Inicio > Bitácoras > Oscar Gutiérrez Reyes > En qué condiciones… Siembra Colombia

En qué condiciones… Siembra Colombia

Oscar Gutiérrez Reyes, Director Ejecutivo Nacional Dignidad Agropecuaria Colombiana, Bogotá, Diciembre 8 de 2015

Hace un par de meses el ministro de agricultura anunció que, ante el evidente fracaso de la política agraria oficial de este y los gobiernos que lo precedieron, iba a promover la siembra de un millón de hectáreas y a destinar 1.6 billones de pesos para la operación. Dijo, además, que lo que se proponía tenía como finalidad sustituir importaciones, sobre todo de cereales -maíz amarillo, soya y cebada y de frijol y lenteja. Que se aplicaría en algunas frutas para la exportación -aguacate hass, mango, maracuyá, gulupa, granadilla, banano y piña- y en productos como cacao, café, azúcar, panela y palma de aceite, y también en la producción de carne de bovino, trucha y tilapia, todo para exportar.

Para el desarrollo de la política, según afirmó el ministro, se requieren créditos por 24 billones de pesos, 200 mil agrónomos, la inscripción de los agricultores que van a acometer la tarea y saber dónde se va a sembrar, lo que se va a sembrar. Parte de lo que se hará se hará para reducir en un 50% las importaciones de alimentos ya que, según datos del mismo Ministerio de Agricultura, “Colombia importa 170 millones de dólares mensuales de cereales traídos directamente de los estados de Indiana y Minnesota (EE.UU.); 45 millones de dólares en frutas y verduras y otros 40 en aceites y grasas de diferente origen”.*1

Es conocido por la opinión pública que la importación de productos agrícolas fue de 10,4 millones de toneladas y que los fertilizantes necesarios se importan en más del 95%. También es sabido que quienes se encargan de la producción en Colombia, en su amplia mayoría (83%) "nunca han tenido acceso a maquinaria ni a infraestructura" y que, como señala el ministro de Agricultura, "Competimos con sembradoras de alta precisión que van dirigidas por satélite y nosotros mientras tanto en la época del machete y la guadaña".*1

Con todo ese conocimiento, sobre la realidad de la agricultura nacional, la pregunta es si el ministro Irragori -como dice el senador Robledo- pinta pajaritos de oro para embaucar a los agricultores colombianos. Y la afirmación es válida pues el ministro sabe que, para garantizar que los agricultores colombianos se den a la tarea de sembrar cereales y los demás géneros, necesitan mucho más que afirmar que “los agricultores nacionales se van a empoderar porque se destinarán 1.6 billones de pesos, 515 millones de dólares, para invertir en Colombia Siembra”.*1

Si se quiere que los agricultores colombianos siembren, se debe garantizar precios de sustentación y garantía de compra, seguros de cosecha y créditos de fomento -a tasas de interés bien baratas- y, sobre todo, se les debe asegurar que dispondrán del mercado interno para colocar su producción. En una frase: Asegurarles que no estarán sometidos al libre comercio y a los Tratados de Libre Comercio, TLC. Antes de la apertura comercial del gobierno de Cesar Gaviria y Rudolf Hommes y de los TLC, los productores agropecuarios de Colombia producían los alimentos necesarios para alimentar a los colombianos. Éramos autosuficientes en todo. A excepción del trigo -que se entregó a los norteamericanos- éramos autosuficientes, también en cereales. Los agricultores producían para el mercado interno, tenían salvaguardas, aranceles, franjas de precios, control sobre las importaciones, almacenes de depósito y otros mecanismos que de alguna manera facilitaban, permitían, su presencia en la economía nacional.

La situación hoy es bien distinta. La agricultura desaparece -paulatinamente- de la economía nacional. Unas cifras ilustran lo dicho. La agricultura como porcentaje del PIB representaba en el año 1990 el 17.7%, en 2013, representa el 6.1% del PIB. En el empleo, la agricultura representaba en 1990 el 26%, en 2013 representa el 16.9. Las exportaciones agroalimentarias como porcentaje de las exportaciones representaban, en 1990 el 37.6% de las exportaciones totales, en 2013 representa -escasamente- el 11.4%. Y, en el balance de las exportaciones agroalimentarias, como lo expresa la gráfica*2, lo que tenemos es que en 1990 era de 2 mil 400 millones de dólares a favor de Colombia y, en 2013, es de solo 500 de millones de dólares.

Esos son los resultados de la política agraria oficial. ¿Podrán los agricultores apostar, señor ministro, al programa Colombia Siembra? Y, ¿Podrán hacerlo con la garantía de que no autorizarán importaciones de lo que siembren, a instancias de Colombia Siembra? O, les sucederá, lo que les sucede hoy, cuando se autorizan importaciones de maíz con aranceles por debajo de los estipulados en el mismísimo acuerdo suscrito con los Estados Unidos. Razón tiene FENALCE cuando afirma que: “Mientras el Ministerio de Agricultura mantenga su decisión de autorizar la importación de 300.000 toneladas de maíz amarillo, con cero arancel, los cerealeros no le jalaremos al llamado Plan Colombia Siembra”.*3

¿Los importadores renunciarán a traer 4,6 millones de toneladas de maíz amarillo? Y, ¿el gobierno de Estados Unidos aceptará que eso suceda? ¿No dispondrá -el gobierno de los Estados Unidos- de subsidios a fin de sostener sus exportaciones? ¿Autorizará -el gobierno colombiano- importaciones cuando estén para recogerse las cosechas? A quien hará caso el gobierno nacional: ¿A los productores agropecuarios o a los monopolios extranjeros y nacionales que se lucran importando? ¿A lo que necesiten los productores o lo que acordaron en los TLC? Los agricultores reclaman garantías Señor Ministro.

Notas:

*1 Menú Colombiano es Internacional, Portafolio, 1 de octubre de 2015

*2 Revisión de la OCDE de las Políticas Agrícolas: Colombia 2015, Página Minagricultura

*3 Cerealeros no “le jalan” al plan Colombia Siembra, Portafolio, Noviembre 26 de 2015

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio