenderían como aplicados alumnos; por su lado algo mayores su pariente de juerga terminaría acompañando en las novenas a su antiguo jefe Alvarito con quien compartieron alborozados las jornadas de los falsos positivos, las primeras rondas de los TLC, la entrega de concesiones para minería y proyectos energéticos, reformas tributarias y afianzamiento del sistema de salud en manos de las EPS entre muchas otras, luego cuando le correspondió ocupar el solio, cogió por el camino de la simulación con efectivos resultados para su propósito de engañar y el desbancado se mantuvo en su visión y manejo chafarote dolido porque había salido de la repartición de la torta y encontró en la decisión de Manuelito de ir a cantar villancicos a la Habana la excusa para parecer diferente a pesar de comulgar la misma ostia.

Su letargo lo llevó a imaginarse el futuro, se encontró nuevamente en los campos de Anapoima, ahora áridos y terrosos desnudos de las frondosas mandarinas y limones del pasado, el fraking que en sus tiempos de político había autorizado, había dado buena cuenta de las fuentes de agua de la zona y carente de este precioso líquido lentamente se había marchitado la copiosa vegetación, los musgos con que vestían el pesebre ya no iban más, para su fortuna la melancolía que en principio lo abrumó al final fue superada por el saldo de las cuentas en las islas caimán: el premio que graciosamente recibió de las beneficiadas por tan menudo sacrificio; a diferencia del personaje del cuentista ingles, este Juanma no vivió ningún arrepentimiento, ni pensó siquiera en la posibilidad de repartir sus riquezas acumuladas, con la expresión de satisfacción típica de los cínicos, una mueca dibujó algo parecido a una sonrisa en su boca, la misma que se transformaría en una de horror cuando pudo revisar los anales de la historia que lo calificaban como un gran traidor a la patria.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio