Inicio > Articulos de Actualidad > Santander nos une, el Plan de Desarrollo nos separa

Santander nos une, el Plan de Desarrollo nos separa

Constancia de Roberto Schmalbach Cruz, Diputado Polo Santander, Bucaramanga, marzo 19 de 2016

Durante el desarrollo del segundo debate en la Asamblea Departamental del Plan de Desarrollo de Santander 2016-2019, el diputado Roberto Schmalbach dejó constancia de su voto negativo al proyecto, por ser contrario a la propuesta alternativa promovida en la campaña política del POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO. Dicha constancia fue radicada durante la plenaria del 19 de marzo mediante el siguiente documento que nos permitimos transcribir.

"El Plan de Desarrollo de Santander 2016-2019, presentado a consideración de la Asamblea Departamental por el Ejecutivo, parte de la misma concepción de desarrollo que ha prevalecido en la orientación económica del país desde hace más de 25 años y ha fracasado estruendosamente en desatascar los factores que impiden alcanzar altos niveles de prosperidad, cohesión social y efectivo disfrute de los derechos de los ciudadanos.

Una propuesta de desarrollo caracterizada por el sacrificio de la producción agraria e industrial y el mercado interno, para fincar las posibilidades del crecimiento económico y resolución de las seculares carencias en educación, salud, vivienda y vida digna de las mayorías laboriosas del país; basada en las azarosas posibilidades del intercambio comercial desigual con el extranjero y un modelo productivo extractivista de bienes primarios - minería y energéticos principalmente – no podían conducirnos a otra situación distinta a la que vivimos hoy de profundo desbarajuste fiscal, desequilibrio en la balanza comercial y crisis recesiva de la economía en todos los órdenes que nos ha llevado a una iniquidad e inequidad que nos avergüenza ante el mundo.

El departamento de Santander no ha sido ajeno a este realidad, la importante aunque precaria base industrial que construyeron con esfuerzos varias generaciones de empresarios y trabajadores Santandereanos ha sido destruida durante estos 25 años sin beneficio de inventario: desde de la metalmecánica y las confecciones hasta los establecimientos comerciales orgullo de la región; así como la producción agropecuaria propia y la del entorno regional emprendida por empresarios agroindustriales nativos en trigo, sorgo, algodón, arroz y maíz, además de la caña panelera; por supuesto los renglones que sobreviven como la avicultura, el cultivo de palma aceitera, el caucho y el cacao, esperan turno para ser sacrificados en el altar del nefasto Libre Comercio impuesto a rajatabla. El turismo, siendo una actividad económica complementaria, no puede ser la palanca de nuestro desarrollo productivo.

Sin embargo, se persiste en esta orientación equivocada, la diferencia estriba sólo en los eslogan que identifican las formulaciones de los planes de desarrollo cada 4 años, tanto en el orden nacional como departamental. Es el caso del proyecto que nos ocupa “Nos une Santander”. Por supuesto, entendemos los condicionamientos de naturaleza legal y fiscal que limitan a los gobernantes regionales y la sujeción a los parámetros exigidos por el Gobierno Nacional; pero el papel de los gobernantes locales no puede simplemente limitarse a ser espectadores pasivos de la ruina de sus gobernados y contemplativos con las causas que las producen.

En correspondencia con esta postura y pese al enfoque de derechos y las estrategias para cerrar las brechas económicas y sociales que enuncia en su presentación el Plan, este Diputado del Polo Democrático Alternativo está en la obligación de señalar que en éste no vemos el interés de priorizar los menguados recursos institucionales y presupuestales para estimular la pequeña y mediana producción manufacturera que aún subsiste en el Departamento y la de los sectores agropecuarios y comerciales, cuyos productores son los principales proveedores de alimentos, empleos e ingresos de los Santandereanos.

En el mismo sentido, valga observar que la pretendida fortaleza económica del departamento, cuarta economía del país según se dice, es explicada por la presencia de la refinación y conversión industrial de los derivados del petróleo en Barrancabermeja y que dada la crisis del sector y la errática posición del Gobierno Nacional de no autorizar el PMRB, esta fortaleza caerá como castillo de naipes y nuestras debilidades saltarán a la vista de todos. Lo mismo puede decirse, guardando las proporciones, si se insiste en negar la modernización y ampliación de Ferticol empresa fundamental para la producción de insumos agropecuarios que hoy se importan a costos altísimos.

Por supuesto, si el Plan no busca modificar el rumbo de la base productiva que hace posible el desarrollo, las demás propuestas, estrategias y metas en cuanto al desarrollo social de infraestructura, cultural y político- institucional tiene el mismo sello, con el agravante de que la crisis fiscal en todos los niveles de las finanzas públicas y la nueva reforma a las transferencias nacionales para educación, salud y saneamiento básico, aparte de la nueva reducción de regalías, van a acrecentar la penuria de estos sectores y los buenos propósitos en la gobernanza del agua y la conectividad de los santandereanos.

Las carencias de la población Santandereana en materia de educación y salud no podrán cambiarse de manera sustancial si, en el primer caso, a la par con los esfuerzos por alcanzar una cobertura universal en todos los niveles educativos, no se mejoran las condiciones laborales y académicas de los docentes, de la infraestructura locativa y la dotación pedagógica y se garantizan condiciones sociales favorables para los estudiantes; en el segundo caso la salud, si no se resuelve la intermediación financiera de las EPS, que ha postrado la red pública hospitalaria y IPS privadas con las deudas por servicios prestados y si no se modifican los determinantes sociales que afectan la salubridad de la población, tales como la producción de agua potable, aseo e higiene públicos y adecuado saneamiento básico, los aspectos puntuales positivos se desarrollaran en vano.

Así también, en infraestructura vial se persiste en hacer posible los desarrollos en las vías 4G formuladas en el Contrato Plan, pero se mantiene el desinterés por dotar al Departamento de una moderna y adecuada interconexión de su red vial terciaria que integre nuestro mercado interno y a este con nuestros vecinos, para facilitar los intercambios productivos. En materia cultural, deportiva y de recreación seguiremos siendo dependientes de las migajas presupuestales del orden Nacional puesto que el retraso económico y la debilidad fiscal del Departamento no posibilitan un salto cualitativo en el desarrollo de estos aspectos cruciales.

De igual forma en cuanto a las facultades que solicita el gobernador para contratar empréstitos: celebración de contratos de alianzas públicas privadas, comprometer vigencias futuras, liquidar entidades públicas, restructurar y modernizar la planta de personal, no se pueden otorgar a plenitud; eso significaría entregar a exprofeso la máxima facultad de control político que tiene la Asamblea Departamental.

Desde luego este Diputado no desdeña ni desconoce las propuestas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida y trabajo de los ciudadanos de Santander y estaré presto a contribuir con mi voto, pese a militar en la oposición, a las iniciativas que en ese sentido aquí se consignan y requieran Ordenanzas o instrumentos legales para su ejecución. Así mismo apoyo todos los propósitos que desde el ámbito institucional se adelanten para alcanzar y consolidar la Paz en Colombia y en nuestro territorio.

En virtud de las anteriores consideraciones anuncio y dejo constancia de mi voto negativo al presente proyecto del Plan de Desarrollo de Santander 2016-2019, con las salvedades y aclaraciones consignadas en el transcurso de los diferentes debates reglamentarios para su aprobación.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio