Inicio > Juventud Patriótica > No es falta de argumentos, es falta de voluntad política

No es falta de argumentos, es falta de voluntad política

Sara Abril, El Espectador, Bogotá, febrero 8 de 2016

Su editorial del 31 de enero, "Mucho abucheo”, criticó duramente mi intervención frente al presidente Santos en la Universidad Nacional. Lamentablemente, la referencia superficial que hicieron sobre mis argumentos demanda de mi parte una respuesta respetuosa que ponga sobre la mesa una versión de primera mano sobre los hechos.

El 28 de enero, los primíparos fueron llevados al auditorio León de Greiff bajo el engaño de ver la película Colombia, magia salvaje. Una vez allí, apareció el presidente Santos junto a la ministra de Educación, Gina Parody, y el jefe del equipo negociador de La Habana, Humberto de la Calle. Hecho enmarcado en el cierre de la universidad y la prohibición de entrar al auditorio para quienes no fuesen primíparos con el propósito de evitar cualquier debate. Todo un sainete aupado por el rector Ignacio Mantilla.

Mi intervención se centró en la crisis financiera que agobia al alma mater, reflejada en un déficit de $2 billones en infraestructura, el cual pretende ser “cubierto” apelando a la perversión de aumentar las matrículas y endeudar a la universidad en cerca de $200.000 millones que fueron recortados de su presupuesto de inversión; critiqué la asfixia a la que se somete a Colciencias, con recortes para el año 2016 de $28.000 millones. También planteé críticas sobre temas como la venta de Isagén y el maltrato hacia quienes se manifestaron durante el paro agrario. ¿Están vetados estos temas en la universidad?

Toda crítica encierra una propuesta. En mi intervención de cinco minutos, propuse la defensa de la educación como derecho, mientras critiqué la visión de la educación como mercancía; en su respuesta de 35 minutos, el presidente Santos jamás planteó compromiso alguno frente a la defensa de la educación como derecho, no por falta de argumentos que sustenten tal necesidad, sino a falta de voluntad política. ¿No defiende este Gobierno la educación con ánimo de lucro? ¿No asfixia financieramente a la universidad pública mientras privilegia el endeudamiento a universidades y familias?

El desespero del presidente ante la protuberancia de los hechos que mencioné lo llevó a interrumpirme para eludir el debate preguntándome si estoy de acuerdo con la paz. Vale la pena decir que apoyo los acuerdos para terminar el conflicto armado con las Farc, pero ello no es óbice para oponerme sin ambigüedad a la política educativa que sumió en la peor crisis de su historia a las universidades públicas.

El movimiento estudiantil en cabeza de la MANE construyó una propuesta de ley alternativa de educación superior, con metas y mecanismos específicos para superar la actual crisis. El presidente Santos se ha negado a discutir las propuestas de los estudiantes. La falta de compromiso del Gobierno con la educación es un asunto de voluntad política. Endilgar dicha responsabilidad a los estudiantes es buscar la fiebre en las sabanas, error en el que infortunadamente incurrió su editorial.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio