Inicio > Articulos de Actualidad > LA CVS contra el medio ambiente

LA CVS contra el medio ambiente

Manuel Viloria Rivera, La Piragua, Montería, junio 25 de 2016

Recientemente conocimos que desde el año 2014 existe una Licencia Ambiental, otorgada por la CAR-CVS a la Sociedad Portuaria Gráneles del Golfo S.A. para la construcción de un Puerto carbonífero en la Bahía de Cispata con capacidad para 1480 toneladas anuales.

En primer lugar resulta extraño que haya pasado desapercibida por año y medio la existencia de tal documento. En segundo lugar y, más grave aún, está lo que parece ser tendencia en este País: la feria de licencias ambientales para la explotación minero-energética y obras de infraestructura relacionadas, en territorios protegidos por las autoridades ambientales por su importancia estratégica desde el punto de vista biológico.

La Licencia Ambiental de que tratamos, fue otorgada por la CAR-CVS mediante resolución 2-0616 del 23 de diciembre de 2014 (Consúltela en este link: http://www.cvs.gov.co/jupgrade/imag...) y en ella se plantea que el proyecto tiene como objetivo el manejo de gráneles sólidos, en este caso principalmente carbón, para importación y exportación, en una cantidad promedio de 1480 toneladas por año.

De no ser por lo que dice la misma licencia a continuación, estaríamos hablando de un proyecto que probablemente beneficiaría al departamento, sin embargo “Del total de área del predio del proyecto portuario, 7,5 hectáreas se encuentran en el área del Distrito Regional de Manejo Integrado de la Bahía de Cispata (DRMI), que representa el 0.03% de la extensión del DRMI El 33.82% de este terreno se encuentra dentro del Área de Influencia Directa continental (AID), que corresponde al 31 80% (7 26 ha) en Zona de Producción y un 3 02% (0 69 ha) en Zona de Preservación, según la zonificación del DRMI de Cispata” (C.V.S Resolución 2-0616)

¡Se otorga licencia ambiental para un proyecto que, prácticamente en su mitad, se encuentra ubicado en el Área de Influencia Directa Continental de la Bahía de Cispata, zona considerada una de las más protegidas del País! La gravedad de este asunto radica en lo siguiente: en el aparte de Usos y Actividades Prohibidas en el DMI, del Plan de Manejo Integral del Distrito de Manejo Integral (DMI) de la Bahía de Cispata se estipula que están prohibidas todas las “Obras de infraestructura de alto impacto sobre los objetos de conservación del DMI como PUERTOS, carreteras, instalaciones de telecomunicaciones, oleoductos, entre otras, e infraestructura hotelera no acorde con los criterios de turismo sostenible en el DMI” (resaltado fuera de texto)

Resulta previsible además que por el uso que se le dará al puerto, transporte de gráneles sólidos particularmente carbón, se terminen violando además otras prohibiciones del Plan de Manejo Integral, relacionadas con el vertimiento, tratamiento y uso de productos químicos y otras sustancias peligrosas para el frágil ecosistema del lugar, amén de las probadas repercusiones que en la salud humana trae el manejo del carbón.

Como siempre cuando se trata de estos asuntos, desde la CAR-CVS se arguye la existencia de estudios que prueban la viabilidad medio-ambiental del proyecto portuario, sin embargo lo que este asunto plantea, nuevamente, es la discusión sobre si la voracidad del capital, las pretensiones gobiernistas de posibilitar la inversión de capitales en nuestro territorio y en general la visión neoliberal de lo que es el desarrollo económico, se seguirá imponiendo incluso sobre la necesaria protección de nuestros recursos naturales no renovables, de nuestros ecosistemas, únicos e invaluables, y en general de nuestra biodiversidad que se constituye en una de nuestras más grandes riquezas.

La lectura de la resolución que otorga la Licencia Ambiental para este proyecto y del Plan de Manejo Integral del DMI Bahía de Cispata, no deja lugar a dudas sobre la incompatibilidad de tal proyecto portuario con el ecosistema sobre el cual se realizará. En esta etapa de la historia de la humanidad, ningún proyecto por mucho desarrollo que nos traiga, y aquí aún está por discutir qué tanto beneficiaría este Puerto a los cordobeses, debe realizarse poniendo en peligro los ecosistemas y la biodiversidad, se lo debemos a la naturaleza, nos lo debemos por tanto a nosotros mismos.

Esperemos que o bien las autoridades tomen conciencia en este asunto, o bien se genere un movimiento ciudadano de indignación que provoque la revocatoria de la licencia ambiental para el puerto en cuestión.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio