Inicio > Articulos de Actualidad > ¡Diario la Verdad!: trece años de vida

¡Diario la Verdad!: trece años de vida

José Arlex Arias, La Verdad, Cartagena, enero 25 de 2016

Es tan trascendental para una sociedad ejercer el derecho fundamental de la Libertad de Expresión, que se hace imprescindible que exija a sus gobiernos una verdadera Libertad de Prensa. En este escrito reitero la importancia que para los cartageneros tiene un periódico como el Diario La Verdad. Y no lo hago por “sobar chaqueta” para que por contrapartida me mantengan esta columna. Ni más faltara. Lo hago como reconocimiento a la lucha diaria de los periodistas independientes, libres y objetivos; para aquellos a los que Melanio Porto Ariza –Meporto– denominó: “los periodistas sin periódico”, adelantándose al debate sobre la monopolización de los medios y canales de comunicación por parte de los grandes grupos económicos.

Insistiré hasta el cansancio: ¡Qué difícil es decir la verdad! ¡Qué difícil es encontrar la verdad! Y ¡qué difícil es confrontar esa verdad!, como lo expresé en el artículo que envié a la editora general del Diario La Verdad, Diana Navarro, en reconocimiento a don Roberto Esper Rebaje y a su “Casa Editorial La Libertad”, conformada por los periódicos El Espacio, La Libertad y La Verdad de Cartagena –que el pasado 23 de enero cumplió 13 años de vida– y sus tradicionales emisoras radiales como Fuentes de Cartagena, puesto que cobra dimensión su obra, haciendo resplandecer el faro de la verdad en medio de todo tipo de presiones y dificultades. Soy un convencido de la defensa de la producción nacional, pero a todos los empresarios les exijo justicia en el trato a los trabajadores, y a los empresarios periodísticos en particular, que además de ello, hagan florecer la verdad.

El estado colombiano se precia de ser un garantista de la Libertad de Expresión; sin embargo, produce acciones que impactan en quienes ejercen ese derecho. No me refiero a la dudosa salvaguardia de la vida y honra de periodistas, columnistas y Comunicadores sociales –profesión a la que de por sí han denominado como de alto riesgo-, ya que no cesan los hostigamientos, amenazas, presiones, hasta exilios y asesinatos, sino a hechos que se direccionan desde el Estado. Y es que fue el sector de los medios de comunicación uno de los primeros donde se ahondó la etapa de la concesión neoliberal colonialista, despojando a los periodistas de su relación contractual directa con las empresas y sometiéndolos a “comprar espacios”. Como se hace con el resto de los trabajadores, les prometieron “enseñarles a ser empresarios”. De esta forma, los monopolios periodísticos, además de ejercer la “ideologización” sobre sus trabajadores, se deshicieron de ellos y los limitaron en dos elementos: la fuente de la información y la financiación, las cuales dependen en alto grado de la pauta comercial. Es innegable que no existen proveedores de ambas fuentes –noticias y financiación– que sean más importantes que el Estado.

Esta actitud del Estado y de los monopolios ha conducido a la desaparición de los medios objetivos y alternativos o a que sobrevivan en condiciones desventajosas; pero además, condujo a un periodismo “light” lleno de eufemismos y alienación. ¡El periodismo debe exigir condiciones dignas para ejercer su profesión!

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio