Inicio > Articulos de Actualidad > Renegociación de los Tratados de Libre Comercio: posibilidad y necesidad

Renegociación de los Tratados de Libre Comercio: posibilidad y necesidad

José Alejandro López, cronicadelquindio.com, Armenia, julio 19 de 2016

Desde las primeras negociaciones para la suscripción de los TLC, diferentes sectores políticos y sociales se manifestaron en contra de tan regresivos convenios, pues avizoraban desde sus inicios las perdidas y desdichas que se vendrían encima para la economía y el desarrollo nacional. No porque la apertura comercial internacional sea un desacierto, sino por la forma tan perniciosa en la que nuestros gobiernos han venido negociando los acuerdos, beneficiando mucho a los extranjeros y nada a los nacionales.

Por tal desfase, sectores como el campesinado, empresariado del campo y la industria, trabajadores, ONG internacionales, organizaciones políticas y personalidades que van desde el Senador Jorge Enrique Robledo hasta el vicepresidente ejecutivo de Tecnoquimicas, Emilio Sardi, han alzado su voz de protesta en contra de las medidas del gobierno y reclaman modificar los acuerdos con el fin de buscar un verdadero beneficio para el país. Pero ¿es posible la renegociación?

El concejal de Bogotá, Manuel Sarmiento, escribiendo sobre el tema, aclara que:

"Por regla general los tratados internacionales son renegociables. Así lo señala la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados en su artículo 39 al disponer que «un tratado podrá ser enmendado por acuerdo entre las partes». Ello se debe a que uno de los principios fundamentales del derecho internacional es el libre consentimiento, lo que permite que los Estados partes se pongan de acuerdo para modificar algunos o todos los artículos de un tratado internacional. (Sarmiento, (sin fecha), Los TLC sí se pueden renegociar." Recuperado de: http://manuelsarmiento.com/los-tlc-...)

Por consiguiente, se evidencia dicha posibilidad de manera expresa, en todos los acuerdos suscritos por Colombia. El artículo 23.2 del convenio con Estados Unidos establece que «las partes podrán convenir cualquier enmienda a este Acuerdo», lo mismo ocurre con los tratados firmados con la Unión Europea y Canadá, por mencionar solo algunos ejemplos.

Adicional a lo anterior, se presenta una facultad trascendental en el marco de la búsqueda de mayores utilidades para la producción interna. La opción de la terminación unilateral de los tratados de libre comercio por medio de la figura de la denuncia se encuentra presente y fue estipulada y aprobada como cláusula contractual por las partes en varios de los tratados ratificados por Colombia. Por ejemplo, en los artículos 23.4, 331 y 2.305 de los acuerdos con Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá respectivamente (Sarmiento, sin fecha).

Es decir que el gobierno sí cuenta con las condiciones, previamente decretadas, para renegociar o, dado el caso, terminar unilateralmente los Tratados de Libre Comercio si llegase a considerar que en el marco de su implementación y desarrollo no representan un rendimiento adecuado para el país. Solo falta que lo reconozca.

Ahora bien, teniendo claro el panorama y la pregunta resuelta, debemos comprender, nosotros, los ciudadanos, los consumidores, la gente de a pie, que la quiebra de industrias, de sectores agrícolas, que la miseria de nuestros campesinos, que el sofisma con el que nos mantienen atascados para asumir aquello de que Colombia no puede ser generadora de altas tecnologías y procesos manufactureros de alta complejidad, que las políticas que han llevado al país a importar lo que nosotros podemos producir, no es un problema ajeno, y que nos corresponde a todos contender por el desarrollo interno, la generación de riqueza y la producción nacional, para apoderarnos de mejores condiciones laborales, sociales, políticas y económicas.

Por lo tanto, organizaciones como: Dignidad Agropecuaria Colombiana, la Central Unitaria de Trabajadores y la Corporación Nacional de Comerciantes de Alimentos, entre otras, están promoviendo un referendo por el agro nacional, que busca proteger la soberanía alimentaria y la dignidad de nuestros campesinos, modificando cuatro artículos de la Constitución Política que afectan directa o indirectamente al sector agrícola. Pretendiendo concretamente la protección y fomento de la producción nacional agropecuaria y el trabajo que de ella se deriva; la renegociación o terminación unilateral de los TLC; y a partir de la promulgación de una Ley de Agricultura Familiar, garantizar a las comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes el derecho a una vida digna, a un desarrollo a partir de formas de economía propia y a conservar y controlar la biodiversidad y conocimientos asociados que se encuentran en sus territorios. (Referendo por el Agro Nacional, 2016)

Por último, cabe mencionar la importancia fundamental que posee el Referendo por el Agro para la región quindiana, máxime por su especial producción cafetera y demás renglones agrícolas que recientemente se han visto disminuidos por las políticas del libre comercio y la falta de apoyo de los gobiernos locales y nacionales.

Personalmente me uniré como voluntario para su promoción y la recolección de firmas. Asimismo, invito a los lectores a sumarse para apoyar esta movilización como uno de los cambios que requiere nuestra economía. Para ello pueden comunicarse con la página de Facebook oficial del referendo: https://m.facebook.com/Referendo-po.... Los campesinos del país se los agradecerán.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio