Inicio > Articulos de Actualidad > El acuerdo de Fecode y las traviesas emociones

El acuerdo de Fecode y las traviesas emociones

Luisa Milena Cañón Ruiz, Docente 1278, mayo de 2015

Participe muy convencida del paro de maestros desde el 22 de abril, me llene de motivos frente a las justas reclamaciones que llevábamos a las calles los maestros, sostuve en todos los espacios posibles que este paro no era solo por los intereses egoístas de los profesores, como lo mostraban los medios, sino por las necesidades urgentes de la sociedad entera, en fin… durante estos días dedique la totalidad de mi tiempo a participar, persistir y fortalecer el movimiento – con uno que otro tiro al aire -, desde mi posición de maestra de base.

Y por supuesto he visto y escuchado tantas cosas, que siento el profundo deseo de compartir mis reflexiones. Se, de antemano, que lo que pueda escribir no va a gustar a muchas personas, porque va en contravía de la epidemia de rabia e indignación que contagio a los docentes en la madrugada del jueves 7 de mayo. Así que invito a los enojados maestros a que lean este escrito, ya que en directo no se permite la palabra a aquel que no quiera lamentarse y destruir.

Los seres humanos somos solo emociones: sorpresa, asco, tristeza, ira, alegría y miedo. ¡Eso somos! Incluso por encima de nuestros razonamientos o sentimientos, están las emociones que movilizan lo más profundo de nuestro ser. Por este motivo, fue con emociones de rabia, que muchos profes llegaron a la primera movilización el 22 de abril, sentimos odio cuando vimos las declaraciones de la Ministra amenazantes y llenas de ignorancia. ¿Movilizaban las emociones cuando se firmaba un formato creyendo que se pedía la renuncia de la odiada, sin leer que no era para eso?

Yo también sentí indignación ante el descaro y el desconocimiento con el que se dirigía al país, ante el desprecio con el que se refiere a los maestros y ante sus constantes mentiras. ¿Cómo no sentirlo? Si somos seres humanos… pero no puedo creer que nos conformemos con pensar que nuestra lucha es contra Gina Parody. El Neoliberalismo es un animalote mucho más grande que una escasa mujer que lo representa en un gobierno; no podíamos pensar que en un paro con cierto número de marchas, íbamos a derrotar todo un modelo que arremete contra nuestros pueblos.

No podíamos en medio del júbilo, porque a Gina le toco sentarse a negociar, dejar de mirar el mundo y lo que implican las políticas neoliberales. Difícil era pensar que íbamos a ganarlo todo y a derrotar en un primer intento todo lo que esconde este gobierno. A todos los compañeros y amigos, que convoque a este paro, les llame también al realismo. Nuestro enemigo no es pequeño. Nuestra lucha no es de momento: es histórica. Tristemente pienso hoy que Hubo tanto de inocencia como de inmediatismo!! Claro que hay que pensar que ganaremos, que tenemos que seguir soñando una sociedad distinta y trabajando por un nuevo orden, pero esa construcción no es de una batalla, es de una guerra de largo aliento.

Y, de nuevo, nos llenamos de emociones frente al preacuerdo, y a la firma posterior, avalada por la Junta Nacional. Me gusta la imagen de emociones y fenómenos con personalidad… ¿Qué le diría la ira al magisterio después de tan suculento banquete que se ha dado durante los tres últimos días? ¿Qué dirían la ira y Gina si tomarán el té hoy viendo los circuitos?...

La ira, debe estar feliz, entre maestros los señalamientos e incluso las agresiones están a la orden del día, ante lo cual dos cosas:

1. La emoción nos hace buscar culpables y es más fácil, ¡Por supuesto! ¡Es bíblico, carajo! Es más fácil encontrar la paja en el ojo de tu hermano… que sencillo es invadir las redes de hoy en día con señalamientos: traidores, ratas, ¡hijos de puta!, vendidos… Quieren los maestros darle un rostro a lo no conquistado, tener extendido el índice, rotular la cabeza que hay que cortar. Tanto así que el miércoles los 15 ejecutivos de Fecode disfrutaban la exclusividad de la culpa, el jueves la Junta Nacional merecía la hoguera y hoy, viernes, debemos ir por sangre para lavar la traición en las personas de ¡María Antonieta Cano y Miguel Pardo!, y el nuevo relevo posiblemente lo harán William Agudelo y Aura Nelly Daza.

Las elites del gobierno y los medios deben saborearse, ya no son nuestros enemigos… ¡Bingo! Ahora el enemigo está entre nosotros. Cualquier rostro es bueno… incluso el mío, por decir esto… Vaya que estábamos ingenuos. Cuánto gana este gobierno desmontando y envenenando desde los huesos, mi sindicato, el que yo me arriesgue a decir, es el último que puede salir a pelear a las calles sus derechos.

Antes de enjuiciar a “los traidores” deberíamos responder algunas preguntas: ¿Fuimos responsables con nuestro voto a las directivas sindicales, o votamos con el estómago y el favor pendiente? ¿Fue astuto motivar el voto en blanco para las elecciones del Ejecutivo de Fecode en 2.013? ¿Asumen hoy su responsabilidad política los sectores que motivaron el voto en blanco? ¿Participamos activamente del Sindicato o somos genios que salimos de la lámpara cuando se acerca o se levanta un paro?, ¿Nos formamos política y sindicalmente en serio? ¿Leímos juiciosamente los acuerdos?... Tal vez, solo de pronto, debemos preparar una hoguera más grande.

2. Cuando se empezó a reaccionar ante los preacuerdos que terminaron en acuerdos, me invadió la emoción, una vez más… pero fue la tristeza.

Duramos 15 días diciéndole al país y al mundo que somos profesionales, que tenemos postgrados, que trabajamos duro, que queremos ser respetados, que somos fundamentales en la sociedad, que convocamos al diálogo y a la paz, ¡que luchamos por la educación para todos! Que luchando estamos educando… Y las personas, los jóvenes, los niños y las niñas, nos creyeron y decidieron apoyar a sus profes.

Y la mirada de la opinión pública que habíamos logrado traer a favor de la educación, en la constante lucha con los grandes medios, se llevó la ¡oh! ¡Sorpresa! Los maestros postgraduados estamos agarrados en las calles, unos contra otros, peleando por un micrófono, agrediendo a una señora por ser de la directiva de la ADE, moviéndose de un sindicato a otro, como si fuera una feria. Son las emociones enloquecidas, ¡claro! pero y el dialogo y el mínimo de escuchar, y el controlar las vísceras que es propio de los adultos. ¡Qué tristeza! Estaría bueno recordar lo que les decimos a nuestros estudiantes cuando se agarran como perros y gatos.

Saben que es lo que más injusto que vi: Empieza con un maestro que está pidiendo sangre, hoguera, muerte política, nuevo sindicato, entonces alguien dice: “tiempo”, todos gritan y se escucha, ¡Déjelo hablar! ¡Que lea el comunicado!… pero cuando una persona quiere decir otra cosa, no le dejan ni el tiempo mínimo y lo bajan a gritos… que buena justicia, ¡Tan parecida a la de mi salario!... pero un momento, falta la cereza: cuando da la hora del almuerzo, esos que exigieron que dieran más tiempo al primero y esos que hablaron al iniciar, levantan su cu…erpo y se van. ¡Nivelación! Eso toca pedirles a los maestros cuando la asamblea termina con 20 tristes gatos escuchando al compañero que tal vez tenía algo importante que decir.

Frente a todo esto he pensado tantas cosas, que quise tomarlas en cámara lenta:

- Oscar Sánchez tenía razón cuando dijo que miles de maestros no sabían porque era el paro, que sus intereses eran unos y los del sindicato eran otros. ¡Que dolor! Yo dije en mi cabeza: “Este gomelo si sale con unas cosas, ¡Que loquillo!” y parece que al final de cuentas, la loquilla era yo, y frente a varios puntos, el gomelo tenía razón. Los maestros hoy señalan a Fecode porque hay un nuevo modelo de evaluación y un estímulo para los del 2277. Compañeros, así tal cual, estaba en el pliego. Nadie pidió bonificaciones para todos y nadie dijo que no habrían más evaluaciones. Esa es otra tarea.

- Un directivo de la ADE dijo durante muchos días del paro, que el compromiso era de resistencia, de permanecer, de olvidarse de la ropa por lavar… hoy creo entender porque lo decía justo mientras la gente se iba.

- Los juicios presurosos son tan fáciles que hasta a mí me gustan, es mi pecado dejarme llevar por las apariencias, pero en esto es grave la prisa. Lo comprobé por cosas que escuche.

Escuche: Miles de maestros gritando no al preacuerdo que no conocíamos. à Ahora por lo menos decimos sí o no, al conocerlo.

Escuche: Un delegado a la Asamblea ADE, asegurarle a la gente frente al Ministerio de educación que se iba a evaluar a los 2277. à Mintió o le creyó a Caracol.

Escuche: Muchos maestros decir que no se sabe cada cuanto será nuestra nueva dichosa evaluación à Página 3, Primer renglón: ¡Anualmente!

Escuche: Otros tantos decir que el 10% está sujeto a reforma constitucional. à ¡No encuentro eso por ningún lado!

Escuche: Que los 2277 ganaron mas à Un bono no es factor salarial y tendremos que esperar cuando se reglamente la evaluación de los 1278, a ver dónde queda el dinero.

Escuche: Señalamientos hacia las directivas en cuestión à Solo se traiciona, cuando se ha prometido. Y frente a la ADE, nunca escuche a ninguno jurar que no aceptarían un 12% y no me dejaron escuchar cuando quisieron dar su posición frente al Acuerdo.

Escuche: Quejas y reclamos ante el hecho de que se prioriza a los compañeros que nunca han ascendido, se dice que ahora nos estancaremos los que sí ascendimos à Acaso un principio del sindicalismo no es la solidaridad.

Escuche: tantas cosas… Que me fui del lugar, silencie el WhatsApp y apague la tv nacional.

- Será que necesitamos formarnos política y sindicalmente para entender realmente, que cuando se decía en las movilizaciones, que estamos haciendo historia, no era porque nos iban a subir el 28%. Es importante conocer la verdad de con quien peleamos y recordar un poquito la verdadera historia de los grandes logros de la lucha social, no puede ser tan fácil llegar a la gran conquista.

- El Profe Chomsky sí que sabe. Vivimos en pellejo propio las campañas de desprestigio de los malditos e inmorales medios hegemónicos y una a una sus estrategias para desvirtuar no solo el paro, sino la labor docente. Presenciamos cada mañana, tarde y noche que nunca fue dicha la verdad sobre nuestro trabajo, nuestro salario y nuestro pliego de peticiones. Pero terminamos creyendo que decían la verdad frente al acuerdo, por eso la rabia fue anterior a la escritura del texto de la discordia. Y no les digo malditos en sentido figurado, sino porque ¡son el demonio mismo! ¿No es por culpa de esos canales que nuestras niñas quieren operarse las tetas y los niños ser matones? O no son esos medios y sus shows de lastima los que esconden las triquiñuelas de este gobierno, y mientras se firman las más nefastas disposiciones nos ponen a mirar la deprimente farándula criolla. ¡Claro! Son esos medios…

- Frente al acuerdo, honestamente No creo que este sea un caso, donde el lenguaje nos permite jugar tanto, que encontramos “La misma mierda con otro nombre”. Nunca será igual una evaluación de competencias a otra diagnóstico y formativa. Y yo vi, con mis ojitos, la gente feliz, gritar, aplaudir, pitar… Cuando Grubert decía esas palabras mágicas: Diagnostica y formativa.

- Frente al acuerdo, pues se parece a todos los acuerdos, deja dudas y vacíos, tengo un montón de preguntas… ya vendrá el momento de que sea reglamentado y cumplido, así que la estrategia de “solo lamentos” y “este es mi caso” no funcionan. Honestamente no me parece un total y monstruoso esperpento como lo ponen, tampoco es perfecto y soñado, pero le veo sus puntos buenos. Lamento que no cobija todos los maestros en algunos aspectos. Hoy creo que ningún acuerdo nos hubiese dejado a todos saltando en una pata, porque somos diversos y porque los acuerdos generalmente dejan cosas pendientes, que pueden ser interpretadas al acomodo de quien lo analiza. Para que no me odien tanto, diré que solo el tiempo dirá la verdad de este acuerdo.

- Frente al acuerdo los 2277 han sido los grandes malhechores. Hoy, se clama por un sindicato donde no estén ellos, porque se supone que son los triunfadores del partido. Pues diré: 1) Bien está saliéndole la tarea al gobierno de dividirnos, eso lo llamaría Calidad Neoliberal. 2) Quien conoce la historia del este Sindicato, sabe que los 2277, lucharon por nosotros antes de que llegáramos, cuanta solidaridad tuvieron para que no fuéramos los 1278, y así como supieron en su momento ganar (ejemplo un estatuto que no se demoró un paro de 15 días), también han tenido que perder. Y 3) En la última toma de Bogotá, cuando la gente entusiasmada quería correr, cosa que yo nunca, nunca hago… lo hice. Porque me tomo de la mano una maestra del 2277, de esas que hoy señalan como los viejos que se quedaron con todo, y ella con todo y su salud quebrantada, ¡quería correr! ¡Firme y combatiente! Por algo en su época no se acababa en ¡Presente! ¡Presente! ¡Presente!... terminaban diciendo ¡Hasta la muerte! Pues ya lo dice el viejo y conocido refrán: Más sabe el diablo…

- Espero de verdad que ahora la discusión sea desde lo pedagógico para aportar al nuevo pulso que será reglamentar lo acordado. Con argumentos, desde la investigación pedagógica, desde los instrumentos, desde las propuestas de los profesionales que sin duda salimos a las calles a dignificar nuestra labor. No digo que sea a favor, seamos críticos, pero con construcciones académicas. Profundicemos lo que es la negociación, o cuando vamos a comprar materiales para nuestros estudiantes en San Victorino, alguna vez ¿Pagamos lo que se nos pide apenas preguntamos? Yo no invitaría a desafiliarse, yo invitaría a aprovechar este primer impulso, formemos grupos de estudio y de trabajo, generemos propuestas, participemos activamente de la nueva etapa que escribe este sindicato. Y casi se me olvida… que no se nos olvide que el Plan Nacional de Desarrollo sigue siendo una porquería, no se nos olvide que esto era en defensa de la Educación Pública.

- Cuando escribí por varios días en Facebook, que los niños y niñas no iban al colegio pero si recibían clase, lo hice con profunda convicción de lo que para mí es la educación. Los seres humanos, siempre estamos educándonos. Nos enseña la calle, la familia, las relaciones de pareja, la escuela, los golpes de la vida… todo nos está educando. Así que este paro es para muchos de nosotros, nuestra primera clase en serio, para luchar, para escribir la historia que queremos.

- Un celebérrimo, magnánimo y excelentísimo compañero, me hizo ver que la cosa estaba tan dura, que podía llegarse al punto de que el paro se declararía ilegal. No sé si sea una posición de desconfianza, pero no quiero imaginar cuales habrían sido las reacciones. O cuan grandes las emociones traviesas, si no llega el salario al final de mes. Y eso tampoco es gratuito, la clase innombrable ha sabido hilar, no en vano siempre marchan con nosotros los bancos y prestamistas.

- Para los compañeros que hoy dicen, esos de la ADE, esos de FECODE… solo he de decir que nosotros somos ADE y nosotros somos FECODE. Nuestras responsabilidades son muy grandes aunque a veces no lo vemos. Alguien me recordó durante este paro que unos son delegados y otros no, yo no soy delegada, no soy amiga de los mal llamados “traidores” Miguel Ángel y María Antonieta, pero creo en las organizaciones, creo en el trabajo incluso desde nuestras diferencias, creo en la democracia por prostituida que este. Por eso, yo soy ADE, yo soy FECODE… y me aventuro a decir: ¡CUIDADO! ¡OJO! ¡PILAS! Los que llaman hoy enardecidos a desafiliarse, a que sindicato querrán que nos afiliemos, amiga de quien me he de volver… Cuidado, que siempre hay quien en río revuelto votos quiera pescar... oh! ¿Escribí votos? La lección no siempre es fácil de aprender, no todos la aprendemos igual, nosotros sí que sabemos eso, así que detrás del enardecido discurso esperemos que solo haya emociones traviesas y no malas intenciones.

- Espero que descanse la emoción y asumamos las tareas, yo propongo cuatro:

1. Reevaluar nuestra posición real frente a Caracol y RCN.

2. Reconstruir el relato histórico de los 2277, a ver si en verdad hace falta crear un sindicato sin ellos o de pronto, aprendemos algo.

3. Volver a clase no con tristeza en el corazón como leí por redes, sino a retomar nuestro lugar en la sociedad. Gran reto tenemos con las comunidades, gran crisis vive este mundo, cuando los padres no saben qué hacer con sus hijos.

4. Seamos responsables para votar… ¡Nada de emociones! ¡Dios quiera!

Me quedan de estos días además agradecimientos gigantes a mis pocos y siempre grandiosos amigos con los que compartí esta primera batalla de la gran lucha. Las discusiones, las risas, el estresarnos juntos… es la vida. Para mí, una ganancia de este paro fue encontrarme con otros, compartir y estar unidos aun desde las distancias que puedan separarnos.

Si llegaste hasta aquí, has dado un paso para ganarnos el respeto de la sociedad, pues aquí entre nos, la gente cree que a los profes les da pereza leer… ¡que locura!

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio