Inicio > Articulos de Actualidad > La salud: de mal en peor

La salud: de mal en peor

Carlos Tobar, Neiva, julio 14 de 2015

El sistema de salud colombiano, está haciendo agua por todos sus poros, que son infinitos. La ley 100 y sus modificaciones posteriores, han afianzado el sistema de aseguramiento de las EPS, un mecanismo de intermediación perverso e ineficiente para los usuarios, a la vez que, una fuente de enriquecimiento para los dueños de las aseguradoras. Su funcionamiento es sencillo: se basa en no prestar o prestar servicios de mala calidad y en no pagar o pagar poquito y con demora a las entidades prestadoras de los mismos, las IPS’s, afectando además a sus trabajadores: médicos, enfermeras… Así, una parte considerable de los pagos que hacen los usuarios –en el régimen contributivo–, o el Estado –en el régimen subsidiado– y en los copagos de algunos servicios y medicamentos, a través del Fosyga, van a engordar las utilidades de estos intermediarios. Los estudiosos del tema calculan que las ganancias obtenidas de esa manera, bordean el 50% del presupuesto nacional anual de salud. Son ganancias, muchas de ellas indebidas, que se alcanzan sobre la base de causar dolor, o incluso la muerte a millones de colombianos que debieran tener garantizado el derecho a la salud.

Al gobierno nacional se le ha explicado en todos los tonos y de todas las maneras que ese sistema no funciona, que está viciado por definición, que debe ser suprimido y modificado por uno sin la intermediación inoficiosa e innecesaria de las EPS, pero como los dictámenes del Fondo Monetario Internacional, regente de los intereses del capital financiero parasitario mundial, son inmodificables, y ellos establecen que el aseguramiento debe ser a través de empresas privadas…, pues así será.

En este gobierno, el de Juan Manuel Santos, se han realizado varias modificaciones a la legislación en salud. Por iniciativa de la Federación Médica Colombiana, se logró que finalmente, con todas las triquiñuelas que un gobierno mañoso como este, el congreso expidiera la ley estatutaria de la salud –que establece la salud como en derecho ciudadano–, que fue aprobada con reforzamiento legal por la Corte Constitucional. A su iniciativa el gobierno intentó sacar adelante una ley ordinaria, para modificar, fortaleciendo el régimen de las EPS’s, que finalmente se hundió en el trámite legislativo. Para salvar su fracasado proyecto de ley el Ministerio de Salud, ha expedido una serie de decretos, que les permitirá a las aseguradoras, entre muchas aberraciones, en un lapso de siete años, sanear sus finanzas, es decir, no obstante todas las tropelías que a diario cometen, durante ese lapso de tiempo y bajo una legislación más laxa, podrán utilizar los recursos de la salud de los colombianos para robustecer sus negocios.

Si alguien se pregunta ¿por qué no le pagan las EPS’s a los hospitales públicos, como el Hospital Universitario de Neiva ‘Hernando Moncaleano Perdomo’, aquí tienen la explicación. La responsabilidad recae sobre el contubernio del gobierno nacional de Juan Manuel Santos (ayudado en el trámite de la legislación por el ‘opositor’ Álvaro Uribe Vélez) con las EPS’, que bajo esa legislación favorecedora de la corrupción (un caso claro es Confamiliar), desaparece en los bolsillos del bandidaje recursos vitales para garantizar la salud y la vida de los colombianos.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio