Inicio > Articulos de Actualidad > Ciencia > ¿De dónde vienen los primeros pobladores de América?

¿De dónde vienen los primeros pobladores de América?

Guillermo Guevara Pardo, Bogotá, marzo 15 de 2015

A esta pregunta la ciencia tiene su respuesta: los nativos americanos proceden de poblaciones que hace miles de años emigraron desde Asia. Una concepción indigenista sostiene que los primeros pobladores de América surgieron a la superficie desde un hueco situado en el interior de la tierra. ¿Tienen ambas explicaciones el mismo grado de certeza? Si no es así, una de las dos debe ser falsa. Veamos entonces de qué lado se sitúa la verdad.

El género Homo, al que pertenecemos todos los humanos actuales, habría surgido en África hace 2,8 millones de años según se desprende del análisis de una mandíbula fósil recientemente descubierta en Etiopía. Millones de años después individuos Homo sapiens de grandes cerebros y refinada tecnología, abandonaron el continente africano e iniciaron la conquista de Europa y Asia, donde cruzaron sus genes con los de otros Homo que allá existían, como el hombre de neandertal. Cientos de miles de años más tarde poblaciones asiáticas llegaron hasta Australia; otras se atrevieron a pasar por el estrecho de Bering hacia América para convertirse en los ancestros de piel rojas, aztecas, incas, mayas, chibchas, quimbayas, olmecas, mochicas y demás civilizaciones que por aquí existían antes del desembarco de vikingos, ingleses, españoles o portugueses.

En 2007 unos buzos descubrieron en el fondo de una cueva sumergida llamada Hoyo Negro, en Yucatán, los restos humanos de uno de los primeros pobladores del continente americano. El fósil es el de una adolescente de unos 15 años de edad que posiblemente sufrió allí un desafortunado accidente hace unos 12.000 o 13.000 años. El esqueleto se ha llamado Naia, en referencia a las ninfas del agua de la mitología griega.

Estudios genéticos y antropológicos demuestran que los nativos americanos descienden de poblaciones asiáticas que migraron por distintas rutas hacia América, por la época en que finalizaba la Edad del Hielo atravesando la región de Beringia, que en ese entonces conectaba Asia con el continente americano. Naia tiene los rasgos faciales típicos de los primeros pobladores del Nuevo Continente y también comparte marcas genéticas con los modernos nativos americanos.

En la primera mitad del siglo XX se descubrieron en Norteamérica, en Clovis, Nuevo México, puntas de lanza con una antigüedad de 13.000 años. Esas puntas fueron después encontradas en decenas de sitios por todo el territorio norteamericano, lo que llevó a pensar que los cazadores de Clovis fueron los primeros habitantes de América.

En 1997 se hallaron indicios de ocupación humana en Monte Verde, al sur de Chile, con una antigüedad de hace más de 14.000 años, es decir, 1000 antes de que aparecieran los cazadores de Clovis. ¿La gente de Monte Verde llegó hasta allá viajando en canoas bordeando la costa del Pacífico, del mismo modo que los primeros humanos alcanzaron Australia hace unos 50.000 años? Misterio aún no resuelto.

En 2011, en la zona central de Texas, en un yacimiento llamado Friedkin se encontró evidencia de ocupación humana con una antigüedad de unos 15.500 años. Es posible que para esa época ya hubiera gente en Norteamérica, pues en 2008 se descubrieron coprolitos humanos (el término ‘coprolito’ designa al excremento fosilizado) en cuevas cercanas a la población de Paisley, en el estado de Oregón, con una antigüedad de entre 14.000 y 15.000 años. Otro hallazgo lo constituye el esqueleto de un niño de hace 12.600 años encontrado en Montana en el yacimiento de Anzick. Los restos del niño permitieron tener en 2014, por primera vez, el registro de un genoma paleoamericano completo. El análisis de ese genoma muestra que Naia y el niño de Anzick comparten marcadores genéticos con los modernos nativos americanos. Esos genes particulares se formaron durante los 10.000 años que una población asiática ancestral permaneció aislada en Beringia.

Arqueología y genética arrojan más y más luz para responder a la pregunta de quiénes fueron los ancestros más lejanos de las poblaciones que adoraban, entre otros dioses a Quetzalcóatl, la serpiente emplumada. La ciencia encuentra respuestas cada vez más certeras para explicar el origen asiático de los nativos americanos; sus conclusiones están respaldadas por los hechos del mundo real. Sus teorías cuentan con soporte observacional y experimental. Razón tiene el doctor en genética y biología molecular, además de divulgador científico, Javier Sampedro, cuando dice que la ciencia es “esclava del mundo”. Entonces las explicaciones científicas no pueden ser iguales a las mitológicas. La tesis nativista del origen del hombre americano no cuenta con una sola prueba empírica que la respalde. Puede ser un bello vuelo de la imaginación, pero es definitivamente falsa.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio