Inicio > Tribuna Magisterial > LA REFORMA PENSIONAL QUE SUPRIME EL RÉGIMEN ESPECIAL DEL MAGISTERIO

LA REFORMA PENSIONAL QUE SUPRIME EL RÉGIMEN ESPECIAL DEL MAGISTERIO

“Implementación de una reforma a los regímenes especiales de pensiones para maestros, las fuerzas armadas, y otros grupos que reducirán el déficit actuarial de estos regímenes y aumentarán los ahorros adicionales de dinero. El déficit actuarial del régimen para los maestros se reducirá al menos en una proporción similar a aquella propuesta por el gobierno para el régimen general”1


Que se nos presente, por parte del presidente de Fecode, la inclusión del artículo 16 en la ley 797(que reforma la ley 100/93), como “Una buena noticia” y como algo que debamos celebrar para corroborar los resultados de la nueva táctica de la Federación, no pasa de ser un chiste de mal gusto.

A pesar que la ley 797 de enero de 2003 que reformó la ley 100 de 1993 no derogó el artículo 279 que exceptuaba de su aplicación a los regímenes especiales, es indudable que su contenido no deja dudas en relación con las pretensiones del gobierno en materia pensional.

De hecho la mencionada norma establece que el Sistema General de Pensiones que allí se consagra, se aplicará a todos los habitantes del territorio nacional; que serán afiliados en forma obligatoria al Sistema General de Pensiones creado por la Ley 100 de 1993, y se regirán por todas las disposiciones contenidas en la ley 797, para todos los efectos, los servidores públicos que ingresen a ECOPETROL, a partir de la vigencia de la misma; que quienes ingresen por primera vez al Sector Público en cargos de carrera administrativa estarán obligatoriamente afiliados al Instituto de los Seguros Sociales, durante el mismo lapso; que, en todo caso, el monto de la cotización mantendrá siempre una relación directa y proporcional al monto de la pensión.

También establece la ley que la tasa de cotización se liquidará sobre todos los factores salariales y se incrementará del actual 13.5% hasta el 15.5% en el año 2006, pudiéndose incrementar en otro 1% adicional en el 2008; que de esos aportes, cada trabajador deberá pagar el 25%; que los afiliados que devenguen más de 4 salarios mínimos continuarán con el aporte adicional del 1% destinado al fondo de solidaridad pensional; que la edad para obtener la pensión de vejez es de 55 y 60 años para mujeres y hombres respectivamente, la cual se incrementará a 57 y 62 a partir del año 2014; que las semanas cotizadas pasarán de 1000 a 1300 (26 años) a partir del 2015; que no hay compatibilidad entre salario y pensión y que el monto mensual de la pensión de vejez, a partir del 1° de enero del año 2004 es la resultante de una enrevesada fórmula que conduce a su reducción de la misma a las fronteras del salario mínimo2 .

La tacada del gobierno en materia de pensiones para el magisterio es a dos bandas:

Por un lado tiene las facultades contempladas en el artículo 16 de la ley 797 donde establece que “El régimen pensional de los miembros del magisterio, será regulado por Ley”; mandato que adquiere toda la dimensión impositiva si se tiene en cuenta el acuerdo firmado con el FMI el 16 de enero del presente año, en el sentido de que a 30 de junio tienen que estar abolidos los regímenes especiales de pensiones, entre ellos el del magisterio.

Por el otro, en la puja en el Congreso por la aprobación del referendo uribista, terminaron por introducir en el Artículo 8° una ‘transición’ que les permitió salvarse al 90% de los actuales congresistas, pero que definitivamente, a partir del 31 de diciembre del año 2007 elimina en Colombia los regímenes especiales, cualquiera sea su origen. Estableciendo además, que a partir de la vigencia de el referendo, nadie en Colombia podrá obtener una pensión a una edad distinta de la establecida en la ley que regule el régimen general de pensiones y congelando de paso, durante dos años a partir de la vigencia del referendo los salarios y pensiones que estén por encima de los dos salarios mínimos.

Es decir, que el artículo 16 de la ley 797, lo único que hace es blindar la posición del gobierno en relación con su decisión de abolir el régimen especial del magisterio, pues, ante la eventualidad del hundimiento del referendo, queda la facultad para una nueva ley otorgada por este artículo.

En todo caso, las cartas están echadas en relación con las pretensiones del gobierno en materia del régimen pensional de los maestros. A este respecto, el proyecto de ley contenía el otorgamiento de unas facultades al Presidente para que en un lapso de seis meses legislara sobre los regímenes especiales con unos criterios en virtud de los cuales todo el régimen de los maestros quedaba idéntico al régimen general. Los parámetros que estaban puestos en el proyecto de ley conducían a aumentar la edad; incrementar los aportes; bajar las tasas de reemplazo que arrancaban en un 55% del promedio salarial de los últimos 15 años, bajando con ello las pensiones en mas del 40%; modificar el régimen de sustituciones pensionales o de sobrevivientes y aumentar las semanas de cotización mínimas para tener derecho a la pensión.

Igualmente, la situación de los pensionados actuales variaba sustancialmente, como quiera que se rompían las reglas de juego en relación con la interpretación de los llamados derechos adquiridos; se variarían las reglas de reliquidación de la pensión, igualando la base de cotización con la base de liquidación y se aboliría la compatibilidad entre pensión y salario.

A principios del mes de diciembre del 2002, se conoció el texto que a manera de capítulo IV sería introducido en la reforma a la ley general de pensiones. Un vistazo a lo que tenía ese proyecto de capítulo, nos da una idea del pensamiento del gobierno en esta materia: Los maestros nombrados después de esta ley se regirían en materia de pensiones por la ley 100/933 ; el régimen de prima media con prestación definida(75% del promedio salarial del último año) de los actuales maestros sólo estaría vigente hasta el 31 de diciembre de 2007, a partir de entonces, la base de liquidación de las pensiones sería el promedio de los factores salariales sobre los cuales se ha cotizado en los últimos 15 años, actualizados anualmente con el IPC; el ingreso base de cotización, incluiría todos los factores salariales aumentando también el monto de la cotización; para tener derecho a la pensión de jubilación, los docentes del sector público vinculados con anterioridad a la vigencia de esa ley tendrían que haber cumplido cincuenta y cinco (55) años de edad y haber cotizado un mínimo de mil seiscientos (1.600) semanas (32 años); la reliquidación de la pensión de jubilación sería con el promedio salarial entre la fecha en que se reconoció y pagó la pensión de jubilación y la fecha en que el docente se retire definitivamente; el aumento de la edad para la pensión de gracia hasta los 55 años y la negación definitiva de su reliquidación; el aumento de las cotizaciones para el sistema de salud y drásticas modificaciones al Fondo de Prestaciones del magisterio, no sólo en relación con el manejo de sus cuentas, sino también en la composición de su Consejo Directivo.

Como se puede apreciar, a estas alturas, no puede haber ninguna duda sobre cuáles son las intenciones del gobierno en materia del régimen pensional de los maestros. Estas y otras cuestiones lesivas aparecerán sin duda en el proyecto de ley que se presentará al Congreso en los próximos meses. Por eso podemos decir que lo que ahora llama la nueva dirección de Fecode “buenas noticias”, sólo significan la prolongación de la agonía por cuatro meses. Queda por esperar, que el magisterio se reponga de su postración y que la mayoría que hoy dirige a Fecode rectifique su rumbo y lo convoque a la batalla por la defensa de los derechos pensionales amenazados en su totalidad.

Notas:

1 Acuerdo de Colombia con el FMI. Metas para completarse en junio 30 de 2003 2 Ver artículo 10 de la 797 de 2003, que modifica el artículo 34 de la ley 100 de 1993. 3 Ver artículo 87 del proyecto de Ley del Plan Nacional de Desarrollo

amorsan - 2010-07-31 10:21:50

Para quien pregunta sobre si el régimen especial termina o no el 31 de julio es importante señalar que las movilizaciones del magisterio en el año 2009 lograron que el Consejo de Estado cambiara su concepto y dijera que el régimen especial del magisterio se mantiene después del 31 de julio de 2010 para los vinculados antes de la expedición de la ley 812 de 2003. Ojalá el gobierno de Santos no resulte diciendo que no se somente a este concepto

pilylara - 2010-07-12 18:14:20

quisiera saber que hay de cierto acerca de un articulo qeu salio en la revista semana acerca del regimen especial de los maestros que dice que terminara el 31 de julio del año en curso espero su respuesta y agradesco su colaboracion

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio