Inicio > Articulos de Actualidad > Se avisa al público de la república… que el espacio público se va a acabar

Se avisa al público de la república… que el espacio público se va a acabar

Pablo Andrés Celis Bedoya, Bogotá, noviembre 11 de 2014

Bajo el falso lema de la “defensa de lo público”, ocultan los promotores del neoliberalismo su contemporización con la política de privatización del espacio público. Mientras se desgarran las vestiduras con la recuperación del espacio público persiguiendo a vendedores informales, al mismo tiempo allanan el camino para la privatización de vías, andenes, plazas, parques, todo ello bajo la fórmula mercantilista del “aprovechamiento económico del espacio público”.

Lo que oculta la recuperación del espacio público.

En una de las metas del plan de desarrollo “Bogotá Humana” en su eje 3 “una Bogotá que fortalece y defiende lo público” se plantea "aumentar en un 20% la restitución del espacio público en pro del bienestar, la seguridad y la calidad de vida de la ciudadanía". De cumplirse esta meta, el Distrito contaría con alrededor de 150.000 mts2 de espacio público recuperado, que equivalen alrededor de 7 parques Simón Bolívar.

Lo anterior, aunque pareciera plausible, esconde que tras la recuperación del espacio público se planifica y ejecuta la privatización de los más preciados lugares que cotidianamente usan los Bogotanos para recrearse, hacer deporte o incluso buscarse el sustento diario a causa del creciente desempleo que azota al país.

El departamento administrativo de la defensoría del espacio público DADEP, siguiendo las directrices del decreto 456/13 que regula el aprovechamiento económico del espacio público, ya inició la reglamentación del mencionado decreto mediante la expedición de la resolución 234 del 27 de agosto de 2014 por la cual se establece el “protocolo interinstitucional y fórmula de retribución del aprovechamiento económico del espacio público de Bogotá D.C. – modalidad corto plazo” con la cual el sector privado tiene una herramienta para contratar con el Distrito la utilización de los espacios públicos “susceptibles de aprovechamiento económico”.

El protocolo establece las condiciones para que los particulares puedan hacerse al espacio público, lo que se materializa en el aplicativo SUMA dispuesto en la página web del DADEP, y con el cual se puede simular una cotización de los bienes públicos inventariados como susceptibles de aprovechamiento económico, determinando el costo del mt2 de acuerdo con variables como las “restricciones del derecho colectivo” y las “rentas generadas por el aprovechamiento económico” que incluyen el uso del suelo (sujeto a la especulación inmobiliaria), el tipo de actividad y la publicidad generada. Además, como se trata de una política neoliberal los particulares interesados en el espacio público podrán “contra-ofertar” por él, al mejor estilo de una subasta. Que buena defensa de lo público hace la “Bogotá Humana”, quitarles la posibilidad de goce del espacio público a los ciudadanos para entregárselo cual mercancía a los privados.

Privados al acecho.

Sumado al ya reconocido caso de Bodytech, quien pagó al Distrito 38 millones de pesos por 12 KM de vías y 6700 Mts2 de la plazoleta de la Virgilio Barco, está el caso de multinacional Mcdonald´s en la ciudad de Medellín, quien a través de la realización de la carrera 5k logró cobrar $20.000 por cada uno de los casi 4000 participantes y pudo desplegar todo su potencial publicitario cautivando con el “me encanta” a atletas y espectadores. Ya algunas firmas privadas anuncian otros “eventos temporales en el espacio público” para lo cual necesitaran espacios liberados de todo obstáculo para su realización.

Lo anterior explica la búsqueda incesante de espacio público por parte del Distrito, lo que se ha expresado en los denominados operativos policivos de recuperación del espacio público, los “desalojos pedagógicos” a vendedores (que no son más que un engaño a quienes a sol y agua han forjado un puesto de trabajo) y la reciente expedición de la resolución 250/14 por la cual se georreferencian las zonas especiales en donde, “por razones de seguridad”, no pueden estar los vendedores informales.

En contraste, en algunas de estas zonas especiales podrán estar aquellos particulares que de manera “temporal” paguen por aprovechar económicamente el espacio público. Para poner un ejemplo, la reconocida plazoleta del Ley en Kennedy, donde trabajan vendedores informales y donde se reúnen adultos mayores, hace parte de las zonas especiales georreferenciadas por el DADEP, y al mismo tiempo hace parte del inventario a cotizar en el aplicativo SUMA pues es zona susceptible de aprovechamiento económico.

¿Dejarán los capitalinos privatizar los espacios públicos de los cuáles aún gozan?

Nos corresponde a los verdaderos defensores de lo público no dejar que los espacios públicos que aún gozamos terminen en manos de privados. Evitemos que el día que usted vaya por alguna vía de la ciudad al trabajo o que quiera ir a un parque a hacer deporte o a recrearse en familia no le sea permitido usar esos espacios públicos porque una firma privada lo tiene contratado con el Distrito para su aprovechamiento económico. Que el espacio público de la república no se acabe.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio