Inicio > Articulos de Actualidad > En conmemoración a la primera huelga de mujeres

En conmemoración a la primera huelga de mujeres

Cindy Viviana Moreno Monroy, Cali, febrero 15 de 2015

En la mañana del 12 de febrero de 1920, las obreras caminaron hasta la fábrica de tejidos de Bello a irrumpir su cotidiana labor para iniciar lo que sería la primera huelga dirigida por mujeres. Su accionar sumiso adiestrado por el patronato rompió su silencio para denunciar las oprobiosas condiciones laborales a las que eran sometidas.

Entre sus peticiones se hallaba el aumento del 40%, pues en comparación al hombre que diariamente ganaba de 20 a 25 centavos la mujer obtenía de 10 a 12 centavos. Otras de sus solicitudes fue la disminución de la jornada laboral, libertad de calzarse y el despido de tres capataces: Jesús Monsalve, Teódulo Velásquez y Manuel de J Velásquez, los cuales las humillaban y acosaban sexualmente.

Más de 20 días duro la huelga que tuvo como vocera a Betsabé Espinal una joven hiladora de escasos 23 años, que mediante un discurso efusivo logró que los hombres que no participaron al inicio de la huelga se retractaran de trabajar y las acompañaran en tan justa causa, su derecho a la libre expresión fue defendido incluso por el alcalde cuando la quisieron silenciar.

La huelga comenzó sin ningún tipo de experiencia en los aspectos organizativos y logísticos, con lo único que contaban estas obreras eran con sus vidas porque de haber seguido trabajando en esas condiciones hubieran muerto de hambre, las extensas jornadas de hasta más de 14 horas, trabajar a “pie limpio”, maltratadas, abusadas y violadas por los capataces y por si fuera poco multadas por faltas a la moral o por desobediencia, era el entorno en que laboraban.

A medida que pasaba el tiempo, la alcaldía, la iglesia, la prensa y en general la sociedad entendió la justeza de la huelga y la necesidad de ser solidaria con ella, vale la pena reconocer que el periódico El Luchador se convirtió en el portavoz de la huelga hasta crear un comité de solidaridad que centralizó el dinero donado por distintas personas y organizaciones. Otros periódicos como El Espectador, El Correo Liberal, El social y La Defensa entre otros cubrieron y denunciaron el bárbaro sistema explotador.

Por el reconocimiento social dado a la huelga, la empresa cedió en casi todo excepto en el despido de dos capataces Teódulo Velásquez y Jesús Monsalve, fue tanta la presión que finalmente renunciaron a la compañía. Ese fue el triunfo de las obreras de la fábrica textil de Bello, quienes agradecieron por la solidaridad impartida y se comprometieron a no volver hacer huelga, sino a hacer uso de los conductos eclesiásticos para resolver los conflictos.

La lección patriótica otorgada por las obreras hace 95 años, no se realizó en un contexto favorable; por el contrario las mujeres carecían de todo derecho, fueron víctimas de amenazas que iban desde el pago de multas hasta la muerte misma; el jefe Emilio Restrepo uso esquiroles para romper la huelga pero ninguno de los intentos consiguió apagar el ánimo de las obreras, animo que encontró en la solidaridad social los motivos para seguir adelante hasta conquistar lo exigido.

Consultar:

- Martínez Muñoz Yaneth del Pilar y Uribe Restrepo Carlos Enrique, Betsabé Espinal La Natural. Itinerario de una lucha, Colombia, 1920, Fondo Editorial QUITASOL, Bello, 2013.

- http://www.periodicoelpulso.com/htm...

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio