Inicio > Pronunciamientos de Organizaciones Sociales > El decreto 456 de 2013 y las ZAERT: aunque el lobo se vista de seda, lobo se (...)

El decreto 456 de 2013 y las ZAERT: aunque el lobo se vista de seda, lobo se queda

Pablo Andrés Celis, SINDEVENDEDORES, Bogotá, septiembre de 2014

En datos del IPES, en Bogotá hay entre 200.000 y 250.000 vendedores informales, de los cuales solo 46.000 están registrados ante dicha entidad. Estos vendedores han acreditado sus sitios de trabajo al sol y al agua, exponiendo sus vidas y soportando toda forma de atropellos por parte de gobiernos antidemocráticos que llegan como el lobo (dirían en Cali), a veces enseñando las garras con los “operativos de recuperación del espacio público” y otras veces disfrazados, como en el famoso cuento de la caperucita roja, para facilitar el engaño.

En Bogotá el lobo llegó disfrazado de decreto, el 456 de 2013, con el cual se regula el aprovechamiento económico del espacio público, que tiene como propósito principal la privatización del espacio público, prohibiéndole a los ciudadanos el derecho al disfrute del espacio público y quitándole el derecho al trabajo a los vendedores informales.

Se privatiza el espacio público pues recordemos que Bodytech acaba de pagarle 38 millones de pesos al distrito por usar 12 KM de vías y 6700 M2 de la plazoleta del obelisco de la Virgilio Barco en un "evento temporal en el espacio público", modalidad prevista en el decreto 456 de 2013, que le permitió al distrito entregar dicho espacio público al privado, a cambio de un pago determinado por: la cantidad del área utilizada, estratificación de la zona, duración y cantidad de personas que lo usarían. Es decir, el espacio público se determina como una mercancía más disponible al mejor postor. ¿Será capaz el distrito de entregar a las grandes compañías los sitios de mayor afluencia, donde ciudadanos ejercer su derecho a la recreación, el deporte y la cultura, y en donde además están situados los vendedores informales?

Grave, pues los vendedores informales serán sacados de sus sitios de trabajo acreditados, debido a que solo podrán trabajar en las denominadas “zonas de aprovechamiento económico reguladas temporales” -ZAERT- que además de confinar a los vendedores a lugares aislados (nos van a mandar al fango, comenta un vendedor de Kennedy), reducirá a unos cuantos el número de vendedores que podrán trabajar en el espacio público, dado que los requisitos para acceder a estas zonas son irrisorios y será muy limitado el espacio público que el distrito les va a permitir para ejercer su derecho al trabajo.

Para acabar de ajustar, y por si hay dudas, se prevé que si algún entusiasmado logra un puesto en estas ZAERT, es posible que no logre quedarse en ella, pues se plantea que “el beneficiario debe aceptar su reubicación o asignación de otro beneficio sustitutivo al ejercicio de la actividad comercial en el espacio público, en los casos en que se suprima la ZAERT”. Quizás puedan entrar, quizás puedan quedarse.

Urge que ciudadanos y vendedores informales organizados de manera autónoma, desenmascaremos estas y otras astucias con la que se quiere ocultar al lobo feroz, logrando derrotar con la movilización pacífica la imposición del decreto 456 de 2013 contrario al derecho al trabajo y al interés general de la ciudadanos que gozamos del espacio público en la capital Colombiana.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio