Inicio > Tribuna Magisterial > Derrotemos el derrotismo y sigamos adelante: Balance del acuerdo FECODE-MEN de mayo 7 de (...)

Derrotemos el derrotismo y sigamos adelante: Balance del acuerdo FECODE-MEN de mayo 7 de 2015

Álvaro Morales Sánchez, mayo 8 de 2015

Culminó el Paro Nacional del Magisterio con un acuerdo firmado por FECODE y el MEN en la madrugada del pasado 7 de mayo. De inmediato surgieron voces de aplauso y voces de condena, como suele suceder en estas situaciones. A través de las redes sociales he leído toda clase de expresiones en torno a este acuerdo, pero quiero dirigir estas reflexiones a quienes califican a la dirigencia de la organización gremial de los educadores como un grupo de traidores.

Debo decir que de los quince dirigentes que forman parte del Comité Ejecutivo de FECODE sólo meto las manos en el fuego por dos de ellos, Francisco Torres y Luis Alberto Mendoza, actuales representantes de Tribuna Magisterial, el movimiento que fundamos con José Fernando Ocampo, Raúl Arroyave, Elías Fonseca, Medardo Hernández, Diógenes Orjuela, Rafael Escalona y un puñado de consecuentes dirigentes del MOIR en el magisterio colombiano. Los trece restantes ejecutivos militan en diferentes partidos y movimientos políticos con los cuales tengo grandes diferencias, de las que podrían llamarse “contradicciones en el seno del pueblo” ya que no considero que ninguno de ellos forme parte del campo enemigo, es decir, no son agentes de los gringos ni de la oligarquía colombiana. Prueba de ello es el tendencioso artículo publicado en el diario El Tiempo por los días del paro con la finalidad de descalificar el movimiento macartizando a toda la dirección fecodista por los vínculos de sus dirigentes con agrupaciones de la izquierda colombiana, como si esto fuera un crimen. Y al día siguiente del acuerdo, el diario de los Santos acoge una violenta diatriba contra los dirigentes que culmina llamando a los maestros a desafiliarse de Fecode y crear una nueva organización, todo ello con una sola finalidad: “quebrarle el espinazo a Fecode” como aconsejaba hace varios años Alesina, el asesor chileno del Banco Mundial.

Con respecto al acuerdo, aunque ya hice una primera aproximación de análisis que difundí en la redes, quiero profundizar un poco en aquellos temas que son hoy el blanco preferido de los críticos. Parto de señalar que la única forma de juzgar si hay avances es partir de lo que había y compararlo con lo que se acordó. Esa es la metodología que aplicaré a los siguientes puntos:

EVALUACIÓN DE COMPETENCIAS PARA ASCENSO

El decreto 1278 estableció para los docentes que a partir de 2002 se vincularon al servicio educativo estatal que para ascender en el nuevo escalafón que creó, era requisito presentar y aprobar con más del 80% un examen de competencias elaborado unilateralmente por el gobierno y calificado con un torcido sistema ideado para excluir a la mayoría de los aspirantes al ascenso, cosa que ha sucedido en todas las ocasiones en que se ha realizado esta prueba, en la que nunca ha aprobado un porcentaje mayor al 20% de los participantes. ¿Que se acordó? Cambiar el examen por una evaluación diagnóstico-formativa realizada por pares académicos del docente con criterios que serán definidos por una comisión FECODE-MEN con facultades de educación “de reconocida idoneidad” En la primera convocatoria de esta evaluación, en la tercera semana de septiembre de este año, podrán participar todos los docentes que han presentado el examen de competencias y no lo han aprobado; si no la superan, podrán realizar un curso de capacitación cuya certificación final les servirá para ascender o reubicarse en nivel salarial de todas maneras. En adelante y “mientras se consensúa el Estatuto Único Docente” se aplicará este tipo de evaluación para los docentes del 1278 que aspiren a ascender. Sabemos que el objetivo último en este tema es el de eliminar la evaluación como requisito para ascender, tal como lo propone el proyecto de Estatuto Único de Fecode y deberá conseguirse así el día en que se conquiste esa bandera. Pero está claro que con lo acordado se consigue enterrar la evaluación de competencias y descongelar el escalafón para los docentes del 1278. ¿Alguien se opone, con argumentos serios, a esta conclusión?

NIVELACIÓN SALARIAL

El magisterio es uno de los pocos sectores de trabajadores del Estado a los que no se les ha hecho recientemente una nivelación salarial, al estilo de la que se efectuó para los empleados administrativos de la educación, los empleados del sector judicial, los de las fuerzas militares, algunos del sector salud etc. ¿Qué se acordó? Comenzar un proceso de nivelación salarial de todos los docentes que se inicia con el 12% así: 2% en 2016, 2% en 2017, 3% en 2018 y 3% en 2019, que se suman al 1% realizado en 2014 y el 1% de 2015. Hay compromiso de revisar esta nivelación para alcanzar en 2020 y 2021 el 16% que fue la última propuesta de Fecode en la mesa de negociación. Estos son porcentajes que se adicionan al reajuste salarial que debe realizarse anualmente a todos los trabajadores del Estado. Se critica que el proceso de nivelación se desarrolle con porcentajes bajos en períodos relativamente largos, pero si examinamos lo sucedido con los otros sectores mencionados, ninguno se ha hecho en menos de cuatro años. Esta es la segunda vez que se desarrolla una nivelación de los salarios de los docentes colombianos, luego de la que efectuó Samper entre 1994 y 1998. Es sólo el comienzo de una pelea de largo aliento por el salario profesional de los educadores, pero lo acordado es un avance importante.

INCENTIVO A DOCENTES DE GRADO 14 DEL DECRETO 2277/79 Y ESCALA SALARIAL DE ETNOEDUCADORES

Los docentes del derogado Estatuto 2277 de 1979 culminan su carrera en el antiguo escalafón en el grado 14, que se alcanza tempranamente y de allí en adelante su salario será el mismo hasta su retiro, con el sólo reajuste anual, que en la mayoría de los casos es inferior al que reciben los demás docentes, por la aplicación del criterio de “reajuste ponderado”. ¿Qué se acordó? Un incentivo anual del 10% el 30 de enero de 2016 y del 15% anual, a partir del 2017, que se liquidará siempre el 30 de enero; adicionalmente, estos docentes recibirán un incentivo del 100% de su salario al momento de su retiro. El salario de los etnoeducadores se rige por una norma diferente al 2277 y al 1278, y está por debajo de estos dos regímenes. Se acordó revisar las condiciones de estos docentes “con el fin de lograr la equidad en su remuneración, en equivalencia con los decretos anuales de salarios”.

Algunos críticos, con la cabeza aún caliente, han dicho que sólo se lograron avances para los maestros del 2277, pero si examinan los dos puntos anteriores, uno, el de la eliminación de la evaluación de competencias, es exclusivo de los docentes nuevos, y el de nivelación salarial es para el conjunto del magisterio. Los que siguen, son para todos los docentes.

BIENESTAR

El magisterio colombiano ha tenido, por iniciativa de sus sindicatos y sus cooperativas, una histórica actividad deportiva en los juegos regionales de docentes que se realizan en casi todas las entidades territoriales. Con pocas excepciones de administraciones regionales y locales, estos juegos se hacen sin el apoyo del Estado. Los Juegos Nacionales, aprobados en varios congresos de FECODE, no se han podido realizar por sus enormes costos. En la misma forma, desde el año 2012 FECODE realiza, con el apoyo de Fensecoop el Encuentro Nacional Folclórico y Cultural Docente que nació de la iniciativa de Medardo Hernández Baldiris y su equipo de trabajo, cuando fungía como Secretario de Relaciones Intergremiales y Cooperativas ¿Qué se acordó? Concretar, por fin, que la Nación dedicará anualmente una suma de 2.500 millones de pesos para la financiación de los Juegos Nacionales de Docentes. Se acordó también que la Nación aportará para el Encuentro Nacional Folclórico y Cultural Docente 1.000 millones de pesos en 2016, 1.500 millones 2017 y una suma igual en 2018. Estos son avances importantes que contribuyen al bienestar de los docentes a través de actividades diferentes a las laborales y estimulan el desarrollo deportivo y cultural y la integración de los docentes de todas las regiones del país.

SALUD

Una de las tragedias del pueblo colombiano es la del régimen de salud, que desde los inicios del desastroso período neoliberal se volvió una mercancía inaccesible para muchos. El magisterio conquistó en 1989 un régimen especial de atención en salud, que se ha venido deteriorando con el paso de los años al punto de no responder ya por las necesidades de los docentes en ese campo ¿Qué se acordó? Establecer mecanismos nuevos como la figura del Defensor del Usuario de los servicios de salud de los docentes y establecer mecanismos más severos para la selección, vigilancia, control y sanción de incumplimiento de los prestadores del servicio. De todas maneras este es un tema en el que los maestros deberán estrechar la vigilancia y la denuncia, para obligar al Estado a que se proporcione a los docentes la atención que se merecen como gremio y como aportantes a un sistema que debe ser especial.

Hay otros acuerdos en torno a temas considerados menores, no por carecer de importancia, sino porque se refieren al cumplimiento de acuerdos anteriores que no se han completado a cabalidad, a normas y jurisprudencias vigentes sobre pago de deudas salariales y prestacionales, sobre procedimientos en torno a jornada laboral etc.

En resumen, de los cinco temas destacados como centrales por la propia Federación, se avanza en forma destacada en cuatro de ellos, los aquí analizados, que sin embargo serán finiquitados en su totalidad por las luchas futuras del magisterio. El gran ausente en este acuerdo es la política educativa, sobre la cual el gobierno sigue sin dar su brazo a torcer y continúa, sin pausa, destruyendo lo que el magisterio conquistó en la Ley General de Educación en 1994, como la autonomía educativa y la libertad de cátedra, la dirección colegiada de los planteles educativos, las juntas educativas municipales, distritales, departamentales y nacional, las áreas obligatorias en los currículos, los principios y fines de la educación etc. Y dentro del tema de la política educativa quedan aún por conquistar aspectos centrales como el 7% del PIB en el presupuesto para educación y el Estatuto Docente Único.

Con un largo camino por recorrer, que requiere de la unidad y la combatividad de las que los maestros han hecho gala a lo largo de su historia gremial, no es positivo que se extienda en las redes una posición de insulto y condena a quienes dirigieron este proceso, elaborada sin profundizar en el contenido del documento de acuerdo, guiados quizás por los titulares y los resúmenes sesgados y malintencionados de algunos medios de comunicación. El peor efecto de estas expresiones negativas es crear dentro de los docentes una sensación de derrota, de desamparo, de aversión hacia su organización sindical, que puede terminar en su debilitamiento y hasta en su extinción si quienes la apoyan y defienden su actuación, que presumo son la mayoría de docentes sindicalizados, no se movilizan a rechazar estos procederes y a fortalecer sus respectivos sindicatos regionales y la Federación que los agrupa.

Los docentes colombianos deben salir con la frente en alto, a felicitarse mutuamente porque con su lucha, con sus días de sacrificio en la huelga, lograron doblegar a una prepotente ministra, que tras su postura arrogante esconde su ignorancia supina en materia educativa, y a un gobierno como el de Santos que acostumbra a entregar todo a las multinacionales, a arrodillarse frente a los gringos y a festinar el presupuesto en favor de sus amigos, mientras niega a los trabajadores y al pueblo sus más elementales derechos. En vez de aceptar los llamados a dividir a la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación, los docentes deben fortalecerla, hacer campañas de afiliación sindical, participar activamente en la vida orgánica del gremio, en sus asambleas, en sus elecciones internas, en sus talleres pedagógicos, en sus encuentros culturales y deportivos, en sus escuelas de formación política y sindical.

Conquistar el Estatuto Docente Único, el 7% del PIB para educación, la educación gratuita y de calidad al servicio de la Nación y de las grandes mayorías son tareas colosales que sólo se lograrán coronar con éxito uniendo nuestras manos, nuestras gargantas y todas nuestras energías a las de todo el pueblo colombiano en una larga lucha por cambiar a fondo el modelo socio-económico neoliberal y proimperialista imperante, derrotando a todos los juanmanueles, junto con sus socios criollos y sus patrocinadores extranjeros.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio