Inicio > Articulos de Actualidad > La recolonización

La recolonización

José Arlex Arias, La Verdad, Cartagena, octubre 20 de 2014

De verdad, se veía chistoso el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, tratando de ataviarse de indígena, optando por llevar dos mochilas cruzadas mientras lucía los jeans de la civilización gringa, en medio de dos aborígenes. Pero fue aún más risible verlo tartamudear el nombre de dos pueblos indígenas, sin que le haya salido siquiera un murmullo. Fue su gran testimonio para conmemorar con nuestros indígenas el “Doce de octubre”, fiesta de la raza para los colombianos, día de la invasión española al territorio americano, para el expresidente venezolano, Hugo Chávez.

Es que con el presidente Santos todo es un contrasentido en relación con la defensa del interés nacional. Será la historia quien lo calificará; es posible que lo “salve” su objetivo de buscar la paz, que más que un propósito nacional, se ha venido descubriendo que es una necesidad de los Estados Unidos, que de forma pragmática, de frente, como lo hacen con las invasiones y agresiones, por medio de una carta del vicepresidente, Joe Biden, y luego por voz propia del mandatario universal, Barack Obama, le ordenaron a Santos llegar a un Acuerdo de Paz, ya que necesitan a nuestros soldados para llevarlos como “carne de cañón” a las invasiones que realizan en Medio Oriente para, a través de sus multinacionales, tomar posesión, de diversas formas, de los recursos naturales y materias primas de esa región.

Causa hilaridad verlo hablar de nacionalismo o defensa de la patria, cuando con cinismo y desafiando a la Nación, un doce de octubre de 2011 firmó otro de los mecanismos de anexión neocolonial más perjudiciales para Colombia, como son los Tratados de Libre Comercio, en este caso con Estados Unidos. No es que produzca urticaria relacionarnos con otros países; no, es que dicho Tratado se acordó en contra de los intereses nacionales, regido por asimetrías, sin respeto ni beneficio mutuo; por eso Colombia no obtuvo mejores condiciones para su desarrollo. Con este Tratado se está demostrando que Colombia pierde en la industria y el sector agropecuario y su aparato productivo se encuentra rezagado, dependiendo cada día más de las importaciones de lo que más se consume.

Después de firmado vino el acondicionamiento jurídico del Tratado que entró en vigencia el quince de mayo de 2012; desde entonces este es el balance de ese mecanismo neocolonizador: “El TLC con EE.UU contribuyó en un 234% a la variación de la balanza comercial; desde la entrada en vigencia del Acuerdo hasta junio de 2014, las exportaciones colombianas a EE.UU suman US$36.747 millones, 12% menos que los dos años anteriores a la entrada en vigencia, cuando las exportaciones fueron US$41.340 millones. Los textiles pasaron de aumentar sus exportaciones en un 9% antes del TLC a un -8% en el mismo; el banano: de 12% a -5%; productos industriales: de 2 a -2%; agroindustriales de 5% a -11%; confecciones: de 19% a -8% y la industria automotriz pasó de exportar a tasas del 52% al -6%”, indica un documento de la Central Unitaria de Trabajadores. ¡Chiste cruel: ver a Santos defendiendo a Colombia, cuando ha conspirado contra sus intereses colectivos!

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio