Inicio > Jorge Enrique Robledo > “No sólo deben desaparecer las armas, también debemos desarmar el leguaje y los (...)

“No sólo deben desaparecer las armas, también debemos desarmar el leguaje y los espíritus”

Entrevista de agendanoticiosa.com al senador Jorge Enrique Robledo, Tuluá, mayo 21 de 2013

Jorge Enrique Robledo estuvo en Tuluá. El senador del Polo Democrático llegó a la Villa de Céspedes para hablar y fijar su posición en uno de los temas más álgidos del momento: el actual proceso de paz que adelanta el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos Calderón con la guerrilla de las Farc en La Habana, Cuba. En rueda de prensa realizada en la sede del excandidato a la Alcaldía de Tuluá, Miguel Ángel González, minutos antes de su participación en un importante foro en la Unidad Central del Valle del Cauca, el dirigente nacional fue enfático en manifestar su ya conocido apoyo a las negociaciones con el grupo insurgente, pero al mismo tiempo, con claridad y contundencia expresa su desacuerdo en los demás aspectos que tienen que ver con el gobierno Santos, especialmente en materia económica y social.

Una de las preguntas que se le hicieron a Robledo tenía que ver con el proceso de paz, por allí inició el diálogo con el senador del Polo Democrático Alternativo, quien dijo que es importante acabar con la lucha armada y que el monopolio de las armas debe ser exclusividad del Estado. Igualmente, Jorge Robledo habló sobre el referendo por el agro y concluyó refiriéndose a su posible candidatura a la Presidencia de la República, pero es un convencido de que para sacar el país adelante se necesita una gran convergencia nacional. “Yo creo que para sacar a Colombia adelante hay que generar un inmenso proyecto de convergencia nacional donde quepamos todos, unas buenas ideas correctas, honradas, de verdadero progreso para el país, y al mismo tiempo de puertas abiertas”.

¿Cree que con el actual proceso de paz se le está entregando el país a la guerrilla?

“Lo que efectivamente va a suceder y está probado que va a suceder si concluye positivamente el proceso, es que las armas de la ilegalidad tienen que desaparecer. Las Farc van a cambiar su idea de la lucha armada por el respeto a la Constitución y la ley y el sometimiento a la idea que el monopolio de las armas lo tiene que tener el Estado. Tendrán que participar en la lucha política si eso es lo que quieren hacer, como otros ciudadanos, y la ciudadanía será quien decida con quién está o con quién no está. En los acuerdos de La Habana el modelo económico y social del país se mantiene incólume. Yo he insistido en que ese proceso ojalá termine bien, pero allí no se van a cambiar los problemas de Colombia de manera profunda, eso no es cierto”.

¿Por qué apoya la paz pero no está de acuerdo con el Presidente Santos?

Si uno mira los asuntos de la vida nacional y vamos a suponer que son 100 los grandes temas, seguramente Santos no acertaría sino en uno, o sea que tendría un nivel de acierto del 1% por decirlo así. Equivocado en el 99% de las cosas. Es natural que si uno mira las cosas con esta objetividad no puede estar de acuerdo con este gobierno salvo el hecho excepcional que es el proceso de paz, que es en lo único que acierta. Llegados los acuerdos, ojalá que el postconflicto no sea santista, sería el colmo que los colombianos termináramos respaldando un gobierno tan malo como este.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez, quien no está de acuerdo con el actual proceso de paz, ha llamado a la resistencia civil, ¿cuál es su posición frente al planteamiento del jefe del Centro Democrático?

Es natural que frente a un tema tan complejo como este haya voces disidentes, eso no me sorprende ni nos debe impresionar, está cada quien en su derecho de pensar lo que le parezca. Yo no comparto ese punto de vista, yo estoy a favor del proceso de paz pero otros tienen el derecho a expresar su punto de vista. La ciudadanía, con un criterio democrático, balanceará unas u otras opiniones y tomará sus decisiones. Yo quiero insistir en esto: ese proceso está lejos de ser perfecto, hay muchas cosas que se le pueden criticar, muchas cosas qué debatir, a mí personalmente hay cosas que si estuvieran en mí resorte las haría de manera distinta, pero el punto es que llegó la hora de tomar decisiones, cómo vamos a votar sí o no, yo voy a votar sí, porque quiero que esa violencia desaparezca, menos sangre, menos huérfanos, menos viudas, menos destrucción de la propiedad pública y privada siempre será un hecho positivo y si eso se logra con este proceso, pues bienvenido, así sea en el gobierno de Juan Manuel Santos, lo que necesitamos es que esa violencia desaparezca de una vez por todas y para siempre.

¿Este proceso llegó a un punto de no retorno, ya no tiene reversa?

Me da la impresión que no. claro que el pan también se puede quemar en la puerta del horno. Pero muchos hechos me están diciendo que las Farc están por anunciar el punto clave de este asunto, que es que de la misma manera que hace medio siglo tomaron la decisión política de irse a la lucha armada, ahora van a tomar la decisión política de salir se de esa lucha armada y de esa violencia. Aquí enfatizo en ese punto: las armas no se disparan solas, se disparan cuando hay una voluntad política de usarlas. Si las Farc cambian su voluntad política, su manera de pensar y pasan de la lucha armada a la idea de la voluntad civil, esas armas desaparecerían y ese proceso saldría adelante. No se van a arreglar todos los problemas de Colombia, van a continuar otras violencias, van a seguir pasando un montón de cosas, pero si desaparecen varios miles de fusiles y sobre todo la voluntad de usarlos, eso va a ser una muy buena noticia.

¿Hay riesgo de que el paramilitarismo torpedee este proceso de paz?

Los posconflictos siempre son complejos, esperemos que esta vez no suceda, pero es un riesgo que está allí, que está presente. Una de las cosas importantes de estos acuerdos es que el Estado garantice que quienes se acojan a esas políticas no van a ser violentados o asesinados por nadie. Parte del llamado que yo vengo haciendo es que al proceso de paz le falta un paso que es, sé que es difícil, tenemos que llegar al desarme de los espíritus, que es que no solamente desaparezcan esas armas sino que todos nos pongamos, como dicen los computadores, en modo de paz, que sigan las controversias, los debates, las luchas, pero que cambie el lenguaje, que todos nos metamos en la idea de que no solamente deben desaparecer las armas sino que debemos desarmar el lenguaje.

¿En qué consiste su propuesta de referendo por el agro?

Esa no es una propuesta mía exactamente, es una propuesta de las dignidades agropecuarias, yo soy solidario con ellas. Es una propuesta de tipo gremial donde están representados no sólo agricultores y ganaderos polistas sino de todas las vertientes. Una de las cosas bonitas de las dignidades agropecuarias es que usted les pregunta a qué partido o movimiento pertenecen o simpatizan y le sale gente de todos los sectores, por eso es que esa organización es tan fuerte. Ese referendo es muy importante porque a lo que apunta es que en la Constitución quede plasmado que nadie, ningún Juan Manuel Santos ni nadie semejante, podrá seguir destruyendo el agro nacional. La idea es que el Congreso de la República introduzca un cambio constitucional que diga que Colombia tendrá agricultura y ganadería y que no serán los extranjeros quienes sigan decidiendo por nosotros.

Precisamente, a propósito del tema agropecuario, ¿se está cocinando una nueva movilización, habrá paro nacional?

No tengo información, si va a suceder no sería por parte de las dignidades agropecuarias, hablé con su director ejecutivo hace algunos días y me dijo que no. Pero puede suceder, no sería raro en Colombia hay muchos reclamos. Hay una cosa que sí estamos promoviendo, un reclamo ciudadano contra unas inmensas importaciones de etanol gringo que están por entrar a Colombia, etanol norteamericano que remplazaría la producción nacional, la de aquí (Valle del Cauca), la de los ingenios azucareros y eso sería tremendamente pernicioso para el país.

¿No descarta usted la idea de lanzar su precandidatura a la Presidencia de la República?

Numerosos colombianos, gente que es del Polo y gente que no lo es, gentes muy humildes, clases medias, empresarios, vienen diciendo, senador Robledo presente su nombre, no tengo una decisión tomada, he dicho que veo con buenos ojos esa posibilidad pero no he decidido, he puesto una sola condición: esa no sería una candidatura cerrada en el Polo ni cerrada en lo alternativo, ni cerrada en la izquierda, así no me interesa. Yo creo que para sacar a Colombia adelante hay que generar un inmenso proyecto de convergencia nacional donde quepamos todos, unas buenas ideas correctas, honradas, de verdadero progreso para el país, y al mismo tiempo de puertas abiertas. Si ese proyecto se arma bienvenido el pueblo liberal, conservador, Verde, de la U, de Cambio Radical, del Centro Democrático, de lo que sea, me refiero a las gentes que quieran estar en el proyecto, claro, porque no los voy a someter a la pesadilla de venir a Tuluá con el doctor Germán Vargas Lleras, tangan esa tranquilidad que eso no va a suceder, pero en general bienvenida la gente de todos los orígenes, si eso se diere puede suceder que mi nombre esté presente en una candidatura.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio