Inicio > Pronunciamientos de Organizaciones Sociales > Informe de Fiscalía a la 57 Junta Nacional de la CUT

Informe de Fiscalía a la 57 Junta Nacional de la CUT

Winston Petro, Fiscal CUT, Bogotá, julio 6 de 2016

Apreciadas compañeras y compañeros:

La CUT conforme a su definición programática, hizo explícito su respaldo al proceso de paz entre el actual gobierno y las Farc, desde antes de instalarse las negociaciones en La Habana, sin que haya dejado de abogar por la inclusión de todos los grupos alzados en armas, en el arduo trámite.

Los anuncios del 23 de junio, hacen inminentes los arreglos definitivos que le pondrán fin a la contienda armada. Es imposible olvidar que esta guerrilla se resistió a cesar las lides armadas, cuando conocida la nueva situación mundial provocada por la debacle soviética, hace un cuarto de siglo, la mayoría de las agremiaciones insurreccionales, abandonaron las armas e hicieron tránsito a la lucha política electoral.

El respaldo de los Estados Unidos y la comunidad internacional, como valedores de los avances, hacen pensar que el propósito de las paces entre los contendientes se concretará pronto. Los factores internos, también dan su veredicto favorable. Nadie puede esconder que hay un reconocimiento –así no se haga expreso- al fracaso de la lucha armada y a que sin el concurso de las masas es imposible modificar de raíz la condición de Colombia de neocolonia norteamericana, siendo que hoy los factores objetivos invocados, son peores a los que “justificaron” el anhelo por allá al comienzo de los sesentas del siglo anterior.

Nada va a detener el avance definitivo de los acuerdos, pronto serán una realidad, así la oposición a los acuerdos por parte del uribismo y el procurador se siga registrando. Los beneficios inherentes al deseado fin de la confrontación y de sus horrores, constituyen la piedra de toque de la conducta y la táctica que debe poner en práctica el movimiento sindical y, muy particularmente la CUT. Nadie duda que la violencia desatada ha sido un factor perturbador para el desarrollo de las luchas populares, y que fincada en ella, fuerzas reaccionarias han perpetrado un verdadero genocidio contra los trabajadores y sus organizaciones. El cese de las prácticas violentas debe arropar tanto a los que se incorporan a la existencia legal como a los dirigentes obreros y populares, sin triquiñuelas y trampas por parte del régimen. Ello constituiría un gran avance.

Sin embargo, la propaganda del gobierno de Santos, tiende a embaucar al movimiento sindical llamando a los trabajadores a “construir la paz entre todos” y a crear un “nuevo trato social”, tal como lo pregona la nueva Ministra de Trabajo, a la que no le falta sinceridad al asegurar que el nuevo laboratorio de paz, será sin afectar “el modelo económico”.

De hecho, la propaganda de la concordia y el entendimiento comenzaron a hacer estragos en nuestra estructura. En un acto tragicómico, el presidente de la subdirectiva de Bolívar preparó, asesorado por la Ministra- la misma que en la víspera le anunció al Comité Ejecutivo de la CUT que respetaría el carácter centralizado de la institución- un acto de la CUT Caribe, para proclamar allí la “llegada de la funcionaria con el mayor semblante democrático desde la creación del CST”. Todo esto, a espaldas de los comités ejecutivos regionales en la sufrida región del norte colombiano. No se crea que mi juicio se funda en una diferencia política, es por sobre todo, ante el quebrantamiento de la democracia sindical y la befa al Comité Ejecutivo Nacional.

El Comando Nacional Unitario y la Coordinación de Organizaciones Sociales y Políticas presentó al gobierno un pliego de peticiones de 15 puntos en el marco del paro nacional realizado en el pasado mes de marzo, dicho pliego recoge los principales problemas que aquejan a la inmensa mayoría de los colombianos y propugna por una política económica y social que impulse la producción nacional y la defensa de la soberanía de nuestra nación, esta conjunción de fuerzas disimiles aquejadas por la andanada oligárquica e imperialista ha convocado al encuentro nacional del 8 y 9 de julio; sea esta una oportunidad para enfilar nuevas luchas de resistencia contra el gobierno de Santos y sus defensores, el comité ejecutivo de la Cut y su Junta Nacional deben respaldar y trabajar de manera entusiasta y enérgica por las definiciones de paro nacional que se propugnen en este evento.

De ninguna manera, el respaldo al plebiscito aprobatorio a lo elaborado en Cuba, puede impedir la preparación del Paro Nacional que se gesta, mucho menos la solidaridad y el respaldo a las luchas que se adelantan. Utilizando los procederes democráticos estamos obligados a definir entre la concordia sugerida por el gobierno y sus áulicos y la lucha contra los planes dispuestos contra la nación y los trabajadores. No se puede realizar un Paro Cívico o cualquier protesta contra las políticas económicas y sociales que azotan a la población, batiéndoles incienso a los ejecutores.

De otra parte, debo referirme a tres temas de tratamiento recurrente, uno, y dos de alguna polémica.

-  Las finanzas de la Central se embolatan debido a que algunas subdirectivas no cumplen con los informes más elementales. Una verdadera incomodidad, ante la cual no sabemos si nuestra incapacidad para hallar las soluciones es tan grande que debemos rendirnos. Debemos hacer un esfuerzo entre todos para resolver esta irregularidad.

-  En algunos sindicatos de la Central se ha adelantado un debate y unas afirmaciones orientadas a propiciar un debate contra “la patronal” y a crear un ambiente, como en Adea, casi antagónico. Está bien que los problemas laborales se resuelvan y se arme un marco convencional de los derechos de los trabajadores que abnegadamente prestan sus trabajos a los organismos sindicales, pero llegar a procedimientos y afirmaciones públicas no ponderadas es crear una circunstancia no conveniente cuyas implicaciones son difíciles de prever.

-  Por último, las afirmaciones y los debates en los organismos de la Cut, deben tener una condición para todos: ceñirse a los hechos y responder por las afirmaciones.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio