Inicio > Articulos de Actualidad > Santos somete el país a los dictados del imperialismo. ¡Crece la resistencia (...)

Santos somete el país a los dictados del imperialismo. ¡Crece la resistencia civil!

Tribuna Sindical de Caldas, Manizales, abril 30 de 2015

Los trabajadores colombianos conmemoran el Día Internacional de los Trabajadores, enfrentando al Gobierno de Santos II, el cual, a pesar de la crisis provocada por las políticas neoliberales, dictadas por el imperialismo, a lo largo de 25 años, las profundiza, en perjuicio del trabajo, la producción nacional y la Soberanía.

Al escoger como principal negocio la extracción de minerales, en especial de petróleo, se expuso al país a los vaivenes de la especulación internacional de los commodities, y, al caer abruptamente los precios, se redujeron drásticamente los ingresos del Estado, ya castigados por la desmesurada deuda externa de más de CIEN MIL MILLONES DE DÓLARES (US$100.000’000.000), la revaluación del dólar y la reducción de impuestos a los monopolios. Esto sucede a la par que se postra el agro y la industria nacional con el ingreso masivo y creciente de productos extranjeros, al amparo de los Tratados de Libre Comercio, con las secuelas de quiebras, desempleo y déficit comercial.

El Gobierno Santos II reconoce, cínicamente, que en el Plan Nacional de Desarrollo se han incluido 130 de las 230 exigencias de la OCDE, con la pretensión, entre otras, de adecuar las legislaciones agraria, minera, de comunicaciones, salud y educación, a los intereses del capital financiero internacional y de las trasnacionales. La OCDE y el FMI exigen, para salvaguardar el pago de la deuda y garantizar los negocios de capital financiero, que se aumente otra vez la edad mínima de pensión, se permitan pensiones inferiores al salario mínimo, se paguen salarios mínimos diferentes en el agro, se aumente el IVA y se graven más los salarios. El BID determina la reforma al sistema de Salud, por medio de un crédito de US$250 millones, que se entregará al ritmo en que avancen las reformas a favor de los parásitos intermediarios de la salud convertida en negocio. Igualmente, pretende reformar la legislación agraria para legalizar la apropiación de baldíos, unidades agrícolas y parques nacionales por parte de empresas trasnacionales y de la oligarquía colombiana. Para colmo se pretende enviar a soldados colombianos a los conflictos causados por la intervención imperialista en diversos lugares del mundo. En suma, Santos cumple la indigna tarea de convertirnos en colonia de poderes extranjeros.

La labor cipaya la complementa Santos recortando sustancialmente la democracia formal. A las anteriores regresivas reformas políticas, pretende sumar otra que le faculte para designar los candidatos al Tribunal de Aforados, para así elegir a quiénes han de investigarlo y, de contera, supeditar aún más a las Cortes, y reducir la representación de la oposición en el Congreso al recortar la circunscripción nacional de Senado; busca que en el PND se le otorguen facultades extraordinarias, para implantar a punta de decretos la reformas a la salud, el agro y la educación; convierte, a punta de “mermelada”, a las mayorías del Congreso y a significativos segmentos de la dirigencia social, en comité de aplausos de sus felonías, y, ante los reclamos populares, esgrime la judicialización de los dirigentes con la Ley de seguridad ciudadana de Vargas Lleras, el desaforado ESMAD y la pistola eléctrica TASE.

Pero ante los males crece paulatinamente la Resistencia Civil. En el último año, los sindicatos de los funcionarios judiciales y del Inpec, y los trabajadores del Ingenio Risaralda, demostraron que, mediante la movilización, se pueden vencer las talanqueras legales a los derechos de organización y negociación colectiva, conquistando sendos triunfos. A esto se sumaron los paros nacionales agrario y de camioneros, así como centenares de movilizaciones populares que abarcan desde el rechazo a los abusos de las empresas de servicios públicos domiciliarios, hasta la exigencia de mejor servicio a los monopolios del transporte urbano, tipo transmilenio. En especial, el paro que “si existió” desembocó en la constitución de Dignidad Agropecuaria, unidad de campesinos y empresarios, que enfrenta el libre comercio y exige al gobierno nacional el cumplimiento de los compromisos adquiridos.

En las vísperas del 1 de mayo de 2015, empezó la huelga en Cerromatoso, contra la arbitraria disposición de elevar la jornada a 12 horas diarias; el magisterio inició el paro para exigir el cumplimiento de acuerdos anteriores y defender la educación pública, batallas que nos obligan a desplegar la máxima solidaridad.

Los trabajadores conscientes, además de organizarse y movilizarse por las reivindicaciones propias, deben procurar que las diversas inconformidades confluyan en un solo torrente, que apunte a arrancar de raíz los males que nos aquejan y que impiden que Colombia sea un país próspero, soberano y democrático.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio