Inicio > Articulos de Actualidad > ¿Dólar a 4000 pesos?

¿Dólar a 4000 pesos?

Carlos Tobar, Neiva, diciembre 11 de 2015

El lunes de esta semana la tasa de cambio del peso frente al dólar se disparó hasta los $3287, con una subida en el día de $109. La causa inmediata fue la caída del precio internacional del petróleo que llegó a niveles que no se veían desde el año 2009. La razón interna ha sido la política cambiaria del Banco de la República que mantiene un sistema de flotación del peso que se acomoda automáticamente a las presiones del mercado. Ese sistema, en el que coinciden las directivas del banco central con las autoridades económicas del gobierno, permite, además, que el creciente déficit en la balanza comercial –que ya supera el 6% en este año– se absorba monetariamente sin que afecte las reservas en divisas del país. No obstante, esa permisividad cambiaria –en un país que por el modelo económico ha privilegiado el sector primario (petróleo y minería) destruyendo la base industrial, agraria y agroindustrial de producción interna–, lleva a ejercer presiones inflacionarias por el alto componente de bienes importados en el consumo nacional de bienes y servicios.

El Banco de la República que hace 10 días había anunciado que si se superaba la barrera de los $3100 intervendría el mercado cambiario vendiendo masivamente dólares, para presionar a la baja la tasa de cambio, sorpresivamente cambió el techo de intervención a los $3280; una actitud pasiva incompatible con el desborde inflacionario. Y el gobierno nacional “no ha dicho esta boca es mía”.

Porque el problema para los ciudadanos de a pie es el brote inflacionario. En el mercado diario las amas de casa ven como los procesados industriales (arroz, fríjol, lenteja, harina, chocolate, etc.) y los productos perecederos (especialmente los importados: cebolla cabezona, manzana, peras, etc.), así como los productos de aseo, los servicios públicos… que componen la canasta familiar, suben de precio en forma sustancial. Aunque el Dane certifica que la inflación bordea el 6% este año, la realidad del consumo familiar muestra precios con alzas hasta del 100%.

Pero la más peregrina de las tesis es la esgrimida por el presidente del Banco de la República quién afirmó que ‘para controlar la inflación, economía deberá crecer menos’. En un país donde el desempleo se está disparando a causa del modelo económico reprimarizado y de apabullante preferencia al capital privado extranjero –la confianza inversionista–, que no brinda trabajo abundante ni de calidad; donde además la mayoría de los trabajadores son informales –la economía del rebusque–, proponer, sin ruborizarse, que hay que parar el crecimiento económico no solo muestra la indolencia del alto burócrata oficial ante los apremios de los más necesitados, sino que pone de presente a quién sirve. Porque es evidente que sus preocupaciones se centran en preservar el valor de los grandes capitales invertidos en el mercado nacional.

Así, la economía hoy es una fuente extraordinaria de ganancia para el gran capital a costa de las dificultades y aún la ruina del capital y el trabajo de los colombianos. Y nos quejamos de las barbaridades del gobierno del vecino país venezolano.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio