Inicio > Tribuna Magisterial > Un recuento histórico del raponazo al régimen especial de pensiones del magisterio (...)

Un recuento histórico del raponazo al régimen especial de pensiones del magisterio colombiano

Diana Katherine Ramírez Molina, Villavicencio , 23 de marzo 2016

El magisterio colombiano ha tenido como herramienta eficaz la organización y lucha, para la construcción de elementos garantes de su ejercicio profesoral. Muestra de ello ha sido su histórica defensa de la educación y los derechos laborales como gremio. Tras casi una década de movilización de la mano de la Federación Colombiana de trabajadores de la educación FECODE, a finales de los años 70, se logra reconocer al maestro nombrado por el estado, como maestro oficial de régimen especial, creándose el decreto 2277 de 1979 y 10 años después, con la ley 91 del 1989 la creación del Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio, que contempla lo referido a cesantías, salud y pensión como régimen especial.

Ahora bien, refiriéndonos específicamente al tema pensional (el cual ha sido un triunfo del magisterio), la tacada del gobierno nacional centra su mirada sobre las pensiones de los colombianos y embiste de frente al profesorado, quien ha adquirido el derecho de pensión a los 55 años de edad y 20 de servicio, es decir 1.000 semanas cotizadas, con el 75% del promedio del último año de salario devengado. Derecho ganado para todos los maestros del decreto 2277 vinculados a partir del 1 de enero de 1981, nacionales y nacionalizados, y para aquellos que se nombraran a partir del 1 de enero de 1990. Según lo estipula la ley 91 de 1989, por la cual se creó el Fondo Nacional de Prestaciones Sociales del Magisterio y Reglamentada Parcialmente por el Decreto Nacional 3752 de 2003.

Una de las reformas más lesivas para la educación ha sido la división del magisterio en dos estatutos, el ya mencionado 2277 y desde 2002 el nuevo estatuto de profesionalización docente 1278. Con esta ruptura los gobiernos neoliberales que han ostentado el poder han dado inicio al declive de los derechos adquiridos en términos pensionales. El gobierno nacional en concordancia con acuerdos firmados con el FMI Fondo Monetario Internacional, pretende abolir todos los regímenes espaciales de pensión del país, incluido el del magisterio, mediante la creación de ley 797 de 2003, Por la cual se reforman algunas disposiciones del sistema general de pensiones previsto en la Ley 100 de 1993 (entiéndase la ley 100 del 93 como la norma pensional que rige todo lo que esta fuera del régimen especial) y se adoptan disposiciones sobre los Regímenes Pensionales exceptuados y especiales. Explícitamente en su Artículo 16. “El régimen pensional de los miembros del magisterio, será regulado por ley”. Es decir, otorga facultad al gobierno para establecer leyes en contravía de lo ya establecido.

A causa de la potestad que otorga la ley 797 de 2003, el gobierno nacional presenta un proyecto al congreso de la republica el cual fue aprobado, con el fin de aumentar la edad de pensión, incrementar el aporte al fondo, aumento de semanas cotizadas y aumento al promedio del sueldo liquidado al momento de la jubilación; todo aplicable sin distinción de régimen pensional, es decir atentando contra el régimen especial de pensión del magisterio y otros sectores que también lo han adquirido.

El artículo 34 de la ley 797 de 2003 establece de forma tajante la pérdida del régimen espacial de pensiones del magisterio, en donde se ven incluidos todos aquellos docentes nombrados bajo el decreto 1278 de 2002, fecha relativamente coincidente con la nueva ley pensional. Los maestros del 1278 tienen derecho a la pensión de vejez de acuerdo al régimen de prima media con prestación definida tal como lo establecen las Leyes 100 de 1993 y 797 de 2002. A causa de ello, sólo podrán pensionarse a los 57 años de edad hombres y mujeres, cumpliendo un número mínimo de 1.300 semanas de cotización, es decir 300 semanas más a las antes estipuladas, 25 años de servicio aproximadamente. Se liquida la pensión con base en el promedio de cotización de los factores salariales de los últimos 10 años, sesgando la posibilidad de mejorar el valor de la liquidación de la pensión, pues en 10 años de labores un docente puede ascender casi la totalidad de la tabla salarial vigente. Y se pensionarían con el 65% de su factor salarial.

Pero el detrimento pensional continúa, ya está anunciada una nueva reforma para este año 2016, donde el fin principal es seguir castigando a los trabajadores que por años han emprendido labores esperanzados en una pensión que cada día parece estar más lejana y menos garante de los derechos de los colombianos.

El llamado al magisterio colombiano es a continuar con la unidad y ver como ejemplo a quienes han luchado históricamente por los bienes colectivos del gremio. Nada de lo que hoy se tiene ha sido regalo del gobierno, por contrario han sido triunfos de la movilización, unidad y lucha. El enemigo mayor de la educación es el gobierno neoliberal que representa intereses muy distintos a los que el pueblo necesita.

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO
Siga a Jorge Enrique Robledo en Twitter
  • Imágenes
  • Videos
  • Audios
  • Todas
  • Todos
  • Todos

  • Suscríbase a la lista del PDA-MOIR

    Comunidades del MOIR

    POR LA SOBERANIA, EL TRABAJO Y LA PRODUCCION ¡RESISTENCIA CIVIL!
    Sede Nacional : Carrera 24 No. 27-25 Bogotá Colombia - Teléfono: (57 1) 245 7126.

    Seguir la vida del sitio