Inicio > Articulos de Actualidad > Tapir: un oleoducto a contrapelo del patrimonio ambiental

Tapir: un oleoducto a contrapelo del patrimonio ambiental

Carlos Tobar, Neiva, noviembre 11 de 2014

La empresa constructora del oleoducto Tapir, una variante alimentadora del oleoducto al Pacífico –que tiene como objeto el transporte de crudo desde los llanos orientales y la cuenca Caguán-Putumayo, al puerto de Buenaventura–, ha entrado en contradicción con la dirección de parques nacionales por la propuesta de línea de construcción que atravesaría el Parque Nacional Natural Cordillera de Los Picachos. Dicha empresa, Oleoducto al Pacífico SAS, constituida por Pacific Rubiales (otra vez la inefable empresa canadiense-venezolana) y una empresa filial de Ecopetrol, Cenit encargada de los oleoductos, ha propuesto como una de sus alternativas, para conectar un punto en el municipio de Macarena, con un punto en el municipio de la Uribe, en el departamento del Meta, atravesar el PNN Los Picachos.

La oposición de la dirección de Parque Naturales ha sido rotunda. Un NO tajante, porque considera de alto riesgo para la conservación ambiental, la construcción y operación de un oleoducto de esas características en una zona de reserva natural como es un parque nacional natural.

¿Por qué nos debe interesar a los huilenses este tema? Por varias razones: en primer lugar, porque el Parque Nacional Natural Los Picachos, es la continuación del Parque Natural Regional La Siberia, sitio de nacimiento de la cuenca del río Las Ceibas, que conforman con el Parque Nacional Natural La Tinigua, un corredor andino-amazónico de conservación para preservar la riqueza ecológica de esta región del país. También, porque una de las cuatro alternativas propuestas, atraviesa por el Parque Natural Regional La Siberia, un área de gran inestabilidad, con propensión a remociones en masa, que afectaría la cuenca del río Las Ceibas, por cuya conservación los neivanos acabamos de librar una dura batalla para preservarla, precisamente de actividades hidrocarburíferas y sus usos complementarios. La otra razón, es que otra de las alternativas, atraviesa por el valle del Balsillas, afectando la Zona de Reserva Campesina, y territorios en los municipios de Algeciras, Campoalegre, Rivera, Neiva, Palermo y Aipe, ricos en biodiversidad y altamente poblados, con importante producción agropecuaria, riquezas que deben ser protegidas. Finalmente, porque el ducto principal está trazado (deducimos) para atravesar el departamento del Huila, en al menos el municipio de Colombia, y si quisiéramos que los estudios de impacto ambiental que debe autorizar la Anla, se dieran a conocer con anticipación, para evitar sorpresas desagradables, como en el pasado reciente ha ocurrido.

Actualmente, en los Estados Unidos, se libra un gran debate público por la construcción de un oleoducto transnacional, Keystone XL, que se propone para llevar petróleo desde los pozos en Canadá hasta el área central de los EE.UU. Los riesgos medioambientales por derrames accidentales, y el manejo de ese tipo de contaminación sobre las fuentes de agua y la riqueza biótica, por donde trascurre (precisamente el argumento de parques nacionales), tiene pensando a la población que es más importante: el agua o el petróleo. ¿No debiera ser esa nuestra preocupación?

Lo irónico e inaudito del tema, es que la empresa promotora haya escogido como nombre del oleoducto el del Tapir, o la Danta, como la conocemos en Colombia, que es una de las especies animales en vía de extinción. ¡Un depredador exaltando a su víctima!

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio