Inicio > Bitácoras > Jorge Gómez Gallego > Diputado del POLO expresa su solidaridad plena con los plataneros de Urabá y demanda del (...)

Diputado del POLO expresa su solidaridad plena con los plataneros de Urabá y demanda del Gobierno soluciones en lugar de represión violenta

Oficina de prensa del diputado Jorge Gómez, Medellín, agosto 6 de 2014

Desde el pasado domingo en la noche se empezaron a agolpar en distintos sitios de la zona de Urabá productores de plátano agobiados por los bajos precios, los altos precios de los insumos para exigir atención a sus demandas, agravadas por el hecho de que una de las grandes comercializadoras les adeuda a la fecha el valor de las compras efectuadas en las últimas 10 semanas por un valor cercano a los $ 3.000 millones.

Los plataneros concentrados en Mutatá exigen adicionalmente la interconexión eléctrica para cerca de 30 veredas chocoanas a las que durante décadas les han prometido ese servicio.

La respuesta del Gobierno no se hizo esperar en lo que a represión se refiere y en el día de ayer ya se ha dado cuenta de la muerte de un joven que se encontraba en la protesta, a causa de disparos hechos por la Policía. Pero en cuanto a soluciones, lo único que han visto quienes han creado el movimiento de “Dignidad Platanera” es la llegada de funcionarios de bajo nivel y nula capacidad de resolución.

El Diputado del POLO, Jorge Gómez expresó su total solidaridad con las comunidades que se han levantado a exigir protección para su actividad productiva y atención del Estado a sus necesidades básicas, al tiempo que demandó del Gobierno “suspender las acciones represivas y atender con prontitud las justas y democráticas exigencias”.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio