Inicio > Articulos de Actualidad > El espejismo de una bonanza

El espejismo de una bonanza

Libardo Gómez Sánchez, Neiva, noviembre 7 de 2016

Desde su primer mandato el gobierno de la Unidad Nacional descartó entre sus prioridades al sector agropecuario asegurando que la locomotora minero energética proveería los dólares suficientes para traer la comida más barata de los productores extranjeros, la tasa de cambio artificiosamente revaluada por el aumento de la inversión extranjera contribuía a reforzar su razonamiento pues cualquier importado tan solo requería mil ochocientos pesos por dólar; por otro lado quienes hacían enormes esfuerzos por exportar a los mercados internacionales sufrían los efectos de este canje desfavorable porque los dólares recibidos tenían una pobre retribución en pesos; una vez descarrilada la política de exportación de recursos naturales por la estrepitosa caída de los precios del petróleo y el carbón y contraída la IED el escenario se alteró sustancialmente dejando fuera de base a los ideólogos del libre cambio y promotores de la economía basada en la explotación de recursos naturales.

El campo abandonado por el Estado, obligado a movilizarse para reclamar su atención, aguantaba a costa del sacrificio de la calidad de vida de sus moradores, sin herramientas para soportar una larga sequia, acogotado por el cobro de las obligaciones financieras impagables dada la ecuación negativa de su trabajo: altos costos de producción y el mercado interno tomado por la producción extranjera; la caída de los ingresos fiscales y la reducción de la producción nacional dispararon la inflación de tal forma que ni las medidas tomadas por el banco central cuya misión es justamente la de tenerla en cintura lograron conjurarla; la preocupación del gobierno curiosamente comenzó a tener una tenue luz en el sector que siempre despreció, el clima empezó a cambiar y con la llegada de las lluvias las cosechas volvieron a florecer y el ciclo de precios altos que se prolongó por más de un año animó a los agricultores a sembrar nuevamente y mayores áreas, la baja en los alimentos de alguna manera ha atenuado la gravedad de la situación de manera transitoria, el precio del café estimulado por la nueva tasa de cambio reportará ingresos adicionales en las zonas cafeteras con lo que se percibirá provisionalmente una mejoría, por supuesto que será fugaz, no es consecuencia de una política de apoyo sistemático del estado; a futuro con la caída de los precios por la abundancia pasajera y la disparada de los costos de producción que involucra la reforma tributaria terminaremos nuevamente en la encrucijada de las perdidas recurrentes, así la crisis estructural no desaparecerá salvo que el modelo económico sea sustituido por otro que desarrollen gobernantes diferentes a los que hemos soportado por tanto tiempo.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio