Inicio > Articulos de Actualidad > Resistiendo la iniquidad

Resistiendo la iniquidad

Libardo Gómez Sánchez, Neiva, agosto 22 de 2016

Los cuarenta y seis mil kilómetros cuadrados más abandonados de Colombia se sitúan en su costado occidental limitando con su antiguo dominio; la república de Panamá; quien tiene la oportunidad de caminar por las calles de los centros poblados del Choco, transitar por las vías intra municipales o navegar por los cauces de múltiples corrientes hídricas que atraviesan la región, alimentados por un abundante régimen de lluvias inevitablemente se tropieza con los malos olores de las aguas servidas que pululan por doquier, la pobreza enseñoreada en sus mil colores: cuatro de cada diez habitantes viven en la pobreza extrema, es decir que no pueden satisfacer varias de sus necesidades básicas para vivir, como la disponibilidad de alimento, agua potable, techo, sanidad, educación, saneamiento o acceso a la información; diecinueve de cada cien niños sufre de desnutrición crónica que ocasiona un retraso en el crecimiento debido a la carencia de calorías y proteínas; en promedio solo doscientos veinticinco hogares de cada mil dispone de agua potable y tan solo el dieciséis por ciento de servicio de alcantarillado; llegar por vía terrestre a Quibdó la capital desde Medellín o Pereira las dos ciudades más cercanas es una odisea de seis o siete horas en un tramo que debidamente asfaltado no requeriría más de cuatro y la accidentalidad ha cobrado la vida de más de un centenar de personas en el último año.

No deja de ser una triste ironía que un territorio provisto de linderos con dos océanos a los que desembocan dos de sus más importantes afluentes viales: el rio Atrato en el mar Caribe y el San Juan en el Pacífico; un subsuelo plagado de riquezas mineras especialmente platino y oro, tapizado en su superficie por una selva tropical abundante en especies florales y maderables, una fauna diversa y bahías dispuestas para organizar el fondeadero de barcos de gran calado, entre otras muchas ventajas naturales; sufra de la vida precaria señalad arriba y de una minería que devasta la copiosa biodiversidad de la región con la complicidad de las autoridades locales y nacionales que amparados en el aislamiento a que han sometido al departamento se hacen los de la vista gorda; a pesar de los continuos reclamos de la sociedad civil, el gobierno se limita a hacer pomposos anuncios sobre inversiones que no se ven, la población agotada del abandono a que han sido sometidos inició un paro cívico que los Colombianos sentimos como propio y que merece todo nuestro respaldo.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio