Inicio > Articulos de Actualidad > La concesión del alumbrado público en Cartagena: otro negociado más gracias a las (...)

La concesión del alumbrado público en Cartagena: otro negociado más gracias a las privatizaciones

Leonardo Jiménez Molinello, Investigador de Cedetrabajo Capitulo Cartagena, enero 11 de 2014

Con la Celebración del Contrato N.93333869 de 1998 entre la Alcaldía de Cartagena y la Unión Temporal de Energía, Suministro, Montajes y Construcciones S.A, (ISM S.A) y Electroconstrucciones LTDA, se entrego en Concesión el suministro, expansión, reposición, operación, mantenimiento y administración del sistema de alumbrado público en Cartagena a un operador privado, con el fin de convertir lo que era un servicio público esencial en un gran negociado.

Este contrato fue modificado inicialmente por un otro si suscrito en Noviembre de 1998, el cual le incorporo mejoras sustanciales a las ya inmensamente favorables condiciones contractuales que gozaba el concesionario privado de este sistema.

En efecto, según un Informe de Auditoría especial elaborado por la Contraloría Distrital en Noviembre de 2014, se señala cómo se introdujeron cambios transcendentales en este contrato, como por ejemplo, la clausula decimotercera que se refiere a la retribución del operador, en donde se estableció como obligación del distrito que mensualmente este le retribuirá el costo económico del suministro e instalación de las nuevas luminarias al contratante, que cuando inicio la concesión el distrito contaba con 29.319 luminarias y hoy en día son 39.208 luminarias, lo que en realidad significa una infraestructura financiada con los impuestos de los cartageneros.

Y a pesar de ello, el aumento en la expansión en el sistema de Alumbrado público en estas casi dos décadas es de un 35%, es decir, absolutamente insuficiente para las ingentes necesidades de la ciudad. De igual forma, la operación y el mantenimiento del contrato de concesión se financian también gracias a este otro si, por la vía del recaudo del impuesto de Alumbrado Público, eximiendo al “eficiente” operador privado de realizar ningún tipo de inversión, en otras palabras, mejor negocio imposible.

Como si esto no fuera poco, este contrato que originalmente fue definido en su clausula trigésima como de cuantía determinada, la cual estipulaba que para los efectos fiscales, el valor del presente contrato en materia de repotenciacion de las luminarias y de expansión no podía superar los $8.500.000.000 en el primer año y para la operación y mantenimiento no podía exceder los $1.400.000, es decir, un negocio avalado por la no despreciable suma de $9.900 millones.

Gracias a este otro si, terminó siendo de cuantía indeterminada, lo que permite que todos los recursos que ingresan por concepto de impuesto alumbrado público terminen en las arcas del concesionario.

Con el agravante, que al examinar el flujo financiero de esta concesión en el 2013, encontramos que el recaudo proyectado se determinó para que fuera de $117.195.204.279, sin embargo el recaudo real -que es lo relevante- fue de $25.732.747.299, esto es una diferencia de $91.462.456.980.

Esta desviación o más bien manipulación, se origina en la proyección del recaudo con base a un Índice de Precios del Consumidor (IPC) del 18,1%, tal como lo indica la Contraloría, cuando en ese año esta variable se ubico en 1,94%, además desde la década de los años noventa el país nunca ha tenido una inflación en estas proporciones, ocasionado en ultimas con esta astucia que se le dé patente de corso a los recortes en recursos fundamentales como son los programas en expansión por parte del concesionario del alumbrado público, el cual tenía asignado un rubro de $5,366.401.097 millones en 2013 y la inversión real en ese año fue simplemente de $727,587, 989 millones.

Afectando igualmente a la Tasa interna de retorno que debe ser obtenida en los 20 años de vigencia de este negociado y abriéndole a su vez la posibilidad de una prórroga automática del mismo, dado que no se ha alcanzado las ganancias esperadas por el operador.

Todo esto en el marco de un aumento en las tarifas de en un 246.58% en los corrido de los 15 años de esta concesión, además de un alza en el recaudo del 459,71%, tal como lo indica un informe de la interventoria de este contrato, que se refleja en la actual situación del estrato 1 en Cartagena, el cual a pesar de tener 4.150 usuarios de este servicio, cancela una tarifa media de $17.419, cuando antes de la privatización este estrato de manera íntegra estaba exentos del pago de esta servicio. En conclusión, podemos señalar que esta Concesión del Alumbrado Público en Cartagena, no es más que otro Negociado más gracias a las Privatizaciones.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio