Inicio > Articulos de Actualidad > Es el mercadeo… no se equivoquen

Es el mercadeo… no se equivoquen

Eudoro Alvarez Cohecha, Villavicencio, noviembre 2 de 2014

Como lo hago a menudo, asumo las compras de la provisión hogareña directamente y ello me permite, conociendo algo sobre el tema, hacer las cuentas desde el punto de vista de quien produce y estas resultan reveladoras. Para la muestra un botón: una de las viandas que adquirí, hace poco, fueron unas mazorcas que terminé pagando a 1.250 pesos cada una; el bulto del apetecido choclo, del tamaño de las compradas, usualmente tiene cien o más unidades; de manera que este terminó siendo liquidado en 125.000 pesos; entrado en confianza con la marchanta, con quien negocié, me dijo que estaban caras porque las había pagado a 85.000 pesos el bulto, a quien la proveía; por el mismo fardo, el campesino, recibió apenas 45.000 pesos, deduciendo que entre agricultor y consumidor había una suma de 80.000 pesos, para repartir entre los acopiadores, los transportadores, los mayoristas y el minorista quien al final vende la hortaliza en la plaza de mercado.

Profundizando en las cuentas, deduje que la intermediación, había multiplicado lo pagado al productor en un 177 por ciento, derivando que en cada paso, suponiendo que la cadena tiene cuatro eslabones, se embolsillaron cada uno 44 por ciento sobre el precio que recibió quien cultiva.

Pero los cálculos no terminan aquí; pues los comerciantes, hacen la acumulación abultada que cuantifico, en unos pocos días, mientras el productor, debe esperar, para producir sus mazorcas, por lo menos entre 90 o 100 días, dependiendo del piso térmico en donde cultive y seguramente lo recibido debe deducirlo con los gastos que ha debido causar en semilla, renta del suelo, fertilizantes, plaguicidas, mano de obra, intereses, empaque y transporte, para aprontar su producto y tenerlo listo para vender.

Para quienes tanto teorizan sobre la pobreza en el campo, convendría que hiciesen los balances que acabo de indicar y seguramente encontrarán que los campesinos están tan pobres porque en la venta de sus cosechas se los está desplumando del trabajo que realizan y lógicamente cuando se trata de mejorar sus procesos, la vivienda en que habitan, o educar a sus hijos y cubrir las demás necesidades de todo ser humano, pues el descuadre es excesivamente inequitativo en su contra.

“En el camino de la transformación agraria”, titular que un diario capitalino dio al artículo de un exministro de agricultura de Santos I – a quien no le fue nada bien durante su ministerio – analizando el punto sobre la cuestión agraria firmado en La Habana, negociado o dentro de los “pendientes” por definir sobre el tema, en el proceso de paz, no aparece por ninguna parte esto del mercadeo o por lo menos no lo suficientemente descollado. Dada la importancia estratégica que tiene en el concierto de la intrincada discusión agraria entre las partes en negociación, es una omisión imperdonable.

Mientras el ministro de agricultura parlotea sobre pacto agrario, reinstitucionalización del agro, préstamos a los campesinos - así no defina sobre el agobiante endeudamiento - la misión rural y otras misiones, hasta de casas gratis para los campesinos, muy poco dice y nada se hace para resolver el problema clave de la producción agraria, que es el de su rentabilidad.

Bien tiene razón Cesar Pachón, el líder papero cuando afirma, “no nos regalen nada, páguenos bien la papa que con eso hasta compramos casa”.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio