Inicio > Articulos de Actualidad > El maniqueísmo en las elecciones presidenciales

El maniqueísmo en las elecciones presidenciales

Carlos Tobar, Neiva, junio 10 de 2014

Maniqueísmo: Tendencia a interpretar la realidad sobre la base de una valoración dicotómica.

La actual campaña electoral para elegir presidente de la república, en su segunda vuelta, se ha tornado especialmente aguda; ha generado una polarización irracional entre los dos bandos en disputa: el santismo y el zuluagismo. No obstante, que ambos representan los mismos intereses, con diferencias adjetivas centradas en la forma de negociar la paz con las guerrillas, el enfrentamiento ha alcanzado niveles de agresividad entre los dos bandos, que el país no conocía desde la oscura noche de la “violencia partidista”. Se puede afirmar que, por intereses de tipo personal y de grupo, la confrontación ha tomado un cariz maniqueo (Manes, pensador persa del siglo III, admitía dos principios creadores, uno para el bien y otro para el mal), y desde cada orilla, el contrario se ve como la encarnación del mal, mientras la visión propia es la del bien supremo. Todo se presenta en blanco y negro.

Basta repasar los clichés de las campañas para confirmar el aserto: “castro-chavismo”, “paz sin impunidad”, “solo conmigo se podrá lograr la paz”, “hay que elegir entre la paz y la guerra”, etc. Es como si el mundo acabara con uno o con el otro, si no son elegidos. Una situación que, todo el que tenga “dos dedos de frente” deduce fácilmente que no es cierta. Ni siquiera en los temas de la paz. Así suene muy fuerte, entre otras cosas, porque ambos cumplen la función de procónsules del imperio: en este país ni uno solo, repito, ni uno solo de los candidatos de la élite en el poder, se atreve a dar un paso en temas sustanciales sin el beneplácito de la embajada de los Estados Unidos, es decir, sin la autorización del Departamento de Estado del gobierno norteamericano. La competencia se reduce a probar quien es más abyecto.

Caer, entonces, en la falsa disyuntiva, de Santos o Zuluaga, cuando sus diferencias no pasan de ser tácticas electorales: el uribismo cree, por ejemplo, que la mejor manera de mantener obnubilado a un sector importante de la población es esgrimir el miedo a las Farc, con el nuevo eslogan del castro-chavismo, para no tener que dar explicaciones sobre su complicidad en la aplicación de las nefastas políticas neoliberales. No pasa de ser eso: una táctica electoral para engañar incautos. Igual sucede con la contraparte en el dilema falaz de paz o guerra.

Que en esta celada caigan sectores democráticos y de izquierda, muchos de ellos con posiciones serias en muchos tópicos del problema nacional, no tiene explicación válida. Sobre todo, con argumentos tan deleznables como el mal menor, o el apoyo al proceso de paz o el temor al uribismo. La antidemocracia y la violación de los derechos políticos y sociales de los colombianos, seguirá siendo la línea de conducta de cualquiera de los contendientes que salga elegido; es consustancial al régimen. Si no, pregúntenles a los campesinos de los paros agrarios. Pero, que en ese juego caiga la candidata presidencial del principal partido de oposición, el Polo Democrático Alternativo, –violando la resolución aprobada en su Comité Ejecutivo sobre participación en la segunda vuelta presidencial–, y que llegue al extremo de convertirse en alzafuelles de Santos, si es imperdonable.

Que no nos vengan con el cuento de que no votar por Santos es votar por Zuluaga. Que no hacerlo es pecar por omisión. Un clásico silogismo de la lógica tomista, que hemos venido a entender sigue siendo su sustento filosófico. No aceptamos el vulgar matoneo mediático que pretenden ejercer desde la lógica liberal-mamerta. Simplemente, no votamos por ninguno de los dos porque son igual de malos. Porque no nos representan, ni nos pueden representar.

El Polo Democrático seguirá siendo la reserva moral de la izquierda democrática. A abstenerse o a votar en blanco.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio