Inicio > Articulos de Actualidad > Los guardianes del fuego

Los guardianes del fuego

Gustavo Adolfo Quesada Vanegas, Bogotá, agosto 17 de 2016

Quienes conocemos a Gabriel Fonnegra y hemos recibido sus consejos para lograr una buena escritura, y además hemos leído sus ensayos históricos y periodísticos, de entrada nos encontramos dispuestos a abordar con agrado cada nuevo texto suyo. Solo que no esperábamos la grata sorpresa que nos ha deparado. Los Guardianes del Fuego (Colección Pensamiento Crítico, No 7, 2016) es una novela que narra los avatares de uno de los tantos paros cívicos que han sacudido al país desde las últimas décadas del siglo XX y hasta el día de hoy. El paro cívico es una forma de protesta popular que engloba a la mayoría o la totalidad de los ciudadanos de un municipio o de una región para lograr unos objetivos muy concretos, que el gobierno se niega a resolver. En Los Guardianes del Fuego, la población dirigida por Óscar Fernández y un comité de sus amigos más cercanos y combativos, enfrenta las marrullas del Ministro de Obras Públicas, las compañías constructoras y hasta del Presidente de la república, que al ampliar con doble calzada y mejorar una carretera que conduce al mar desde la región central del país, imponen peajes a la entrada y salida del municipio, para elevar a la ene potencia la rentabilidad, ya de por sí cuantiosa, afectando en grado sumo a los pobladores, en difíciles condiciones económicas. Todo es corrupto: desde la constitución del Consorcio, pasando por la licitación, hasta la adjudicación de la obra, y todo se corresponde con la política de privatizaciones iniciada en Colombia por el neoliberal César Gaviria.

Narrar un paro, hacerlo literatura, ir más allá de la crónica y volverlo un hecho universal, del cual se puede disfrutar, obtener goce estético, pero también aprender, es el reto que enfrentó Fonnegra en su novela. En pocos días el comité de paro compromete a la población, barrio por barrio, al Concejo Municipal, al párroco de la localidad, a los periodistas, a los ricos del pueblo, a los propietarios de las empresas de transporte, y a los educadores y colegios, al tiempo que neutraliza al gobernador y al alcalde, vacilantes, cuando no comprometidos con la política del Consorcio constructor, es decir, aglutina a todos los habitantes. Es soberbia la forma como el novelador, siguiendo los hechos (todo es, no solo verosímil sino fidedigno), va contándonos, paso por paso, cómo se construye un frente único; son también magistrales los capítulos del XI al XIV, en los que describe, con una pluma que articula el ritmo de la narración al desarrollo de los acontecimientos y nos inserta en ellos, la batalla campal contra el ESMAD, entidad policial que tiene la orden de liquidar el movimiento y apresar a Óscar Fernández y a los demás activistas. La derrota de las fuerzas represivas es muestra de que a un pueblo insumiso no lo derrota nadie: Lo que se había sublevado no eran furtivas minorías, como Villarreal lo asegurara, sino la masa, el vulgo, el populacho, la plebe, el paisanaje (p. 212).

Es significativo cómo el comité ni se asusta ni se deja desviar de su táctica por los extremistas y muy política la forma como asegura la victoria con la negociación, luego de haber triunfado, sin caer en las trampas mediadoras y melifluas del Ministro.

En fin, es una novela que se lee y se debe leer de un tirón, porque reúne la excelente escritura, la sensibilidad del artista (nada más el nombre nos sitúa en la poética universal, los guardianes del fuego eran los héroes que mantenían encendida la llama que hacía posible la humanidad), la minuciosidad del investigador, el largo aliento del novelista y para nuestro caso, el compromiso del militante.

El esfuerzo de Gabriel Fonnegra y de la Colección Literaria Juventud Crítica debe ser recompensado y la mejor recompensa para todo autor y toda colección es que sus libros se lean.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio