Inicio > Tribuna Magisterial > El desastroso legado de Gina Parody

El desastroso legado de Gina Parody

Francisco Torres M., Secretario de Relaciones Internacionales de Fecode, Bogotá, octubre 6 de 2016

Dos años largos duró al frente de la cartera de educación Gina Parody. El pasado 4 de octubre renunció, hecho que amerita un análisis, así sea inicial, de su gestión y de lo que deja a los colombianos en lo que fue llamado por Santos, uno de los pilares de su administración.

La hiperbólica afirmación de la ministra dimitente sobre que cumplió su misión “demostrando que la igualdad en Colombia sí es posible: la educación de calidad ha dejado de ser un privilegio de ricos” haría sonrojar a cualquiera que no haga parte de ese caradura gobierno santista. En realidad riñe hasta con los datos de la OCDE, su guía y mentora, que señala en su Revisión de Políticas Nacionales de Educación, que las condiciones de pobreza cubren al 33% de la población, mientras el promedio de la OCDE es 11%, un millón de niños entre tres y seis años no están en la educación formal, el 19% de los estudiantes de primaria están en colegios privados cuando el promedio de la OCDE es de 10%, los padres de familia a punta de pensiones cubren el 35% de la inversión en educación en tanto el promedio de la OCDE es el 16%, altas tasas de deserción y, en resumen “desigualdades en el acceso y aprendizaje”.

Para sustentar su autobombo Gina señala siete logros: jornada única, infraestructura, excelencia docente, Colombia bilingüe, Colombia libre de analfabetismo, educación superior y ser pilo paga.

El remedo de jornada única no tiene garantizada la infraestructura ni la alimentación escolar (y la que se da es escandalosamente mala), se pisotean los derechos laborales de los maestros alargándoles arbitrariamente la permanencia y se viola flagrantemente la autonomía escolar imponiendo una educación al servicio de las necesidades de las multinacionales y no del desarrollo de Colombia, como debe ser.

La sacada de pecho con la infraestructura es sólo aire. Apenas se han construido (datos del gobierno) 2.647 aulas entre 2015 y 2016. Y hacen falta cien mil aulas que pueda haber jornada única en todo el país.

La excelencia docente del Gobierno Santos radica su timbre de gloria en 6.496 créditos condonables (que no son becas) durante 2015 y 2016. Parecería una cantidad apreciable sino se supiera que hay más de 320.000 maestros. Eso arroja porcentajes ridículos.

Lo de Colombia bilingüe ha sido tilín tilín. La educación tiene un rezago monumental en esa materia que no se resuelve trayendo nativos extranjeros, en lugar de adelantar una campaña con recursos y estrategias suficientes.

El Programa Colombia Libre de Analfabetismo no ha cumplido la meta que brilla en su nombre. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), para que un territorio sea libre de analfabetismo debe estar por lo menos en el 3,8%. Pero nuestro país está en el 5,7%.

Empalagan al país con demagogia sobre educación superior mientras las universidades públicas se caen a pedazos, están desfinanciadas, ven su autonomía en peligro y se desvían los recursos a favor de la universidad privada. El aumento de la cobertura se hizo con una fórmula letal: sacrificio de la calidad y mercantilización. La criatura gubernamental más querida en este “logro” es ser pilo paga donde billonarios recursos terminaron en lo privado. De los 21.726 estudiantes en ese programa (de los cientos de miles que se gradúan cada año) se pega la ex ministra para exclamar que “la educación de calidad ha dejado de ser un privilegio de ricos”.

Pero si eso es lo que se dice también habría que mostrarse lo que se calla: que los maestros tuvimos que salir a paro el año pasado para derrotar la evaluación de competencias y conseguir mejoras salariales, que para el año 2017 los recursos de Educación en lugar de aumentar disminuyen, que se recortó la inversión, que expidió tres malhadados decretos (490, 501 y 915) contra el carácter científico de la educación, la democracia y su papel en el desarrollo nacional y contra los precarios derechos de los maestros, que la reformas a las facultades de educación atentan contra la ciencia, que se acabó con la integralidad de la educación con las pruebas Saber y el índice Sintético de Calidad, que los colegios en concesión y las APP siguen más vigentes que nunca, que se está tras la liquidación del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio, que la prestación de los servicios de salud para el magisterio se deterioró dramáticamente y una larguísima lista de entre otros que ejemplifican con abundancia una administración desastrosa que deja un funesto legado.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio