Inicio > Articulos de Actualidad > Ciencia > Otros mundos. ¿otras vidas?

Otros mundos. ¿otras vidas?

Guillermo Guevara Pardo, Bogotá, abril 27 de 2014

El muy anhelado sueño por encontrar otros mundos donde la vida haya florecido, cada vez es más más posible. Hombres y telescopios, a partir del siglo XX, buscaron profundamente en los cielos y hallaron planetas orbitando diversos tipos de estrellas más allá del Sistema Solar. La lista de los exoplanetas ya casi llega a los dos mil (apenas si ha empezado) desde cuando en 1992 se descubrió el primero girando alrededor de un púlsar, que es un sorprendente cuerpo celeste muy compacto hecho de neutrones, y en 1995 otro orbitando una estrella como nuestro Sol. El número de exoplanetas aumentó gracias al poderío tecnológico de la sonda espacial Kepler, de la NASA, lanzada al espacio en marzo de 2009. El novedoso telescopio logró detectar 706 nuevos planetas en tan solo los primeros 45 días de funcionamiento. La ciencia ha terminado por sacar a la Tierra y a la humanidad del ilusorio centro cósmico y nos ha enseñado que no somos ni tan esenciales, ni tan especiales, ni tan únicos en el universo.

El telescopio espacial, que honra el nombre del astrónomo alemán Johannes Kepler, acaba de descubrir un planeta que es el más parecido al nuestro de todos los hasta ahora encontrados. Lo han bautizado Kepler-186f, está a 490 años luz del lar terrestre, es el quinto y más externo de su Sistema Solar y gira en una órbita similar a la de Marte alrededor de una estrella enana de tipo M, que es más fría y pequeña que el Sol. El periodo orbital de Kepler-186f es de 130 días y aún no se ha calculado su masa. El nuevo planeta tiene un tamaño ligeramente superior al de la Tierra. Está ubicado en lo que se llama la zona habitable de su estrella: un sector del espacio a la distancia adecuada de su astro central de tal forma que la cantidad de calor irradiada permite, se piensa, tener una superficie rocosa y agua en estado líquido. Dos condiciones, entre otras, para que la vida pueda evolucionar.

La idea de la existencia de otras Tierras ya había sido planteada por distintos pensadores siglos atrás, como el filósofo griego Epicuro, que sostenía: “No habrá nada que impida una infinidad de mundos”. Los avances en la ciencia de la Astronomía le permitieron a Giordano Bruno (1548-1600), nacido en Nola, cerca de Nápoles, defender una cosmología aún más avanzada que la de Copérnico. Las concepciones filosóficas y científicas del nolano le acarrearon persecución de católicos y protestantes por toda Europa, hasta que la Santa Inquisición lo condenó a la hoguera en 1600, acusado de herejía. El cuerpo de Bruno ardió en el Campo dei Fiori, en Roma, tras un proceso conducido por el cardenal Roberto Bellarmino, el mismo que llevaría después la acusación contra Galileo Galilei.

Bruno profundizaría la explicación copernicana para proclamar: “Existen asimismo innumerables Tierras que giran alrededor de sus soles, no peores y no menores que el globo nuestro…No hay mente razonable que pueda suponer que cuerpos celestes que pueden ser más espléndidos que el nuestro no posean en ellos criaturas similares o incluso superiores a las que hay sobre nuestra Tierra humana…La Tierra no es más centro que cualquier otro cuerpo mundano…Y algo semejante sucede con todos los otros cuerpos…”. Las revolucionarias ideas defendidas por este titán del pensamiento libertario, ante el inminente final de su vida, lo llenaron de valor para espetarle a sus verdugos: “Es mayor vuestro miedo a pronunciar mi sentencia que el mío a oírla”. El cúmulo de conocimientos que la ciencia tiene hoy en el campo de la exploración astronómica, es un merecido reconocimiento a los pioneros que fueron capaces de no quedarse encerrados en los estrechos límites del mundo que conocían y que se atrevieron a dejar volar su imaginación para soñar con la existencia de otros orbes.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio