Inicio > Articulos de Actualidad > ¡¡¡Firme por el agro!!!

¡¡¡Firme por el agro!!!

Álvaro Morales Sánchez, Editorial Tribuna Caribe, Santa Marta, junio 11 de 2016

En Colombia todos los sectores sociales se movilizan en procura de sus derechos, que suelen ser conculcados por gobiernos y por grupos de poder a quienes les incomoda su uso legítimo y el ejercicio de las libertades por parte los ciudadanos, o porque conspiran contra los intereses económicos de unos pocos que disfrutan de privilegios mientras las mayorías sufren incontables carencias. Las más recientes movilizaciones han corrido por cuenta de los maestros que, por enésima vez, le reclaman al gobierno que responda por un adecuado servicio de salud por el que pagan mensualmente una abultada suma descontada de su salario, para recibir a cambio una pésima atención; esa movilización docente fue multitudinaria y mostró de nuevo la capacidad de convocatoria de FECODE la organización sindical más grande del país.

Y en los últimos días varios miles de campesinos se movilizan en la Minga agraria, campesina, étnica y popular que se adelanta bajo la Coordinación de la Cumbre Agraria reclamándole al gobierno de Santos cumplimiento de los acuerdos firmados en 2013 y 2014 y otras peticiones relacionadas con la defensa del agua, el ambiente y el reclamo de derechos como la salud y la educación. Y a su lado se desarrolla el Paro Nacional Camionero convocado por la Cruzada Camionera que aglutina a los transportadores de carga que le reclaman al gobierno nacional cumplimiento de los acuerdos firmados y que cese en el propósito de destruir este sector para entregarle el manejo de la carga a monopolios nacionales y transnacionales, dejando a millones de colombianos sin trabajo y sin patrimonio alguno.

Simultáneamente, con un enorme despliegue organizativo y de comunicaciones, por iniciativa de las Dignidades Agropecuarias y todas las organizaciones que representan a los campesinos y a los productores rurales, con el apoyo de la totalidad del movimiento sindical, de un gran número de organizaciones de otros sectores sociales y políticos, de incontables personalidades democráticas y hasta de la propia Iglesia Católica a través de Monseñor Luis Augusto Castro, Presidente de la Conferencia Episcopal, se viene desarrollando el proceso de recolección de firmas para exigir al Congreso de la República la convocatoria de un Referendo modificatorio de cuatro artículos de la Constitución Política Nacional para plasmar en la Carta Máxima de la Nación que es deber y obligación del Estado y del gobierno proteger la producción agropecuaria nacional, por encima de cualquier otra consideración y de cualquier tratado internacional.

Esta propuesta referendaria y todas las luchas protagonizadas por nuestros campesinos y productores nacionales se ocupan de algo que interesa a toda la ciudadanía: el tema de la soberanía alimentaria. Se trata ni más ni menos de definir si dependemos para nuestra supervivencia de los productos alimenticios que provienen del extranjero o si recuperamos la autosuficiencia alimentaria que disfrutamos en un pasado no muy remoto. Se trata de enfrentar las políticas antinacionales de libre comercio que desde hace casi tres décadas han asolado nuestra producción agropecuaria, al pasar de importar 700 mil toneladas de productos agrícolas en 1991 a importar 9,2 millones de toneladas en 2015. Como en todo proceso monopólico, los inicios son halagadores para los consumidores porque consiguen casi todos los productos importados a menos precio que los nacionales, en razón de que los gobiernos de los países extranjeros de donde provienen buena parte de las importaciones, especialmente EEUU y la Unión Europea mantienen altos subsidios a sus productores rurales, mientras que los nuestros se encuentran en total desprotección; pero una vez que arrasen con todo vestigio de producción nacional, al no tener ningún tipo de competencia, los productos importados elevarán sus precios y entonces los consumidores se verán impelidos a comprar al precio que impongan los monopolios importadores, so pena de morir de hambre. Será el precio que pagaremos por permitir que se imponga el culto al libre comercio (que no tienen nada de libre) por parte de unos pocos antisociales que hoy dirigen la Nación para su lucro y nuestra desgracia.

Son estas razones las que nos llevan a proponer que despleguemos la más amplia solidaridad con nuestros campesinos, indígenas, productores y transportadores nacionales en sus luchas actuales, al tiempo que nos sumamos con vigor y entusiasmo al proceso de recolección de firmas para pedir la convocatoria del justísimo referendo en defensa del agro. ¡¡¡FIRME POR EL AGRO!!!

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio