Inicio > Pronunciamientos de Organizaciones Sociales > Informe de Presidencia a la 57 Junta Nacional de la CUT

Informe de Presidencia a la 57 Junta Nacional de la CUT

Luis Alejandro Pedraza, Presidente CUT Colombia, Bogotá, julio 6 de 2016

Sesiona esta LVII Junta Directiva Nacional en momentos de coyuntura nacional e internacional expectante, respecto a la situación social, económica y política, por los acontecimientos, que desde las guerras que se viven en los países musulmanes, los atentados en los países europeos, hasta el encrudecimiento de la política neoliberal del capitalismo internacional, encabezado por los Estados Unidos de América, que esclaviza cada vez más la humanidad, haciéndola dependiente de su modelo económico signado y caracterizado por la cada vez más profunda inequidad social. Así mismo, las disputas internas en Europa por consolidar o desarticular su unión, como ocurrió recientemente con el Brexit, respecto a la decisión plebiscitaria de Gran Bretaña para aislarse de la integración europea, necesariamente sus efectos colaterales en lo económico y político, afectan de una u otra forma a los países en desarrollo, que como Colombia, han firmado a granel Tratados de Libre Comercio, que están sujetos al vaivén de la política y la economía internacional, máxime, si históricamente este tipo de confrontaciones de sesgo imperialista finalmente en cuanto a la crisis económica que generan, la terminamos pagando el resto de ciudadanos del mundo sometidos a la globalidad económica y geopolítica impuesta.

La reciente Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo, mostró claramente que los trabajadores del mundo como clase social específica, también tenemos nuestra propia guerra declarada, con una ofensiva política organizada que quiere a toda costa y por todos los medios apropiarse de la OIT, desde una concepción de empleadores ultraconservadores y gobiernos, unos de forma directa y otros de forma solapada, que comparten llevar a la OIT a una condición inerme y engañosa cuando luchan porque los convenios internacionales vigentes se replanteen en su favor y las recomendaciones, resoluciones o convenios del futuro se ajusten a un lenguaje laxo, inexpresivo y consecuencialmente, no obligante para empleadores y gobiernos, bajo el sofisma de supuestamente encontrarnos en la era de las nuevas políticas de gobernanza y diálogo social para la solución de conflictos frente a la tradicional imposición de la norma.

Lo anterior sobre OIT, es lo que se pudo constatar en la pasada conferencia, cuando la absoluta mayoría de empleadores y gobiernos, siguen mostrando el colmillo para excluir el derecho a la huelga de la normatividad internacional y prácticamente impusieron en la Comisión de Normas, condiciones estratégicamente calculadas, para que países como Colombia, quedaran exentos de ser llamados a esta comisión, no obstante que la CSI en su estudios sobre violaciones a derechos fundamentales incluidos los derechos humanos, lo incluyó en la lista en un cuarto deshonroso lugar y a la vez estos empleadores y gobiernos, defienden políticas de países claramente denunciados por trabajo esclavo o trabajo infantil, también ligados a gravísimas denuncias sobre derechos humanos. En la Comisión sobre Cadenas Globales de Suministro (nuevas formas de evadir responsabilidades contractuales laborales y derechos fundamentales), esos mismos empleadores y esos mismos gobiernos, impusieron una resolución cuyo lenguaje laxo como lo hemos citado, exonera de responsabilidades específicas a empleadores y gobiernos sobre derechos fundamentales. Si bien, el gobierno de Colombia no requiere hacer explícito su apoyo a esa política conservadora contra los derechos de los trabajadores del mundo, porque en la práctica la aplica y es permisivo con el sector privado, debemos destacar que uno de los líderes empleadores de mayor relevancia para el deterioro y debilidad de la OIT, es el vocero de la ANDI de Colombia, quien luego de varios años de trabajo en esa línea de acción, ahora está llegando a elevadas y honoríficas posiciones dentro de la OIT, como por ejemplo, haber ejercido en esta última conferencia como Vicepresidente de la misma, honor reservado para quienes se destacan en su trabajo interior, infortunadamente en este caso contra los principios y la constitución que dieron origen a la existencia de este organismo tripartito.

Al dar una mirada a los últimos acontecimientos en el mundo del trabajo en Colombia, todos registramos la conclusión de una gestión ministerial de Luis Eduardo Garzón, precaria y lesiva para los intereses del movimiento sindical y los trabajadores en su conjunto, puesto que no solo se destacó por su ineptitud para la solución de los conflictos que fueron denunciados ante su despacho, pues fue muy diligente y eficaz en defender el vergonzoso incumplimiento del Gobierno Nacional a acuerdos preestablecidos y firmados, pero además, para impulsar al margen de la Comisión Nacional de Concertación y a espaldas de los trabajadores en su conjunto el famoso decreto 583 de Abril 16 de 2016, que fue demandado por la CUT, por medio del cual hace las más vergonzosas concesiones a empleadores nacionales y multinacionales sobre tercerización, intermediación laboral, para plagar aún más el país de contratos basura, que hacen del trabajo una mercancía.

La Ministra del Trabajo Clara López Obregón, tiene sobre su escritorio la agenda que la CUT le presentó en convocatoria que le hiciera a la Central y tenemos entendido que en lo fundamental, su tiempo ha estado destinado al tema de la paz, creo yo, en el entendido que ofrece más réditos políticos que chicharronear conflictos laborales. A lo anterior se agrega, la populista y nada creíble consigna de la Ministra del Trabajo respecto a que con la firma de los acuerdos para la paz, quedamos los trabajadores colombianos dentro del contexto de un nuevo contrato social; la misma demagogia se manejó por su delegación ante el director de la OIT, razón por la cual nos asiste serio pesimismo sobre el papel del Ministerio del Trabajo respecto a los grandes retos y dificultades que nos continua planteando sin modificación alguna el Plan de Desarrollo del Presidente Santos.

La ausencia del Ministerio del Trabajo y su liderazgo parcializado y comprometido con el Modelo Neoliberal de Santos y la concepción oportunista de empleadores para sacarle ventajas a las decisiones del Gobierno, afortunadamente vienen dando origen a un reencuentro de movimientos sociales, que con el movimiento sindical dentro de ellos, intentamos buscar una respuesta eficaz al clamor y angustia de quienes representamos, ello se expresa en el Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales, que determinó el paro del 17 de marzo, apoyó la gran movilización y paro liderado por la Cumbre Agraria Campesina Étnica y Popular, respaldó el paro nacional el 1 de Junio realizado por FECODE, logrando revisar pretensiones del Gobierno contra los intereses generales del Magisterio, reivindicamos el gran triunfo en favor de la nación con la reversión de Campo Rubiales para Ecopetrol, lucha liderada por la Unión Sindical Obrera y las comunidades que contribuyeron al triunfo de ejemplar batalla, desde las organizaciones sociales se está apoyando la movilización y el paro del sector transportador de carga pesada y se viene trabajando desde lo nacional y regional, para el Gran Encuentro de Organizaciones Sociales y Políticas a realizarse durante los días 8 y 9 de Julio, recién concluida esta Junta Nacional.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio