Inicio > Articulos de Actualidad > Santísimo derroche

Santísimo derroche

Ricardo Eslava, Bucaramanga, febrero 23 de 2015

Al oriente del área metropolitana de Bucaramanga, se percibe imponente la construcción del monumento del Parque el Santísimo, una figura que supuestamente representa al “Gran Santander” y no un Cristo gigante como la mayoría de los informados pensamos, una argucia legal inventada por la administración de Richard Aguilar para burlar las acciones judiciales que demandan garantías para el estado laico proclamado constitucionalmente. Pero la discusión sobre el nombre no es lo prioritario, por el contrario, sí lo es, la falta de prioridades en el uso de los recursos públicos.

La construcción del Parque el Santísimo calculada inicialmente en 45 mil millones por Aguilar, ya alcanza los 60 mil millones, que significan sobrecostos del 33% y que podrían ser mucho más por “actividades imprevisibles”, tal como lo advierte la respuesta oficial de la Gobernación de Santander. http://bit.ly/1vlab59. Semejante inversión debe servir para analizar la falta de prioridades en la inversión pública para el clan Aguilar, al cual le resulta más atractivo invertir en su proyecto de turismo que en las necesidades reales de la región. http://goo.gl/DKBHPM

Los hechos lo demuestran, temas como el saneamiento básico y la protección de fuentes hídricas sufren por la falta de recursos. Según informe de la Contraloría Departamental de 2013, Santander afronta una grave crisis de manejo del agua. En Aguas residuales, el reporte de Plantas de Tratamiento tiene cifras alarmantes, 50 municipios no tienen, 34 registran pero 12 de ellas no sirven o no se terminaron, y las del área metropolitana no tienen la capacidad suficiente. En acueductos, la cobertura urbana es sólo del 80%, sin incluir a Bucaramanga que tiene el 98%, en lo rural estamos en el 70%. No se cumple la protección de fuentes hídricas establecida en la Ley 99 que obliga a dedicar al menos el 1% de los ingresos de cada municipio, al menos el 20% de los municipios de Santander no han comprado una sola hectárea para proteger el suministro de agua para sus municipios, claro muchos de ellos están quebrados, pero para la Gobernación no es importante ayudarlos. La mayoría de municipios tienen simples botaderos de basuras, en lugar de rellenos sanitarios. Las inversiones de Richard Aguilar en estos temas relacionados con el ambiente; muestran una ejecución de 35.293 millones de los cuales “el 48.5% son en recurso agua; 12.8% en recurso suelo; 6.93% en residuos sólidos y en saneamiento básico 31.75%”. El 58% del total invertido a la fecha en el Santísimo.

Al evaluar el Contrato Plan, “la otra obra maestra” de Aguilar Jr., la cosa aún es más descarada. La inversión en vías secundarias y terciarias necesarias para dinamizar la economía interna del departamento no superan los 600 mil millones, menos del 10% del total de recursos de este proyecto, con solo la pavimentación de 90 km de los 900 km intervenidos y una sola rectificación del diseño de vía. El criterio de los Aguilar parece ser repartir por todo el departamento, un km a la entrada de un municipio y otro a la salida. El Banco de maquinaria incluido en el Contrato Plan se pasea por los municipios de Santander al estilo carnaval, unos cuantos días y se va. Así no hay arreglo vial serio que aguante. Con esto la Gobernación le apuesta a mostrar obras que no resuelven los problemas, pero obras al fin y al cabo.

Para quienes justifican la inversión por la importancia del turismo, hay que aclarar que frente a los duros golpes propinados por el Libre Comercio a la industria santandereana, el turismo se convierte en una opción económica que debe aprovecharse. Pero hay que hacerlo bien. Se trata de proyectos que permitan participación de las comunidades impactadas, de pequeños y grandes empresarios; proyectos que fomenten el turismo interno y el aprovechamiento de las maravillas naturales de Santander. El éxito de Panachi es precisamente el imponente Cañon del Chicamocha y el del Santísimo será la bella vista de la ciudad bonita en medio de tanto verde refrescante.

Sin embargo, los proyectos turísticos de los Aguilar están pensados bajo la lógica de utilizar recursos públicos del departamento que jamás regresarán al erario del departamento. La figura jurídica de corporación no permite el retorno de utilidades a las finanzas departamentales. Millonarios recursos en proyectos turísticos que no son propiamente para el disfrute de los santandereanos. O acaso, ¿cuántos pueden pagar los 52 mil pesos de la entrada y los gastos de viaje a Panachi?

La lista es larga, hospitales y colegios casi a punto de caer, maestros y trabajadores del sector salud mal pagos y sin estabilidad. Y podrían sumarse muchas cosas más importantes que gastar 60 mil millones en otro proyecto de esos, y mucho menos los 3.500 millones en un monumento suntuoso, llámese Cristo o Gran Santander. A todas luces hay otras prioridades en Santander.

Richard Aguilar sabe que cuenta con los aplausos en apoyo de Santos y de los congresistas de Santander, para mal utilizar las regalías y demás recursos del departamento. Pero como bien dice la frase “por sus obras los conoceréis”, aquí si sabemos que lo que hicieron fue un Santísimo derroche.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio