Inicio > Articulos de Actualidad > Se mantiene la esencia en la reforma tributaria de Peñalosa, golpear a las capas (...)

Se mantiene la esencia en la reforma tributaria de Peñalosa, golpear a las capas medias

Transcripción de la intervención del concejal Manuel Sarmiento en el debate sobre el proyecto de simplificación tributaria, 23 de agosto de 2016, Concejo de Bogotá

Quedó demostrado como el proyecto de Peñalosa es una reforma tributaria y no una simplificación tributaria. Nueva propuesta solo modifica la tabla y las tarifas de los distintos rangos. Nuevos remiendos no atacan el fondo y el problema estructural del impuesto predial. La base gravable se está calculando de una forma que incrementa el predial sin tener en cuenta la capacidad de pago. Que aumenten los valores del suelo en determinada zona de la ciuda, no significa que aumente capacidad de pago de los residentes. No es cierto que a 1.3 millones de predios se les vaya a reducir el impuesto. El predial para los pensionados debería aumentar solo en el mismo porcentaje en que les aumenta la pensión.

Lo primero, reiterar lo que ya dije cuando la plenaria decidió devolver este proyecto de acuerdo a la Comisión Tercera de Hacienda y Crédito Público. Teníamos la razón cuando en el primer debate demostramos con cifras cómo esta era una reforma tributaria y no una simplificación tributaria, una reforma tributaria que iba a golpear con mucha dureza a las capas medias. Los hechos nos terminaron dando la razón. La prueba reina es que devolvieron el proyecto de acuerdo. Ahora los ponentes están planteando unas modificaciones, reconociendo que la anterior tabla golpeaba con mucha dureza a los contribuyentes. La reversa es importante, porque en política no es lo mismo tener la razón que no tenerla, y, repito, en el primer debate quedó demostrado que teníamos la razón.

Pero la nueva propuesta solo modifica la tabla y las tarifas de los distintos rangos con nuevos remiendos que no atacan el fondo y el problema estructural del impuesto predial. Tasn grave es el problema, que contribuyentes de distintas zonas de la ciudad, y especialmente de barrios de capas medias como Normandía, han venido adelantando protestas por los cobros abusivos, con aumentos que desbordan su capacidad de pago.

¿Cuál es el problema estructural y de fondo que no se está resolviendo?

Tiene que ver sobre todo con la base gravable del impuesto. La base gravable, el avalúo catastral, se está calculando de una forma que incrementa el predial sin tener en cuenta la capacidad de pago de los contribuyentes. Lo que se ha venido haciendo, y lo hicieron también las dos anteriores administraciones, la de Samuel Moreno y la de Gustavo Petro, y lo va a continuar la Administración de Enrique Peñalosa, es aumentar el avalúo catastral con la lógica de la especulación inmobiliaria, aprovechándose del boom inmobiliario que hay en la ciudad, y especialmente en algunas zonas, y el predial se dispara entoces por encima de la capacidad de pago de los contribuyentes. Quiero ser muy claro, y creo que hay un consenso respecto de lo que voy a decir: el avalúo catastral no refleja la capacidad de pago de los contribuyentes. Es muy común el caso de personas con casa en Normandía, cuyos ingresos no aumentan en la misma proporción en que lo hace el avalúo, presionado por la especulación inmobiliaria que allí se viene presentando.

Repito la consigna del Comité en Defensa del Contribuyente: “Mi casa es para vivir, no para vender”. La gran mayoría de los residentes no están en el negocio de la especulación inmobiliaria y que aumenten los valores del suelo no significa que se incremente su capacidad de pago. Así lo muestran las cifras: entre el año 2008 y el año 2016, el avalúo catastral en Bogotá aumentó en 288%, lo que hizo que el recaudo del impuesto predial en el mismo periodo se elevara en 320%. Pero el ingreso promedio por habitante en la capital, en el mismo periodo, apenas aumentó 42%. Lo anterior demuestra que se está violando la capacidad de pago de los contribuyentes, elemento esencial del principio de progresividad.

Aquí todo el mundo ha hablado de que tenemos que reformar el predial para que esté acorde con el principio de la progresividad y resulta que no es así, porque la progresividad depende de la capacidad de pago del contribuyente. A mayor capacidad de pago, mayor impuesto.

Se plantea aquí como premisa que hay progresividad cuando se les aplican las mismas tarifas a los mismos avalúos. No es cierto, como ya lo expliqué, señora secretaria distrital de Hacienda. Puede que haya una vivienda o un predio grande en Normandía cuyo avalúo ascienda a 400 millones de pesos, el mismo de un apartamento mucho más pequeño en Los Rosales, pero resulta que los dos propietarios tienen muy distinta capacidad de pago. Se hace evidente que se viola el principio de la progresividad.

Ya entrando en detalle sobre las propuestas, se está planteando reducir el impuesto, no la tarifa sino el impuesto, a 1.3 millones de predios, por un total de 32 mil millones de pesos, según les oí a los ponentes del proyecto de acuerdo. En promedio, la modificación que están planteando es apenas de 24 mil pesos por contribuyente, prácticamente nada, y ya he planteado cómo el impuesto presenta graves problemas y que hay grandes incomodidades entre la gente.

Las proyecciones que se presentaron en este recinto no son ciertas, concejal Andrés Forero. No es cierto que a 1.3 millones de predios se les vaya a reducir el impuesto. La secretaria de Hacienda, en respuesta a la pregunta que le hice, me reconoció con toda claridad que en esas proyecciones no están teniendo en cuenta el aumento del avalúo catastral. No pueden entonces aducir los ponentes que se les va a reducir el impuesto a 1.3 millones de predios, cuando dejan de lado ese aumento, que hace que el impuesto suba en vez de disminuir. Por lo tanto, las cifras que nos están presentando para darle un mejor maquillaje a esta reforma tributaria no se corresponden con la realidad.

Duro golpe a las capas medias

Se sigue golpeando a las capas medias. Por ejemplo, las tarifas les van a aumentar a los predios del estrato 3 con avalúo superior a 159 millones de pesos. Se les va a aumentar el impuesto a una cantidad de predios cuyos dueños no son ningunos magnates. Se les va aumentar la tarifa y por supuesto también el impuesto predial.

Lo planteaba el concejal Cardozo. A todos los predios del estrato 4 cuyo avalúo sea superior a 389 millones de pesos se les va a aumentar también la tarifa, y los propietarios tampoco son magnates. Los 389 millones de peso se ciñen a las condiciones del mercado inmobiliario y no a la capacidad de pago de la gente.

Otro problema grave es el criterio que se plantea en la reforma tributaria para actualizar los rangos, por el cual fácilmente un predio pasa de un rango a otro mucho más alto y con mayor tarifa. El indicador es el índice de vivienda nueva. Cuando uno ve las cifras, advierte que el índice de precios de vivienda nueva se ha estado actualizando por debajo de lo que aumenta el avalúo catastral. Solo pongo el ejemplo del 2015: el índice de precios de vivienda nueva aumentó en 6.8%, mientras que el avalúo catastral de Bogotá se incrementó en 15%. Lo anterior va hacer que muy fácilmente un predio que se encontraba, por decir algo, en el rango o en una tarifa del 5.5 por mil o 6 por mil, pase en el año siguiente a un rango o una tarifa del 6.5 por mil o superior.

Los topes de los aumentos anuales tampoco son suficientes. Aquí se están planteando topes entre el 15 y el 20%, que más que topes, indican en realidad el porcentaje en el que va subir el impuesto predial. El aumento de la base gravable del avalúo catastral va a hacer que los impuestos se incrementen año tras año por encima del ingreso promedio de los ciudadanos. Miren ustedes: entre el año 2008 y el año 2016, el ingreso por habitante en Bogotá aumentó en 5.3%, muy inferior a lo que la reforma tributaria plantea como topes a los aumentos del predial.

Insisto en el tema que mencionaron otros concejales en lo relacionado con los pensionados. El predial para los pensionados debería aumentar máximo lo que aumenta la pensión a nivel nacional. Respaldo la propuesta que han elevado varios concejales. Anuncio incluso que voy a presentar un proyecto de acuerdo para poner ese límite señalado por algunos colegas.

En los predios no residenciales, en los predios comerciales, no se aplica la progresividad. Todos los predios con un avalúo o valor igual o superior a 114 millones de pesos van a tener una tarifa del 9.5 por mil, y ahí debería haber mayor progresividad, porque no es progresivo que a un tendero de barrio o a un pequeño o mediano comerciante le descarguen la misma tarifa que se les aplica a Almacenes Éxito o alguna de las grandes superficies.

Se va a eliminar el descuento por pronto pago, cuando la gente opte por el pago por cuotas del predial. Considero que se debería mantener. En conclusión, señor presidente, esta es una Reforma Tributaria que sigue golpeando a las capas medias y que va a seguir generando bastantes reclamos entre los contribuyentes. Insisto entonces en lo que dije en el anterior debate: ¡Hay que tener preparadas las pancartas para las protestas que se nos vienen! Esta es una reforma tributaria al mejor estilo santista, que sigue golpeando a las capas medias y violando la capacidad de pago de los contribuyentes.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio