Inicio > Articulos de Actualidad > Los mitos del empleo, la sana competencia y los precios bajos

Los mitos del empleo, la sana competencia y los precios bajos

Darío Arenas Villegas, La Patria, Manizales, julio 23 de 2015

Bajo la ilusión de generar empleo, promover la sana competencia y fijar precios bajos, desde hace algunos años grandes multinacionales se han apoderado progresivamente del comercio minorista del país y de la región. En Manizales, el grupo Éxito (que incluye a Surtimax, Súper Inter y Carulla), Ara y D1 ya cuentan con 37 sucursales. Para señalar solo un ejemplo que demuestra el ritmo acelerado de crecimiento de estos negocios, la multinacional Ara está a punto de abrir un local en el barrio Fátima y tiene planes de apertura en los barrios El Bosque, Alta Suiza, Villa Carmenza, La Enea y La Sultana.

Frente a los mitos que han posicionado las grandes cadenas comerciales, contando con la complacencia de los gobiernos nacionales y locales, es necesario señalar algunos aspectos del discurso corporativo y oficial que escapan a la verdad. No es cierto que estas tiendas generen mayor empleo. El caso de Marsella, Risaralda es un ejemplo de ello; desde su llegada a este municipio, Ara y D1 han generado 12 empleos, pero al mismo tiempo ocasionaron el cierre de 17 tiendas y pequeños mercados, con lo que se han perdido 30 empleos directos y 20 indirectos. El cierre de supermercados Centrales, la venta de Confa a Mercaldas y la amenaza que sienten cientos de tenderos y pequeños comerciantes, son hechos que dan luces sobre lo que se avizora en el futuro del comercio local.

Tampoco es cierto que la competencia generada por la llegada de estas tiendas sea sana o genere mayor dinamismo en la economía de las ciudades. El objetivo de las multinacionales es adueñarse del sector, sin importar que tengan que vender sin obtener utilidades, como lo demuestran las cifras de la Superintendencia de Sociedades que indican que estas empresas han generado pérdidas en los años en que han operado en el país. D1 tuvo pérdidas en 2011 por 16.500 millones de pesos, en 2012 por 30.000 millones de pesos y en 2013 por 41.200 millones de pesos, mientras Tiendas Ara perdió en 2013, 51.000 millones de pesos. La estrategia fijada por estas empresas es sacar a la competencia con bajos precios y además aplicar tácticas agresivas como ubicarse al frente de otros establecimientos, tal y como ocurre con el Ara ubicado en la calle 50 justo al frente de un supermercado Confa.

Mientras el pequeño comerciante vive de las ganancias de su negocio, estas empresas generan flujo de caja con los enormes ingresos que perciben, con los que impulsan el resto de sus negocios. Esto les permite aguantar pérdidas por varios años, mientras los tenderos o pequeños empresarios, no aguantarían más de un mes sin ganancias por las obligaciones que han adquirido.

La fiebre de las multinacionales ha nublado la mente de los gobernantes y no ha permitido que se mida el impacto de su llegada a la región. La apertura de estas tiendas tiene que estar condicionada a criterios urbanísticos y debe primar la protección y el apoyo a los pequeños comerciantes de Manizales, que no solo jalonan la economía local sino que derivan su sustento y el de sus familias de esta actividad.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio