Inicio > Articulos de Actualidad > El mercado campesino 100

El mercado campesino 100

Eudoro Alvarez Cohecha, Villavicencio, diciembre 24 de 2014

El sábado 13 de diciembre, en el parque de las flores, al fondo de la calle de las tipografías, la Asociación de Mercado Campesinos del Meta (A.M.C.M.), celebró con bombos y platillos, por demás justificados, su evento número 100. Luego de más de tres años de esfuerzos y superando enormes tropiezos e incomprensiones, se llega a esta cifra, que constituye un record para Villavicencio y el Meta.

La idea fuerza de este logro es que si los productores rurales venden bien sus productos y mejoran su rentabilidad, seguirán en sus fincas generando trabajo, bienes de buena calidad y el consumidor obtendrá mejores precios y alimentos sanos.

El mercado campesino es una forma efectiva de defender la producción- fuente de riqueza e ingresos reales- acercando el consumidor al productor. Las cadenas de intermediación y sus diferentes eslabones existen, porque se las ha consentido y los gobiernos, por acción o por omisión, en muchos casos, pretenden tapar sus faltas con celebraciones de un día en el que, con espejitos y abalorios de menor cuantía, pretenden lavar sus culposas desatenciones para con el sector campesino, reconocido, eso sí, como el más empobrecido de los diferentes actores sociales de nuestra nación. El vergonzoso nivel de desempleo rural y la consiguiente pobreza, que se acompasa con la altísima migración a las ciudades donde los espera el rebusque y la informalidad, se explican principalmente por el desestimulo a la producción agropecuaria.

La experiencia exitosa muestra varias cosas; la primera es que estos eventos deben contar en primer lugar, con la participación y dirección de organizaciones autónomas, dirigidas y administradas por productores a través de sus estructuras de base de las que emanen y se constituyan otras de segundo grado que las coordine. Además que en cumplimiento del mandato constitucional que obliga al Estado a concretar una protección especial para con la producción nacional de alimentos, sus entidades acompañen de manera efectiva y progresiva estos esfuerzos, posibilitando su realización y contribuyendo a su financiación y desarrollo logístico: “obras son amores…”, le dicen desde estas instancias al gobierno de Alan Jara.

La errática política que el Estado colombiano ha impuesto desde el gobierno de César Gaviria, continuada y profundizada por Samper, Pastrana, Uribe y ahora Santos, es la principal causa del desbarajuste rural que se vive en nuestros campos y el que los colombianos dependamos en alto grado de lo que producen campesinos de otros países.

Los certámenes de mercado campesino, son una forma de mantenerse los campesinos en el campo, además de atajar la migración a las ciudades, que con el desbarajuste industrial, no los esperan con empleo digno y estable y pueden constituirse en focos de resistencia contra una política que, está demostrado, solo conduce a abismos de atraso y aumento de pobreza a niveles de miseria en nuestra ruralidad.

Dentro de los instrumentos de política agraria, como asistencia técnica, crédito, infraestructura vial, educación pertinente, salud, y otros que a menudo se cacarean sin que se vean resultados tangibles, la comercialización juega un papel preponderante y a veces definitivo, pues como en la canción del “Lamento Borincano” si el campesino “pasa la mañana entera sin que nadie quiera su carga comprar” concluirá con el inspirado autor de la célebre melodía : “qué será de mis hijos y de mi hogar”, reflejando su tragedia y arrastrando con su dolor, a la larga, la inviabilidad de la nación.

Si el comercio justo de la producción rural, no se da como aspecto relevante de la acción del Estado, todos los demás instrumentos resultarían inocuos o como castillos de naipes, endebles y altamente susceptibles de derrumbarse por falta de una base sólida para su sostenimiento.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio