Inicio > Pronunciamientos de Organizaciones Sociales > Declaración del foro: los TLC, la industria y el empleo nacional

Declaración del foro: los TLC, la industria y el empleo nacional

Bogotá, octubre 2 de 2014

En el foro: Los TLC, la industria y el empleo nacional, realizado en el Auditorio Luis Guillermo Vélez del Congreso de la República, convocado por empresarios reunidos en el Grupo Proindustria, las centrales sindicales: CUT, CGT y CTC, la iniciativa TLC al Desnudo y Recalca, se hizo un balance de los tratados de libre comercio implementados hasta el momento.

Durante el foro participaron: Asociación Nacional de Empresarios, ANDI; Asociación Colombiana de Pequeños y Medianos Empresarios, ACOPI Bogotá-Cundinamarca; Asociación Colombiana de Fabricantes de Autopartes, ACOLFA; Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales, ASINFAR; Asociación Colombiana de Actores, ACA; Organización Colombiana de Estudiantes, OCE y Asociación Nacional de Autopartistas, ASOPARTES.

Así mismo, el balance estuvo a cargo de: Emilio Sardi, vicepresidente de Tecnoquímicas y columnista de Portafolio y El País. Guillermo Maya, profesor de la Universidad Nacional y columnista de El Tiempo. Aurelio Suárez, analista económico y miembro de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Camilo Díaz, coordinador de la Unidad de Análisis de Mercado Financiero de la U. Nacional y columnista de Dinero. Y Mario Alejandro Valencia, subdirector de Cedetrabajo y profesor de las universidades Externado y Central.

El foro arrojó como principales conclusiones las siguientes: se encontró que estos acuerdos han profundizado la crisis industrial y afectado la calidad del empleo. Efectivamente, durante los últimos años se han cerrado múltiples empresas, otrora emblemáticas de la industria nacional, provocando la pérdida de participación en el Producto Interno Bruto, pasando de 13% en 2009 a 11,25% en 2013. La importación masiva de bienes que podrían ser producidos en Colombia, está desplazando a la industria del mercado interno, con sus efectos laborales y económicos.

Por otra parte, la promesa de que los productos colombianos contarían con millones de nuevos consumidores, no se ha cumplido. Las exportaciones colombianas siguen concentrándose en productos minero-energéticos y materias primas, para los cuales no eran necesarios los TLC. La balanza comercial del país se ha tornado deficitaria y para cubrir el déficit se acude a un endeudamiento oneroso y a una llegada masiva de capitales especulativos, que ponen en peligro la estabilidad macroeconómica.

Los estímulos a las exportaciones y las políticas de fomento industrial han desaparecido, los institutos de investigación tecnológica y el crédito subsidiado son temas del pasado, en contravía con lo que practican y practicaron los países exitosos en la industrialización. Con el agravante de que con los TLC el Estado renuncia a instrumentos de política económica que le permitirían abaratar costos de energía, transporte, agua y tecnología entre otros.

Las consecuencias sobre el empleo son devastadoras: el desempleo abierto bordea los 3 millones de personas y las estadísticas no son peores por que se contabiliza como empleo el enorme crecimiento del rebusque y la informalidad, que no es otra cosa que la precarización de vida de los trabajadores. Los empleos de calidad y estables que genera el sector real, están siendo reemplazados por empleos el comercio y los servicios, que no son productivos y generan escasa riqueza al país.

Los tratados de libre comercio han colocado en indefensión a la producción nacional. Las necesidades de productos agrícolas e industriales de los colombianos se satisfacen cada vez en mayor medida con importaciones, mientras los productores del campo y la ciudad se arruinan.

Se está promoviendo un modelo inequitativo, basado en la extracción de recursos naturales no renovables y adicto al capital extranjero, que no llega a sectores productivos sino a la especulación financiera.

El Estado es cada vez más incapaz de defender los intereses de su población. Con la retórica de bienes baratos para los consumidores, se olvida que para que estos existan es indispensable que tengan ingresos, los cuales -en todos los países desarrollados- provienen fundamentalmente de la producción, que en Colombia se está perdiendo.

Ante esta situación gravísima, es necesario adoptar medidas urgentes que implican replantear el contenido de los tratados de libre comercio, suspender la suscripción de nuevos tratados y renegociar los existentes.

Invitamos a una gran unidad de trabajadores y productores nacionales del agro y la industria, académicos, estudiantes y diversos sectores sociales y políticos, que nos lleve a realizar acciones para resguardar la producción y el empleo nacional, y la capacidad del Estado de orientar la política económica.

Bogotá, 2 de octubre de 2014.

Firman:

Guillermo Rodríguez, vocero del Grupo Proindustria.

Luis Alejandro Pedraza, presidente de la CUT.

Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT.

Miguel Morantes, presidente de la CTC.

Web: www.TLCaldesnudo.com

Mail: coordinacion@tlcaldesnudo.com

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio