Inicio > Articulos de Actualidad > Los colegios en concesión , una política privatizadora para reducir el gasto público en (...)

Los colegios en concesión , una política privatizadora para reducir el gasto público en educación

Transcripción de la intervención del concejal Manuel Sarmiento, Bogotá, agosto 16 de 2016

Vigencias futuras para colegios en concesión parten de la premisa falsa de que los colegios en concesión son excelentes. Comparar colegios en concesión con colegios oficiales es un absurdo. En 2015, los colegios privados mostraron una tasa de repetición del 2%, mientras que en los colegios en concesión fue del 3.7%. En los colegios en concesión se está violando la autonomía escolar. Los docentes y directivos docentes de los colegios en concesión están en condiciones inferiores a los de los colegios oficiales. Proyecto no está acorde con el principio de reducir las instituciones privadas en la administración. Alcaldía debe dar a conocer todos los estudios sobre la materia.

El proyecto de acuerdo nace de una premisa a mi juicio falsa: que los colegios en concesión han tenido resultados excelentes durante estos 16 años y cito textualmente. No es cierto, señora Secretaria. Excelentes significa que los colegios en concesión estén entre los primeros puestos en calidad en la ciudad y eso no sucede. Los resultados han sido bastante mediocres de acuerdo con lo que prometió Enrique Peñalosa en su primer gobierno.

Quiero insistir en una idea que planteé en el debate del Plan de Desarrollo y en otras ocasiones. Resulta un absurdo mostrar que los colegios en concesión son excelentes, cotejándolos con los colegios oficiales, porque, insisto, es comparar peras con manzanas. No se pueden comparar ambos tipos de instituciones por una sencilla razón, y es que, según lo señala el estudio de la Universidad Nacional que nos presentó la Secretaria de Educación y que se cita en la Exposición de Motivos, las jornadas en los colegios en concesión tienen una mayor duración que en los colegios oficiales. Allí donde hace la comparación entre colegios oficiales en condiciones similares y colegios en concesión, el estudio de la Universidad Nacional aclara que esos colegios públicos de similares condiciones no tienen la misma jornada que los colegios en concesión y eso ya marca una diferencia abismal.

También es cierto que los colegios en concesión tienen mejor dotación que los colegios oficiales y eso no porque los privados sean grandes administradores, sino porque el Distrito Capital decidió dársela. Cuando la comparación se hace entre los colegios en concesión y colegios que tienen jornadas de similar duración, como son algunos de los colegios privados, pues es evidente que los primeros no obtienen un resultado tan excelente como ustedes los afirman en la Exposición de Motivos.

Comienzo haciendo una aclaración sobre las Pruebas Saber. A mí no me gusta tomar las Pruebas Saber como un indicador, porque las Pruebas Saber y las del ICFES, e incluso las del ECAES en Educación Superior, se basan en la formación por competencias, una visión propia de esta lógica neoliberal de dejar a un lado la formación en conocimientos para enfatizar prioritariamente la formación en habilidades técnicas o prácticas, un tipo de educación que no garantiza calidad. Pero bueno, son las únicas formas para hacer esta comparación.

Cuando uno hace la comparación entre los colegios privados de mejor calidad y los de concesión, los resultados de los colegios de concesión son totalmente malos. No es cierto entonces que tengan excelentes resultados. En el año 2014, por ejemplo, 62% de los colegios privados estuvieron en los niveles superior y muy superior, mientras que apenas el 28% de los colegios en concesión logró estos niveles. No es cierto que hayan tenido entonces excelentes resultados. En 2015, los colegios privados que estuvieron en la categoría de superior y muy superior fueron el 75 %, y los colegios de concesión un 55%.

Miremos otro indicador: la tasa de repetición. En el año 2015, los colegios privados mostraron una tasa de repetición del 2%, mientras que en los colegios en concesión fue del 3.7%. A que me refiero con esto, concejal Cubides. Todos los estudios que ustedes citan comparan los colegios oficiales con los colegios en concesión y, reitero, es comparar manzanas con peras. Pero cuando uno compara los colegios en concesión con los colegios privados de mejor calidad, concluye que se sigue con la misma política, que ofrece educación pobre y mediocre para los pobres y educación de altísima calidad, el objetivo que se debería perseguir para todos los sectores, como un privilegio solamente para quienes tienen capacidad de pago, para quienes pueden pagar matrículas supremamente costosas.

Hay unos estudios que ustedes no citan y a mí parece una grave omisión. Bueno, el de la Universidad Nacional se lo pedí completo a la señora secretaria de Educación, porque ustedes pasan únicamente el informe ejecutivo y me parece importante revisarlo en todos sus capítulos para ver bien la metodología. Pero hay otros estudios que ustedes no mencionan. El año pasado, la Universidad Autónoma de Barcelona publicó uno sobre los colegios en concesión en Colombia y las conclusiones a las que llega son totalmente distintas. Lo voy a detallar en el primer debate, pero señalo ahora lo siguiente: en los colegios en concesión se está violando la autonomía escolar, dice, y los resultados académicos no son tan superiores como los quiere mostrar la Administración. Ese tipo de estudios también deberían mostrárnoslos a los concejales.

Hay otro que ya estoy empezando a revisar, mencionado por el concejal Juan Carlos Flórez en el debate que hicimos sobre el Cupo de Endeudamiento. Me llamó la atención, porque de acuerdo con lo explicado por el concejal Flórez, el estudio señala que no hay la cantidad suficiente de proveedores para garantizar una educación de buena calidad. Ahora, en el listado del ranking que usted nos mostró y que también figura en la exposición de motivos, se ve cómo los colegios que maneja la Asociación de la Calidad Académica, los que maneja el Colegio San Carlos y los que maneja la Universidad de los Andes son los que aparecen punteando, pero ya otros colegios que manejan instituciones no tan prestigiosas aparecen en puestos muy inferiores. Entonces sería importante que también nos muestren otros estudios para saber cuáles son las verdaderas conclusiones.

Resumiría la política de los colegios en concesión de la siguiente manera: es una política privatizadora para reducir el gasto público en la educación. Ahí están las cifras que demuestran cómo la canasta educativa en los colegios oficiales es mayor que la de los colegios en concesión, lo que se explica fundamentalmente porque en los colegios en concesión se deterioran o son peores las condiciones laborales de los docentes, problema que no se soluciona con imponer la obligación en los contratos. Que la duración de los contratos con los docentes sea de 11.5 meses no soluciona el problema.

El estudio que les menciono de la Universidad Autónoma de Barcelona coteja las condiciones laborales en lo relacionado con estabilidad laboral, jornada de trabajo y salarios. Es evidente que los profesores, los docentes y los directivos docentes de los colegios en concesión están en condiciones inferiores a los de los colegios oficiales, y estos últimos no es que gocen de excelentes condiciones laborales. Todos sabemos los enormes problemas que padecen los docentes de los colegios oficiales. Imagínense entonces cómo estarán los profesores de los colegios en concesión.

Y por último, quisiera plantear algunas preguntas de tipo jurídico. Lo primero, sobre el Decreto 1851 de 2015. Según la norma lo establece, además de presentar el estudio de suficiencia, porque para hacer este tipo de contratos debe demostrarse que hay insuficiencia en infraestructura o en planta de personal, se debe expedir una certificación que no he encontrado por ninguna parte. Entonces le pediría el favor de enviarnos copia de la certificación que ya deben tener del Ministerio de Educación.

Otro asunto que ya señaló el doctor Cardozo es que ese decreto incluye el Principio de la Reducción Progresiva de la administración de la educación mediante la utilización de instituciones privadas. Ese principio, como ya lo explicó el concejal Cardozo, y yo estoy totalmente de acuerdo, obliga a que con el tiempo se vaya reduciendo el número de colegios en concesión u otro tipo de modalidades como estas de administración privada de la educación oficial, y lo que se está planteando en este proyecto es todo lo contrario, es ampliar el número de colegios en concesión, lo que violaría dicho principio.

Estoy de acuerdo cuando el concejal Cardozo señala que las vigencias futuras excepcionales que superen un periodo de gobierno solo pueden destinarse a obras de infraestructura, porque la ley y el decreto señalan con toda precisión que para aprobarlas se debe contar con estudios de ingeniería de detalle, obviamente relativas a obras de infraestructura.

Y por último, insisto, los estudios técnicos que ustedes muestran como sustento de este Cupo de Endeudamiento, sobre todo el de Universidad Nacional, no permiten llegar a la conclusión de que se deban mantener los colegios en concesión. El Estudio de Universidad Nacional lo que dice es que la diferencia entre los colegios en concesión y los colegios oficiales se deriva de la jornada y que en la medida en que los colegios oficiales adopten la jornada única se va reducir la diferencia. Pero el estudio no recomienda prorrogar o mantener los veintidós colegios en concesión, como ustedes lo están planteando en este proyecto de vigencias futuras.

En síntesis, hay una diferencia entre la conclusión del Estudio Técnico que ustedes señalan como principal y lo que ustedes proponen en las vigencias futuras, lo que contradice las disposiciones legales que señalan que todas esta vigencias futuras excepcionales deben tener un sustento técnico.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio