Inicio > Articulos de Actualidad > Que prime el debate y no las amenazas

Que prime el debate y no las amenazas

Juan Sebastián Padilla, cronicadelquindio.com, Armenia, abril 1 de 2016

El pasado 30 de marzo, el Alcalde Carlos Mario Álvarez dio unas declaraciones en éste diario, donde con ligereza afirma que "desde el municipio se demandarán a las personas que logren generar pánico económico por el cobro de valorización". También insinúa que la crítica fundamentada de los ciudadanos obedece a un sabotaje.

El Alcalde, profiriendo una intimidación, cometió un craso error y pecó de ignorante, puesto que en los conceptos sobre "pánico" que dan las ciencias económicas y el derecho penal no encaja el motivo que alienta la pretendida demanda. Y además, cuando se refiere a la suspensión del cobro en las ciudades de Pereira y Bucaramanga, aludiendo que aquí se está haciendo un copie y pegue, desconoce por completo todo el acervo de explicaciones de tipo técnico, económico, político y jurídico que el COMITÉ CONTRA LA VALORIZACIÓN ha expresado.

Le queda muy mal a Carlos Mario, como dignatario de los armenios, amenazar a quienes critican sus políticas, perseguir la protesta ciudadana y escudriñar en ella pretextos para descalificarla. La crítica debe respetarse como una herramienta para defender el derecho a discrepar y a ejercer una oposición sustentada frente a temas álgidos de la ciudad. Precisamente eso es lo que ha hecho falta en Armenia, el empleo de la crítica, que de vía libre a la contradicción y que invite al debate de ideas y argumentos; no se puede seguir procurando el unanimismo.

La crítica que se ha hecho a la contribución de valorización no ha degenerado en la táctica fácil de la denuncia sin cimientos o en un pasquín acusatorio sin razones claras. Luego no se le puede desacreditar como una acción boicoteadora promovida por malas intenciones o intereses oscuros, o una especie de conspiración contra el Alcalde.

Mucho se ha ahondado sobre los móviles que llevan a rechazar la valorización, cabe mencionar algunos: la contribución castiga el uso residencial del suelo por beneficiar a quienes detentan la tierra urbana como negocio; no hay sustento técnico serio que determine la base gravable; se muestra de forma insondable tanto los factores aplicados para fijar la contribución, como la combinación entre ellos para dar una cifra de pago del tributo; el estudio socioeconómico para medir la capacidad de pago de los contribuyentes fue reemplazado por una encuesta a 1.154 hogares con la modalidad de selección aleatoria; los criterios expuestos para justificar el cobro; la falta de solvencia económica de miles de hogares para responder a la exigencia fiscal; la recaudación de intereses a quienes decidieron financiar su recibo; las faltas graves contra la participación ciudadana en lo relacionado con la representación de los propietarios y poseedores en las decisiones de la Alcaldía y el Concejo; entre otros.

Los elementos planteados por los contradictores no deben ser ignorados, deben ser abordados y considerarlos válidos. El Alcalde tiene que garantizarle a la discusión un ambiente democrático, sin amenazas ni retaliaciones.

De tal manera, es más que justo el plantón citado para el próximo 20 de abril a las 3:00 pm, convocado por propietarios, arrendatarios, comerciantes y sectores sociales, para sentar una vez más el rechazo a la contribución de valorización y reclamar a la administración municipal un mecanismo mas equitativo para financiar las obras que sirva al verdadero desarrollo de la ciudad. La ciudadanía inconforme debe seguir en la labor de organización y movilización pacífica y democrática en respaldo a las acciones que oriente el COMITÉ CONTRA LA VALORIZACIÓN.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio