Inicio > Articulos de Actualidad > Ciencia > ¿Qué llevó a Nash y a Nirenberg a obtener el ’Nobel de matemáticas’?

¿Qué llevó a Nash y a Nirenberg a obtener el ’Nobel de matemáticas’?

El Tiempo, Bogotá, abril 5 de 2015

Fueron reconocidos por sus estudios en la teoría de ecuaciones diferenciales no lineales parciales.

Jamás escribieron un artículo juntos, pero la labor que hicieron, cada uno por su lado, durante la década del 50 llevó a que se influyeran mutuamente. El estadounidense John F. Nash Jr. y el canadiense Louis Nirenberg fueron distinguidos este miércoles por la Academia de las Ciencias y las Letras con el premio Abel, considerado el ‘Nobel de matemáticas’, por su estudios en la teoría de ecuaciones diferenciales no lineales parciales.

De Nash, de 86 años, el mundo ya ha escuchado antes, no solo por haber recibido el Nobel de Economía en 1994 por su teoría de los juegos, sino porque inspiró la película ’Una mente maravillosa’ (2001), que narra su lucha contra la esquizofrenia.

Desarrolló su carrera en la Universidad de Princeton y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), mientras que Nirenberg, de 90 años, trabajó en el Instituto Courant de Ciencias Matemáticas de la Universidad de Nueva York y en 1995 ganó una Medalla Nacional de Ciencia, el premio más prestigioso de EE. UU. en el campo científico.

En el caso de Nash, las ecuaciones diferenciales lineales parciales que formuló permiten, a partir de un modelo matemático, exponer e interpretar comportamientos del mundo real. En otras palabras, brindan las bases para describir fenómenos de la cotidianidad o fenómenos biológicos o naturales, en términos matemáticos.

Un modelo matemático de este tipo permite comprender cómo funciona cualquier fenómeno en la vida, y también puede predecir los cambios que ocurrirían por la acción de ciertas variables.

En ese orden de ideas, a través de una ecuación se puede establecer, por ejemplo, un fenómeno sencillo como el comportamiento de los fluidos; algo más complejo, como las variaciones de la oferta y la demanda en los mercados, y más complicado, como los cambios demográficos o la movilización de poblaciones.

Para entender la labor de Nash y Nirenberg, Sebastián Morales, físico de la Universidad del Valle, empieza por hablar del cálculo, que viene del latín calculus, que significa piedra. “Es el procedimiento (algoritmo) que me permite conocer las consecuencias que se desprenden de un determinado problema al cual le quiero dar solución: ‘mi piedrita en el zapato’. Por ejemplo, conociendo la posición y velocidad inicial de un cuerpo puedo definir cualquier posición posterior de este, bajo la acción de una aceleración como la de la gravedad (caída libre). Pero esa ‘piedra en el zapato’ puede ser muy grande o tan difícil de quitar que es necesario utilizar herramientas matemáticas más sofisticadas, como lo son las ecuaciones diferenciales”, señala.

Una ecuación diferencial involucra el cambio de una función desconocida en uno o varios parámetros independientes. Si varía solo con respecto a un parámetro independiente, es una ecuación diferencial ordinaria, pero si depende de varios, es decir que es necesario conocer cómo cambia la función en cada uno de ellos, se denomina ecuación diferencial parcial.

“La importancia de estos matemáticos radica en su capacidad de sintetizar la mayor cantidad de condiciones, variables y restricciones en una ecuación diferencial que logrará definir el comportamiento de un sistema específico”, añade Morales. Ejemplos de los trabajos que lograron sintetizar son el flujo sanguíneo y su circulación por el cuerpo humano, una descripción más detallada de los tsunamis y de las condiciones presentes en el tráfico. “El premio no les ha sido otorgado por un trabajo en particular, sino que desde los 50 –cuando coincidieron en el Instituto Courant de Ciencias Matemáticas, en Nueva York– sus trabajos independientes y fructíferas conversaciones han influenciado el trabajo de toda la comunidad matemática”, resalta Alejandro Cárdenas-Avendaño, profesor investigador de la Fundación Universitaria Konrad Lorenz.

El premio Abel, que recibe su nombre en homenaje al matemático noruego Niels Henrik Abel, está dotado con 6 millones de coronas noruegas (un millón de dólares), y les será entregado el 9 de mayo en una ceremonia en Oslo.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio