Inicio > Articulos de Actualidad > Un propósito acompasado por un culebrero

Un propósito acompasado por un culebrero

Eudoro Alvarez Cohecha, Villavicencio, noviembre 23 de 2014

El pasado 18 de noviembre se reunió en Villavicencio la comisión V de la Cámara de Representantes, a fin de realizar una audiencia pública sobre propuesta de las denominadas ZIDRE (Zonas de Interés de Desarrollo Rural y Económico).

La participación masiva de gremios, organizaciones sociales y personalidades de la Orinoquia, evidenció el interés de las gentes del llano, quienes en diferentes expresiones y enfoques señalaron serios reparos al proyecto del gobierno nacional, defendido por el superintendente de notariado y registro, ante impedimento del titular agrario por conflicto de intereses, motivada en tierras acaparadas ilegalmente por algunos de sus parientes.

No logró el locuaz defensor del proyecto, despejar dudas y aclarar temores desde las distintas posiciones expuesta con vehemencia en el evento referido.

Reiterativamente, se indagó, por los asistentes, acerca de las posibilidades de expropiación y la no obligatoriedad de la asociatividad, en las ZIDRE; se negó dicha posibilidad por parte del vocero especial, sin embargo si leemos el artículo 10 de la ponencia: “En caso de que el titular del derecho de dominio no quiera asociarse, deberá cumplir con los lineamientos productivos fijados por la UPRA de conformidad con las características de la zona, so pena de ser objeto de compra directa o expropiación de conformidad con el artículo 16 de la presente Ley”, concluimos que los temores no son infundados, el texto es claro se asocian o se les expropia! Tienen razón los “viejos Llaneros” al temer por sus patrimonios.

“Piensa mal y acertarás”. Si iniciativa gubernamental no es para esquivar las prohibiciones de acumular tierras por parte de quienes quieran trabajar en zonas de baldíos, en extensiones superiores a las permitidas actualmente en el ordenamiento legal; si no es para despojar de tierras a quienes no entren de socios a las Zidre: si concordante con la evidencia académica y de experiencias regionales, se pueden desarrollar, contrariamente a lo señalado en la ponencia, proyectos exitosos en extensiones menores a la UAF (Unidades Agrícolas Familiares) de altillanura, qué se pretende conseguir con el malhadado proyecto? Definitivamente, se fuerza concluir: se busca “remover los obstáculos burocráticos“ para que cacaos de cualquier índole, se apoderen de los baldíos nacionales, según lo prometido por Santos durante su campaña.

Todo el poder del Estado se coloca al servicio de quienes, por su dominio económico y político, usan de él para sus particulares intereses; en esta oportunidad se trata de permitir que grandes compañías, nacionales o extranjeras, incluyendo países foráneos, se apropien, esta vez subrepticiamente, de tierras destinadas según la constitución nacional a dotar a los trabajadores rurales excluidos de la propiedad de la misma.

No se pretende impedir que las grandes inversiones fluyan en la región, como en algunos sectores se piensa; se trata de que en este país de desigualdades e inequidades, se viabilicen modelos productivos que resuelvan esta falencia, más grave y dañina que la desinversión manifestada.

Lo novedoso, no por ello menos ridículo, es la puesta en escena de ese prestidigitador de la engañifa, que ya una vez, en bochornoso espectáculo, en el congreso de la república quemó unos registros de propiedad expedidos por la oficina a su cargo y que en la ocasión de esta referencia, nos vio cara de mensos a los llaneros al decir que no se quiere hacer aquello que es evidente propósito con este plan bien bautizado proyecto Urrutia-Lizarralde, para recordar su espurio origen.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio