Inicio > Tribuna Magisterial > El paro nacional del magisterio: gigantesco movimiento de resistencia a la política del gobierno (...)

El paro nacional del magisterio: gigantesco movimiento de resistencia a la política del gobierno Santos

Francisco Torres, Secretario de Relaciones Internacionales de FECODE, Bogotá, abril 26 de 2015

Santos y su ministra Parody confiaban en que la farsa montada sobre la ’excelencia de la educación’, la fementida ’jornada única’, las falsa becas de su discriminatorio y privatizador programa ’ser pilo paga’, el cacareado índice sintético de calidad, el auto proclamado día E, el mentiroso cuento de que ’nunca antes la educación había tenido tantos recursos’, la puesta en escena de Gina como denodada campeona de los estudiantes porque intervino la San Martín, mientras permite que pululen colegios y universidades de garaje que roban descaradamente a padres de familia y estudiantes, les era suficiente para engañar al país y lograr que su política contra la educación pasara de contrabando en medio de la confusión creada por la catarata de vulgar propaganda con que afligen a los colombianos.

Para engañar a los maestros derramaron lágrimas de cocodrilo con profusión ¡Cuánto los quieren! Santos enternecido proclamó, con el estudio Compartir en la mano derecha, que buscaba la excelencia docente. La Parody, desde detrás de sus muy chic gafas, sentenció que en unos pocos años serían los más taquilleros. Los llamaron héroes. Hablaron sin cesar que reclutarían los mejores graduados de bachillerato para que estudiaron docencia. Y mientras más hablaban más decisiones tomaban contra los educadores de Colombia, más se burlaban de los acuerdos firmados, más pasaban con audacia por encima de la ley, más urdían reformas contra las facultades de educación. Pensaban que estaban sobrados de lote porque desde los grandes medios les batían incienso y proclamaban a la más que mediocre ministra como la gran revelación.

Creyeron Santos y la Parody que llevando a Simoncito Gaviria a pontificar sobre las maravillas del Plan Nacional de Desarrollo, poniendo a sus funcionarios a dilatar y entorpecer en la mesa de negociaciones ganarían tiempo, confundirían y vencerían sin necesidad de mayor esfuerzo. Se tragaron su propia mentira de que cuarenta minutos de la Ministra en casi dos meses era el mayor portento sucedido en la historia de las negociaciones y que eso sería suficiente para que nos arrodilláramos extasiados ante tanta generosidad con el tiempo de la alta funcionaria. Propusieron, y fueron sus únicas propuestas, la conformación de comisiones para no resolver las peticiones traficando con la imaginaria buena voluntad de un Gobierno que lo único que ha mostrado es mala fe, falta a la palabra empeñada y desconocimiento de su propia firma en los acuerdos.

Y cuando la erguida actitud del magisterio desnudó su política contra la educación, puso en evidencia las mentiras con que querían caramelear al gremio y rechazó las maniobras en la mesa de negociación, Juan Manuel Santos y Gina Parody se quitaron la piel de inocentes corderitos, sacaron las uñas y mostraron los colmillos para amenazar con persecuciones sin cuento a aquellos que osaran protestar contra sus torvos designios.

Ni la demagogia ni la represión le sirvieron a los gobernantes, agentes de la entrega de Colombia a la OCDE, de la destrucción de la educación y de la persecución contra los educadores. El miércoles 22 los maestros se volcaron a las calles de todos los municipios del país en manifestaciones inmensas que no tienen parangón en la historia de las luchas magisteriales, con unas ganas de luchar, un espíritu de unidad y una iniciativa que se ganaron el apoyo de las mayorías de Colombia. El 23 y 24 más docentes y docentes directivos, más estudiantes y padres de familia se unieron a las marchas, a las asambleas, a los actos culturales. El lunes 27 la toma de Bogotá y las capitales departamentales. Las redes rebosan con la inventiva, el agudo sentido del humor y la indignación profunda ante las descaradas declaraciones de Parody, vocera oficial de la perversa táctica santista de mentir, mentir y volver a mentir.

Los maestros sabemos que libramos una dura batalla que requiere decisión de lucha, unidad de criterios y habilidad en la conducción. No en vano lo que se enfrentan son dos posiciones contrapuestas de manera radical. Mientras defendemos una educación pública financiada adecuadamente y prestada de manera directa por el Estado, Santos impone en el Plan Nacional de Desarrollo la desfinanciación y aúpa la privatización con las Asociaciones Público Privadas. En tanto buscamos una educación del más alto nivel científico como palanca para el desarrollo de Colombia, Santos condena la educación a la pésima calidad a la par que destruye lo poco que tiene Colombia de industria y agricultura, ciencia y tecnología. Cuando exigimos democracia por medio de la autonomía educativa, Santos viola la Ley General de Educación, atropella la autonomía y niega la libertad de cátedra. Defendemos la nivelación salarial, el ascenso sin evaluación, salud con dignidad, el respeto a la ley y los acuerdos, Santos pisotea los derechos laborales con el argumento de que hay que hacer sacrificios, ser prudentes, como dice su neoliberal Ministro de Hacienda, y receta resignación ante la catarata de medidas que toma y proyecta tomar contra la población, mientras cubre de obsequiosos privilegios a las multinacionales y al capital financiero.

El paro nacional indefinido del magisterio se enmarca en la lucha que libramos la inmensa mayoría de los colombianos contra el Gobierno de Santos. Está en la senda del glorioso paro agropecuario, de la masiva movilización del estudiantado universitario dirigido por la MANE, de la oposición a los TLC, de las movilizaciones de los obreros petroleros, cañeros, del carbón, del ferroníquel, de los pequeños y medianos mineros, de los usuarios del transporte, de los productores nacionales de la ciudad y el campo.

La unidad y capacidad de movilización del magisterio, su gloriosa tradición de lucha, la claridad de sus objetivos inscriben este paro nacional en las grandes batallas por la soberanía y el desarrollo de Colombia.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio