Inicio > Tribuna Magisterial > La justeza del paro del magisterio versus la desfachatez oficial: Que el gobierno, en vez de (...)

La justeza del paro del magisterio versus la desfachatez oficial: Que el gobierno, en vez de amenazas, aporte soluciones

Oscar Ruiz, Bogotá, abril 24 de 2015

Ha sido cínica e intimidante la respuesta de Santos y Parody a las exigencias del magisterio. Los abanderados de la consigna de “Colombia, la más educada” se niegan a negociar el pliego de peticiones presentado en febrero y a cumplir acuerdos ya pactados. De manera mentirosa se desinforma sobre la situación laboral de los docentes y sobre la educación pública.

La ministra ha manifestado que no sabe qué quieren los maestros. Según ella, las condiciones son favorables y la generosidad del gobierno ha sido manifiesta. Veamos algunos aspectos generales.

Para nadie es un secreto que el sueldo de los profesores en Colombia es de los más bajos. Un reciente estudio de brecha salarial elaborado por la Universidad Nacional de Colombia concluye que el ingreso de los docentes está en promedio 28,3% por debajo del resto de profesiones. En la negociación, el gobierno solo propone una nivelación salarial del 10% a cuatro años. ¿Dónde queda el 18,3 % restante? Ojo, que no falte el despistado que crea que ese 10% es lo que se está proponiendo para este año, ya que para el aumento anual aún no hecho para el 2015 el gobierno propone un irrisorio 3,66%. La ministra hace alarde de un 2% adicional otorgado entre el año pasado y este. Lo que no dice es que es tan solo una bonificación, que no constituye factor salarial, y que fue decretado tan solo para docentes pagados con el Sistema General de Participaciones y no para los de Recursos Propios, que solo en Bogotá representan alrededor de siete mil.

En el tema de la evaluación, el caso no es mejor. Con base en el Decreto 1278, aplicable a los docentes que ingresaron a partir del 2003 a la carrera pública, se han impuesto una cantidad de evaluaciones de carácter punitivo y destitutivo, a lo cual se ha opuesto el magisterio. Fecode ha planteado que en busca de la calidad educativa, las evaluaciones deben ser diagnósticas, autoevaluativas y correctivas. El ascenso no puede depender de una evaluación diseñada, como lo demuestran los hechos, para que menos del 20% de quienes se presentan la apruebe. En las movilizaciones del año 2014, el gobierno se comprometió a cambiar este modelo por uno que contemple como elementos centrales la experiencia, los estudios y la producción académica. ¿Quién puede negar que estos tres elementos no estén relacionados con la calidad de los docentes y que de esta manera se estimula la formación y actualización de los mismos?

Se dice con desfachatez que a los docentes el problema de la calidad no les interesa, que solo están por el sueldo. En el pliego y las exigencias no solo de ahora, sino históricas se han presentado propuestas frente a la política educativa y se ha hecho un permanente llamado a generar mayor inversión en infraestructura, dotando a las instituciones con recursos materiales y didácticos que hasta ahora en muchas partes siguen siendo inexistentes. Se le ha demandando al gobierno respetar la autonomía de los docentes, garantizar el preescolar de los tres grados y que deje de ser un asunto privado, resolver de una vez por todas el lío del hacinamiento y la relación de número de estudiantes por docente, entre otros aspectos. Es el Estado el que debe garantizar las condiciones óptimas para que todo lo anterior sea realidad en aras de la calidad.

Sobre la jornada única, el magisterio ha sido enfático en señalar que está de acuerdo, pero no como Santos la propone, improvisada, sin realizar una inversión efectiva en la construcción de instituciones y en ampliar la planta de personal. De lo contrario se le esta mintiendo al país.

Se debe hacer un llamado al magisterio colombiano a redoblar esfuerzos, a cerrar filas junto con la comunidad educativa y decididamente batallar en defensa de la educación pública y de todas las condiciones necesarias para que esta sea de calidad. No más amenazas al gremio docente. Que el gobierno, en vez de baladronadas, aporte soluciones.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio