Inicio > Tribuna Magisterial > FECODE: No hay excusas para atentar contra la jornada laboral de los docentes

FECODE: No hay excusas para atentar contra la jornada laboral de los docentes

Tribuna Magisterial, Bogotá, julio 16 de 2015

Con la aplicación de la jornada única se ha presentado un fenómeno en muchas instituciones educativas. Algunos rectores llegan con ideas ‘brillantes’, tomadas de forma unilateral para modificar el horario laboral de los docentes y ajustarlo al nuevo horario académico.

Entonces, hacen cambios a su parecer. Una educadora comentaba por las redes sociales que el rector de su institución le estaba imponiendo unas horas de 7:00 a 9:00 a.m., luego de 10:00 a 12:00, y después de 2:00 a 4:00 pm. Semejante exabrupto la obligaba a estar en la institución por 9 horas diarias, aunque supuestamente solo trabajara 6 de ellas.

Las normas sobre el horario escolar están contenidas en el Decreto 1850 de 2002. La forma más razonable de pensar ese horario es de manera continua, así son 6 horas de permanencia en la institución educativa y dos horas no presenciales. El anterior ejemplo, obviamente rompe con lo establecido.

La permanencia debe ser en una sola jornada en que ha sido asignado (mañana, tarde o nocturna, de acuerdo con el caso); y las no presenciales establecen las dinámicas y la organización del trabajo del profesor para preparar sus clases o evaluar los trabajos de los estudiantes.

Para FECODE, no es conveniente aceptar modificaciones arbitrarias. Hay que mantener la estructura de básica del sistema escolar, porque los ritmos de la institución no pueden verse afectados. Si hay horas extras y adicionales, deben ser por fuera de la jornada escolar y quien las acepte debe hacerlo después del horario sin traumatismos.

Es de destacar que todo traumatismo genera discrepancia en la jornada educativa porque deteriora el ambiente escolar y las condiciones en que trabajan los docentes. Si se ha presentado lo anterior en la institución, es necesario defender el Decreto 1850 como una norma genérica. Ahora bien, las Secretarias de Educación tampoco pueden imponer el horario, este debe ser adoptado por el PEI y por la autonomía escolar en cada institución, para eso hay instancias del gobierno escolar.

Normativamente los docentes pueden reclamar que cualquier afectación abrupta al horario se convierte en una sobrecarga laboral o incluso en acoso. Finalmente, el proceso de adopción de la jornada única debe con todos los recursos económicos, de infraestructura y técnicos para ello.

La Fecode defiende que la Jornada Única se implemente en correspondencia con lo preceptuado en la Ley 115 de 1994. Esto concibe que la infraestructura, alimentación, trasporte, relación de alumnos, salario profesional y demás condiciones sean las adecuadas para permitir una óptima aplicación. Así mismo, que no haya sobrecarga laboral por ningún motivo ni genere detrimento de las condiciones laborales de los y las docentes.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio