Inicio > Jorge Enrique Robledo > La Corte Constitucional acertó en el fallo sobre la ley de equilibrio de poderes

La Corte Constitucional acertó en el fallo sobre la ley de equilibrio de poderes

Transcripción de la intervención del senador Jorge Enrique Robledo, Plenaria del Senado, 15 de junio de 2016

La otra vez, cuando se mencionó por primera vez el fallo de la Corte Constitucional y había apenas algunas informaciones de prensa, pero no todavía conocimiento del asunto, algunos colegas aquí en el Congreso se despacharon contra la Corte. Y veo que hoy nuevamente lo están haciendo. Que sea esta la ocasión para que invitaros a un debate de fondo después del 20 de julio, porque es muy fácil ensartar un improperio sobre otro sin que se pueda saber qué fue lo que pasó y hasta dónde se están revolviendo asuntos de distinta calidad.

¡La Corte Constitucional, crucificada como lo peor de la historia de Colombia, y todo en nombre de la independencia de las ramas! Yo defiendo esta idea (de la independencia), pero hay que ver el grado de independencia de esta rama (del legislativo). Cuánto quisiera yo oír aquí voces que se rasgaran las vestiduras reclamando cómo este Congreso se somete a punta de mermelada desde tiempos casi que inmemoriales. Porque el debate que aquí se está planteando no es de poca monta.

Tuve ocasión de asistir a una audiencia en la Corte Constitucional en relación con este proyecto del equilibrio de poderes y dejé allí mi constancia señalando que rompía el sistema de separación de poderes establecido en la Constitución. Dije en esa audiencia que en Colombia la poca democracia existente tiene como uno de sus fundamentos la separación de los poderes, Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial. Y planteé que la reforma rompía el equilibrio porque el Consejo de Gobierno Judicial estaba diseñado para ser avasallado por el Ejecutivo y por el Legislativo. Y que como el Legislativo está sometido al Ejecutivo, el Consejo de Gobierno Judicial estaba en últimas sometido a la férula del Presidente de la República, en este caso el doctor Juan Manuel Santos.

Ese fue mi alegato, de un humilde arquitecto de profesión, dando su punto de vista en la Corte Constitucional. Que el Consejo Superior de la Judicatura puede ser reemplazado, eso ni lo discuto, ni voy a defender una u otra actuación equivocada de los jueces de la República. No hay un juez en Colombia que actúe en representación del senador Jorge Enrique Robledo y eso me libera de cualquier suspicacia. Pero el hecho de que una cosa esté funcionando mal o que se le puedan señalar decisiones equivocadas no autoriza a romper el sistema de separación de poderes, porque el Consejo Superior de la Judicatura se había podido corregir en sus funciones o en los actos de sus miembros. Como lo decía un obispo: cuando el cura párroco no funciona, no hay que quemar la parroquia, sino cambiar al cura.

Pero se tomó la opción de hacerle una reforma profunda. Y eso podía ser, pero sin llevarse de calle la separación de los poderes. Porque a mí no me van a decir que en un Consejo de Gobierno Judicial, en el que cuatro de nueve miembros los controla automáticamente el Ejecutivo —el gerente de la Rama y tres asesores más, con una serie de poderes reales y otra más de poderes prácticos—, se está manteniendo el sistema de separación de poderes. Y menos si el Consejo puede sentar en sus deliberaciones a tres ministros, —los dueños de la longaniza, los dueños del poder el Estado, los voceros del Presidente de la República—, y al jefe de Planeación Nacional. Y me dicen que eso mantiene incólume el sistema de separación de poderes. Me da pena, pero este arquitecto no cree en eso, porque la realidad me muestra que no es cierto.

Pero si además miramos las funciones del gerente de la Rama, vemos que es una especie de sátrapa controlando a los jueces de la República en sus decisiones y organizando el presupuesto y determinando cómo se gasta el presupuesto. Entonces, cualquier cosa podrá decirse de la Corte Constitucional, menos que no actuó en salvaguardia del sistema de separación de poderes. Es lo que pienso yo, es mi opinión y fue lo que dije en la Corte Constitucional. Entonces pido que hagamos acá un debate con cuidado, lástima que no se hizo, y propongo que sea el propio 20 de julio, para que quienes están crucificando a la Corte tengan el tiempo suficiente para exponer sus argumentos, como también quienes creemos que esa reforma rompió el sistema de equilibrio de poderes.

A la gavilla contra la Corte se han sumado los medios de comunicación, que solo invitan a opinar a quienes estén contra ella. Sobre el tema publiqué un artículo en el diario La Patria hace meses, hablé en la Corte Constitucional, di conferencias en las universidades y ningún medio de comunicación llamó al senador Robledo a preguntarle cómo era la cosa.

¿Es de poca monta establecer en la reforma que el criterio principal de funcionamiento de la Justicia es la eficiencia reclamada por el Banco Mundial y por don Luis Carlos Sarmiento Angulo? ¿Es un asunto de menor cuantía que ese sea el criterio fundamental para los jueces a la hora de decidir? No me voy a ir más largo en esto. Simplemente dejo señalado que aquí hay que hacer un debate.

Y me alegra mucho ver al Congreso de la República reclamando la independencia de los poderes. Ojalá se aplicara ese reclamo aquí en el funcionamiento de esta Institución. Porque si algo es lamentable en Colombia, es la manera como todos los presidentes de la República han sometido a este Congreso mediante la mermelada y la coacción burocrática. Y lo único de los tres poderes que no controla hoy el gobierno nacional es la Justicia, con todos los problemas que pueda tener. Y cuando quieran, senadores, me uno a los análisis que haya que hacer sobre cómo corregir a la Justicia y cómo impedir que haya un gobierno de los jueces y qué se debe hacer si no hay Consejo Superior de la Judicatura.

Pero ojo, que ese proyecto rompía la espina dorsal de la separación de los poderes no hay ninguna duda. Y aquí entiendo yo, es de universal aceptación que el sistema de equilibrio de poderes es columna vertebral de la Constitución de 1991 y que no se puede modificar sino por Asamblea Nacional Constituyente. Lo ha dicho la Corte Constitucional. Pero bueno, si eso no es cierto, pongámonos de acuerdo y establezcamos que el Congreso de la República, sin Asamblea Nacional Constituyente, puede romperle el espinazo a la Constitución. Pero no crucifiquemos a la Corte, cuando ella simplemente está saliendo en defensa de la separación de los poderes. Este es el punto que quería plantear e invito a todas las bancadas a fijar posición.

Y no saben cómo me alegra sentirnos solos los del Polo Democrático Alternativo hablando de estas cosas en este Congreso. Porque aquí no puede seguir haciendo carrera que cada problema del país se resuelve dándole más poder al Presidente de la República, dándoles más poderes a los grandes poderes económicos para poder seguir haciendo de la Constitución un engendro cada vez más neoliberal. Y en este caso, arrodillando a los jueces bajo la férula de ser sancionados o destituidos por un súper gerente que actúa en nombre del Presidente de la República.

Les solicito a todas las bancadas que nos pongamos de acuerdo para que después del 20 de julio vayamos a un debate a fondo sobre este tema, cada uno con sus documentos, cada uno con sus razones. Y analicemos en detalle con qué reemplazar al Consejo Superior de la Judicatura, cuáles son los poderes de ese Consejo de Gobierno Judicial, cuáles son los poderes del súper gerente, y digamos si nos interesa que haya o no independencia de los poderes. O lo que le pasa a este Congreso es que está muerto de la envidia porque todavía alguien en Colombia es capaz de decirle que no al jefe del Estado, cosa que muy rara vez ocurre en el Senado y en la Cámara de Representantes.

Los demás temas también podemos discutirlos, no me niego a discutir nada. Las enmiendas no sé si sean las que se están tomando. No voy a entrar en debate si lo que deba hacerse entonces es definitivamente archivar esa ley, que entiendo que está golpeada de muchas manera, la ley estatutaria. O si, por el contrario, lo que hay es que mirar qué se hace con ella. Porque las cosas hay mirarlas con despacio, no resulte que al final terminen siendo peores de lo que ya están.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio